Según han publicado diversas fuentes en Estados Unidos, los New York Knicks podrían no haber acabado con la renovación de su actual plantilla. Phil Jackson ha dejado claro con sus últimas decisiones que nadie es imprescindible excepto, claro está, Carmelo Anthony. Y este factor podría haber puesto en el mercado al base extremeño José Manuel Calderón.

Photo: Getty Images
Photo: Getty Images

La directiva de New York considera que Calde ha rendido por debajo de lo esperado desde que llegara de Dallas. El base es uno de los cuatro jugadores de la actual plantilla de los Knicks que tiene contrato garantizado para la próxima temporada, junto con Melo, Hardaway Jr y Early y la franquicia quiere tener el máximo espacio salarial para la temporada que viene formar un equipo nuevo. El de Villanueva de la Serena firmó un contrato con los Mavs para cuatro temporadas por un total de 29 millones de dólares.

El pasado verano Phil Jackson lo trajo a la Gran Manzana con la intención de hacerlo el director del triángulo ofensivo, ya que se valoraba mucho su inteligencia sobre la pista y su lanzamiento desde más allá de la linea de 3. Por otro lado, el maestro Zen pensó que le vendría bien a largo plazo para tratar de tener una baza para poder traer a su gran objetivo, Marc Gasol. Pero ante la cantidad de informaciones que han aparecido desde Memphis y que dan a entender que Marc no se moverá, parece ser que los Knicks no van a querer cargar con los más de 22 millones de dólares que Calderón ha de percibir en estos 3 años de contrato que le restan por cumplir. Y menos bajo el estado de excepción que ha impuesto Jackson a toda la franquicia.

En los 24 partidos que ha disputado esta temporada con los Knicks, Calde ha promediado 9,4 puntos, 4,3 asistencias y 3,4 rebotes durante los 31,3 minutos que ha jugado.