Los Atlanta Hawks podrían ver todavía el vaso medio lleno tras quedarse completamente desarmados en casa y perder por 82-94 el segundo partido ante unos Cleveland Cavaliers huracanados. Es solamente un 0-2, un reto mayúsculo pero no imposible a domicilio. Ese sería un planteamiento muy venturoso, poco realista según lo transmitido por ambos conjuntos sobre el parquet del Phillips Arena.

Para colmo, la estadística dice que LeBron ha ganado 14 veces y jamás ha perdido cuando sus equipos han tomado una ventaja de 2-0. Justo todo lo contrario que los Hawks, que nunca han remontado un 0-2 en 16 oportunidades.

Los locales no tuvieron respuesta alguna a la exhibición liderada por un LeBron James impecable. El astro de Ohio mandó una vez más con firmeza y castigó a los Hawks con 30 puntos, 9 rebotes y 11 asistencias en una serie de 10 de 22 en tiros de campo. Imparable sin apenas despeinarse.

Su partido guió al resto de compañeros hacia una plácido triunfo después de desatar una tormenta en el tercer cuarto.

[Crónica completa en Mundo Deportivo]

Top 5 Game 2:

Mic’d up: