Nadie les puede parar. Los Washington Wizards y los Golden State Warriors son a día de hoy los equipos más en forma de los Playoffs de la NBA. La victoria a domicilio por 104-98 ante los Atlanta Hawks, muy dubitativos, consolidó la candidatura del equipo de la capitalino a algo grande en el Este. Memphis, por su banda, quedó en evidencia ante el arrollo ofensivo imparable, incluso para ellos, de los chicos de Steph Curry y compañía.

De hecho, los Golden State Warriors no pierden un partido en casa desde el 27 de enero. No se apartaron del guión para vencer cómodamente, por 101-86, a unos Memphis Grizzlies que no lograron frenar con su defensa los fuegos de artificio de Stephen Curry y compañía. El Oracle Arena es un fortín infranqueable, un muro demasiado alto que separa a los mortales de los extraterrestres del baloncesto.

El base y candidato a MVP no encontró rival en pista. Se lo pasó en grande, jugó un baloncesto efectivo como si estuviera en el recreo. Acabó con 22 puntos, 7 asistencias y 4 robos. Su juego contagió al resto de compañeros y a un público entregado en el Oracle Arena, teñido de amarillo para ocasión. Su equipo sigue invicto en estos playoffs.

Marc Gasol mostró su desesperación en los minutos finales. Cualquier pequeño desajuste era canasta segura del rival. Acabó con 21 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias y 3 robos. Él y su hermano de pintura, Zach Randolph (20 puntos), fueron los únicos que pudieron minimizar el varapalo… [La crónica completa, en MD + Estadísticas]

Wall
Twitter / ESPN

Los Washington Wizards lograron transmitir las mismas sensaciones a pesar de no arrollar en el marcador. Ganaron por 104-98 en casa de los Hawks. Atlanta se quedó atónita ya que los suyos, absolutos dominadores del Este en temporada regular, están mostrando muchas dudas en estos playoffs.

John Wall lideró a los suyos con 18 puntos, 7 rebotes y 13 asistencias, aunque por encima del resto destacó Bradley Beal, autor 28 puntos y 7 rebotes tras tener un susto y retirarse a los vestuarios por precaución. Regresó sin aparentes problemas en su tobillo magullado y terminó la magnífica labor que había desempeñado en los compases iniciales. También colaboró en el triunfo el más veterano de todos, un Paul Pierce (19 puntos) que les está viniendo de lujo a los jóvenes Wizards.

Atlanta fue un despropósito y desaprovechó varias ocasiones para adelantarse en el marcador. En los minutos finales ambos equipos estuvieron fallones, aunque en ese apartado ganaron los Hawks. Demarre Carroll, con 24 puntos, y Al Horford, con un recital de 17 tantos, 17 rebotes y 7 asistencias, fueron los más destacados del conjunto dirigido por Mike Budenholzer.

A pesar de ello, el mejor equipo del Este se empequeñeció de nuevo en el gran escenario de los playoffs. Algo les ocurre, y son el último reducto del juego colectivo por excelencia tras la eliminación de los San Antonio Spurs. ¿Es año de individualidades? [Estadísticas]