‘I can’t breathe’: cuando la conciencia respira

A Adam Silver no le gustó que Derrick Rose abriera la lata, que ahora ya se ha convertido en un pequeño pero significativo movimiento de reivindicación en la NBA. “Respeto a Derrick y todos nuestros jugadores que expresan su opinión sobre asuntos importantes, pero mi preferencia sería que los jugadores siguieran el código de vestimenta sobre las canchas”, comentó a Yahoo Sports el lunes.

NBA: Golden State Warriors at Chicago BullsTres palabras han desencadenado la movilización de algunas de las estrellas de la liga:

I can’t breathe”, no puedo respirar. Fueron las últimas palabras del joven Eric Garner, fallecido a manos de la policía apenas una semana después de conocerse el veredicto del caso que inflamó hace un año -y también ahora con la absolución del policía que mató a Michael Brown– la ciudad de Ferguson y el resto del país.

Esas mismas tres palabras, pocas pero extremadamente potentes, acapararon los focos de la noche del sábado en la NBA. Derrick Rose saltó al parquet con el I can’t breathe”, una imagen que dio la vuelta al mundo días después de que los titulares de los Saint Louis Rams (NFL) saltaran al campo con las manos arriba, en señal de protesta contra los abusos recientes de las fuerzas de la ley contra jóvenes desprotegidos de raza negra.

A Silver no le gustó la imagen de una de sus superestrellas e intentó ser políticamente correcto. Sin embargo, el asunto se la he ido de las manos ya que los jugadores entienden que una imagen, a veces, vale más que mil palabras. Por eso, en medio de protestas en las calles, algunos jugadores de los Cleveland Cavaliers y Brooklyn Nets se las apañaron para colar nuevas camisetas del “I can’t breathe” en el Barclays Center.

«La violencia no es la respuesta y las represalias no son la solución. Tenemos que mejorar como sociedad. No es algo que vayamos a conseguir en un día, pero todos tenemos que hacerlo mejor» LeBron James

Nets vs Cavaliers at Barclays Center

LeBron James, el gran símbolo del baloncesto mundial, saltó junto a Kyrie Irving -MVP del Mundial de España- con las tres palabras estampadas en blanco sobre fondo negro ante la atenta mirada del Príncipe Guillermo y Catalina de Inglaterra, del público, la afición al baloncesto y, en definitiva, del mundo entero. También apoyaron la iniciativa jugadores de los Brooklyn Nets y su propietario, el rapero Jay-Z.

«Tiene un impacto, y ellos [los jugadores] lo saben». David Blatt
«Creo que es importante dar apoyo a estas comunidades». Kevin Garnett

NBA-I-Cant-Breathe

La pasada madrugada, otro astro siguió los pasos de sus colegas. Kobe Bryant saltó junto a sus compañeros de Los Angeles Lakers cambiando el púrpura y dorado por el negro impoluto. Sin demasiadas palabras, el mensaje ha quedado claro. Los jugadores de la NBA se identifican con la comunidad. Tras semanas consecutivas de escándalos que relacionan el sistema judicial, las fuerzas del orden y las prácticas de gobierno con la injusticia racial, los deportistas han aumentado el grado de atención y presión mediática sobre el asunto.

kobe-bryant-cant-breathe

«La violencia no es la respuesta y las represalias no son la solución. Tenemos que mejorar como sociedad. No es algo que vayamos a conseguir en un día, pero todos tenemos que hacerlo mejor», declaró James. Sus palabras, y las de toda una comunidad, se resumen mejor en el desesperado grito, en las tres palabras, de Garner. La conciencia de los deportistas debe respirar, dar voz a quienes desafortunadamente no la tienen.