LeBron James es el baluarte de los Cleveland Cavaliers. El astro se sobrepuso a sus problemas físicos y un horrible inicio de partido conseguir la victoria por 114-111 tras una prórroga. Los Atlanta Hawks, que tuvieron a los locales contra las cuerdas, desaprovecharon su gran oportunidad de meterse en la eliminatoria. Cayeron a manos del rey de Ohio, autor de un triple-doble estratosférico con 37 puntos, 18 rebotes y 13 asistencias.

El astro estuvo excelso en los instantes definitivos de la prórroga, forzada por los pelos tras un par de malas decisiones personales y la pobre ejecución de los Hawks. Con su único triple del encuentro, a falta de 36 segundos de la conclusión, James asestó la primera puñalada. Medio cojo, logró una penetración a falta de 12 segundos que selló el resultado definitivo.

El 0-3, tras un encuentro alocado, deja los Cavs con pie y medio en las Finales NBA, en lo que parece ya un duelo cantado contra los Golden State Warriors, dominadores también de su serie contra los Houston Rockets (3-0). [Crónica completa en MD]

Rey en Ohio:

Top 5 Game 3: