Un hospital y dos astros: Steph contra LeBron

A 60 kilómetros de la capital de Ohio, Cleveland, hay una pequeña ciudad –para los estándares de Estados Unidos– llamada Akron. Ha llovido mucho desde 1984, cuando el 30 de diciembre nació un tal LeBron James. Tres décadas después, él y Stephen Curry se reúnen cerca del mismo hospital en el que ambos nacieron, una coincidencia curiosa para una población de apenas 200.000 habitantes. Nadie hubiera pensado que en 30 años tendrían a los dos mejores jugadores de la liga, al menos en lo que respecta al 2015. Dos MVPs que llegan a las Finales NBA con un legado en juego que les sobrepasa a ellos y sus franquicias y que involucra a sus urbes.

LeBron-James-Stephen-Curry-Finales-NBA
Los prodigios de Akron, LeBron James y Stephen Curry, bromean juntos en un acto de la NBA. / NBA.com

Curry y sus Warriors han roto, indirectamente, la hegemonía de dos históricos en el Oeste. 12 de las últimas 15 Finales NBA se habían teñido con el púrpura y oro de Los Angeles Lakers o con el blanco y negro de los San Antonio Spurs. 40 años después de lograr su último título, en 1975, Golden State vuelve a la lucha por el título.

James es todo lo contrario, la cara conocida, el rostro permanente de la lucha por el anillo. Cinco años consecutivos, dos títulos de cuatro posibles y el primer jugador de la historia en encadenar finales con dos equipos distintos, algo que le ha dejado a la altura de Bill Russell y los Boston Celtics de los sesenta. El cuento de hadas está a cuatro victorias, las que separan a una ciudad huérfana de títulos en las grandes ligas (NBA y NFL) de la gloria. Medio siglo de sequía en la cuna de Ohio que LeBron quiere erradicar de una vez por todas.

LeBron-James-FaceLeBron es el lobo, el refresco joven convertido ahora en elixir añejo, en un jugador con aura propia que empieza a despegarse de las tediosas comparaciones –que si Kobe, que si Jordan… Además, él quería ser Allen Iverson–. Steph es la caperucita, el bienvenido a las Finales NBA, el tipo que toma el relevo a los sueños del anillo, un tipo maduro que luce todavía cara chaval simpático pero travieso. La experiencia y la novedad chocarán en estas finales en forma de superestrellas.

“Si en una botella se pudieran meter mi mente, mi cuerpo y mi actual juego, probablemente este LeBron sea el mejor que se ha visto“, explicó el astro de los Cavs. Desde que volvió a Cleveland ha dejado de pensar en el 23, en convertirse en el mejor de todos los tiempos. El paso del tiempo ha dejado huella en el mejor baloncestista del momento. La historia hablará por sí sola, él lo hará en pista.

En estos Playoffs, James ha liderado casi en solitario los Cavs. Ni la lesión de Kevin Love ni las molestias de Kyrie Irving le han frenado. De hecho, hasta él se ha llevado algún buen golpe. Siempre ha permanecido en la primera línea de combate: rompiendo el coraje de los Boston Celtics, contestando sobre la bocina a los Chicago Bulls de Derrick Rose y dejando en una minucia la temporada de récords de los Atlanta Hawks.

rare-ink-stephen-curryNo se ha quedado corto Curry, que  ha desarbolado el descaro de los New Orleans Pelicans de Anthony Davis, ha roto los eternos sueños de Marc Gasol y sus combativos Memphis Grizzlies y ha reafirmado su condición de MVP frente a James Harden, su máximo rival individual de la temporada, y a los Houston Rockets.

Su juego, y su delicada forma de enchufar como quién hace churros, inspira devoción. Si uno se pierde en ella puede dejar de ver todo lo demás que aporta al equipo –espacios, velocidad o pausa, visión de juego, defensa…–. Él es la balanza que decanta a los de Steve Kerr hacia el éxito o el fracaso, y será lo mismo en las Finales de la NBA, un escenario inédito para él y todos sus colegas de vestuario.

El rey consagrado y su poderosa corte contra el príncipe rebelde y sus seguidores. Un choque de titanes y un deleite para los aficionados, un duelo complicado de predecir, más allá de la manifiesta calidad del espectáculo. Hace un tiempo jamás hubiera apostado por LeBron, pero le veo muy fuerte y con su mejor versión, a los Cavaliers les basta. Cleveland en 7.

Por Guille Álvarez, @GuilleAlvarez41

Resultado: Golden State Warriors 3 – 4 Cleveland Cavaliers
MVP de las Finales: LeBron James
Mayor Decepción: Klay Thompson

Defiende y vencerás

Parece fácil afirmar que en este momento es imposible ser capaz de vencer a Golden State 4 veces de forma tan seguida, máxime teniendo estos el factor cancha a su favor (este curso solo han perdido 3 veces en 48 partidos como local). Sin embargo, hay diversos factores contrarios a esta afirmación, empezando por la tarea de defender a uno de los mejores de la historia, a LeBron James, así como el hecho de que ningún jugador de los Warriors sabe lo que es disputar unas finales –algo que por ejemplo a OKC le costó carísimo en su día, y desde luego haber llegado tan rápido no ayuda–.

Iguodala-LeBron-Finales-NBA
¿Quién frenará a LeBron James? Andre Iguodala y el resto de pupilos de Steve Kerr deberán trabajar duro ante el 23. / NBA.com

Pero dejando a un lado las suposiciones psicológicas, algo que por otro lado considero que Steve Kerr cuida bastante, me gustaría centrarme más en el apartado defensivo. La única vez que James se ha enfrentado a Golden State esta temporada les endosó 42 puntos, y sinceramente salvo Andre Iguodala no veo a nadie capaz de frenar mínimamente sus prestaciones, demasiado físico para Klay Thompson y demasiado hábil para Draymond Green, y desde luego la opción Harrison Barnes me parece la menos fiable de todas, aunque suena bastante probable que sea la opción escogida, a fin de cuentas no hay mejor defensa que el ataque, y ahí la relevancia de los mencionados es más que evidente.

Mi pronóstico es que Golden State se llevará el anillo en 7 partidos. La baja de Kevin Love y los problemas físicos de Kyrie Irving, unido a que J.R. Smith y Iman Shumpert van a tener que trabajar muchísimo en defensa (y a que como Knickerbocker me niego a ver a Smith con un anillo), y a que LeBron en ciertos momentos no puede evitar ser humano, me llevan a confiar más en la ‘dominación’ impuesta por los californianos. Los pequeños detalles marcarán el devenir de la eliminatoria, y me costaría ver marcadores que sobrepasen los 10 puntos de diferencia, aún así #LetsGoWarriors.

Por Raúl Velasco, @Rapatam

Resultado: Golden State Warriors 4 – 3 Cleveland Cavaliers
MVP de las Finales: Stephen Curry
Mayor Decepción: J.R. Smith

Dos rookies y dos máquinas de ganar:

Steve-Kerr-Finales-NBA
Steve Kerr / NBA.com

Mucho se ha hablado en los últimos días de que pase lo que pase esta semana, el anillo irá a parar a las manos de un entrenador rookie. Tanto Steve Kerr como David Blatt se estrenaban en octubre al frente de un banquillo NBA con muchas expectativas, aunque ninguna tan alta como alcanzar cotas como las que disfrutan en estos momentos.

Ninguno de estos dos entrenadores es ajeno al triunfo. Kerr nació en Líbano, empezó a jugar en su High School de California, fue a la University of Arizona y terminó siendo drafteado en 1988 por los Phoenix Suns con el pick nº 25 de la segunda ronda. 15 temporadas en la NBA, más de 900 partidos jugados y cinco anillos de campeón, primero como escudero de su majestad, Michael Jordan, y más tarde a las órdenes de Gregg Popovich en San Antonio.

David-Blatt-Finales-NBA
David Blatt / NBA.com

Por otro lado, David Blatt se convirtió este verano en head-coach de unos Cavaliers que recibían a LeBron James con los brazos abiertos tras su estancia en Miami. Puede que Blatt sea entrenador rookie en la NBA, pero en Europa nadie dudaba de su talento: Campeón de la Euroliga en 2014 y elegido “mejor entrenador del año” la misma temporada, ganador de todo y más en la Liga Israelí de baloncesto a lo largo de los años noventa y, con la entrada del nuevo siglo, este entrenador nacido en Louisville siempre ha alcanzado el éxito allá donde iba; y este año planea repetirlo.

Steve Kerr será el encargado de hacer que los engranajes del mejor equipo de la NBA funcionen acorde a su plan, mientras que David Blatt contará con el mejor jugador del planeta para que su asalto al trono de la mejor liga del mundo no sea frustrado por Curry, Thompson y compañía.

Mucho dependerá esta serie de aspectos que los entrenadores controlan de primera mano: La defensa sobre LeBron; a lo largo de la temporada Kerr ha probado con muchos jugadores sobre el Rey y está por ver quien será el sucesor de Kawhi este año, no solo como posible MVP de las finales, sino como encargado de pararle los pies al de Akron.

Defensa Warriors sobre LeBron
Así defendieron los Warriors a James a lo largo del año / NBA TV

La temporada dio para mucho. El entrenador de los Cavs vio peligrar su puesto en varias ocasiones, mientras los Warriors no paraban de deslumbrar en el siempre duro Oeste. De la mano de LeBron James y con grandes movimientos en el mercado NBA, los de Ohio se reincorporaron a la lucha por Playoffs para acabar llegando a unas finales de la NBA que se presentan explosivas. Los de Oakland cuentan en sus filas con el MVP de la temporada regular, con uno de los mejores ataques de la liga, una de las mejores defensas y además, uno de los ritmos de juego más altos de todo Estados Unidos, que seguro que harán sudar mucho a los Cavaliers.

Pero ya sabemos, cuando The King se pone el mono de trabajo, no solo es imparable, sino que contagia a sus compañeros y la magia de Irving, el descaro de J.R. Smith y la potencia de Tristan Thompson o Mozgov saldrá a la palestra. Eso sí, aunque parezca que dos equipos tan buenos podrían entrenarse solos, el duelo del banquillo será, sin duda, otro punto de choque sobre la pista de estas Finales NBA, de las más ajustadas que se recuerdan.

Por Martín Santana, @Martintxu95

Resultado: Golden State Warriors 2 – 4 Cleveland Cavaliers
MVP de las Finales: LeBron James
Mayor Decepción: Klay Thompson