???????????????????????????El ambiente en San Antonio asfixió a Miami, literalmente. El AT&T Center de San Antonio fue un auténtico infierno en el primer duelo de las Finales de la NBA 2014 por un fallo general en el sistema de aire acondicionado que elevó la temperatura hasta los 32 grados centígrados dentro del recinto. 20.000 almas y muchos abanicos para combatir un calor que pasó factura a todos, pero que se cebó con los Miami Heat –ironías de la vida– y con su estrella, LeBron James.

El astro se quedó clavado a cuatro minutos del bocinazo final, exhausto y cojo. Sin mover la rodilla izquierda, como si tuviera una pata de palo, LeBron se retiró al banquillo cabizbajo y con rostro de penitente en medio desierto. Fue la puntilla para los Heat, que cayeron por un engrosado 110-95 a pesar de batallar hasta los minutos finales. Entonces San Antonio aprovechó el desconcierto y la deshidratación para escapar del rival de la mano de Danny Green

[La crónica completa del Game 1 en Vavel.com]