Phil Jackson entonó el mea culpa en la última rueda de prensa que concedió a los medios el pasado sábado, asumiendo toda la responsabilidad de la nefasta temporada que están teniendo los Knicks y que les ha llevado a ser el peor equipo de la liga con un balance de 5 victorias por 35 derrotas.

Photo: nypost.com
Photo: nypost.com

Los Knicks han perdido 15 partidos seguidos, récord negativo de la franquicia, y han perdido 25 de los últimos 26. A todo esto Jackson asumió que “no he hecho lo correcto seleccionando al grupo de jugadores que teníamos a principio de temporada. Habían jugadores con contratos garantizados, pero pensamos que las cosas iban a ir mejor y esperábamos darles a los fans la esperanza de entrar en Playoffs. Ahora hemos de aceptar la responsabilidad. He de hacer la faena por la que me trajeron aquí y seguir adelante para que las cosas sucedan”.

Sobre el traspaso de JR Smith e Iman Shumpert, Jackson solamente comentó que “estaba sucediendo algo que impedía que la victoria fuese ni siquiera una posiblidad para nosotros”, y aprovechó para exculpar al técnico Derek Fisher de la desastrosa temporada de la franquicia “me gustaría que los fans dejasen a Derek al margen de esto. Esta haciéndolo lo mejor posible. No es su culpa”.

Con la limpieza que está realizando, Phil Jackson contará con un amplio espacio salarial para incorporar agentes libres la temporada que viene, unos 25 millones de dólares, y un más que probable pick entre los 5 primeros en el draft de 2015. Pero con todo y con eso es consciente de que el dinero “no va a ser capaz de comprar todo el talento necesario”. Y es que el triste balance que se anticipa para los de New York puede pasar factura a la hora de convencer a agentes libres de venir a jugar a los Knicks. Aún así, Jackson confirma que “no han faltado agentes que se hayan puesto en contacto con nosotros”.

Y para finalizar, en lo que parece ser una renuncia explícita a su apodo de Maestro Zen, Jackson advirtió, aunque quizás a los afectados les parecería más un seria amenaza, de que “nadie debería sorprenderse de que la franquicia siga haciendo traspasos antes de que finalice el plazo en febrero”.