Una vez más, la NBA nos premia con la mini-movie de las Finales NBA, la del cuarto partido en que los Golden State Warriors recuperaron su mejor versión ofensiva a través del colectivo y con dos piezas fundamentales, el por supuesto Stephen Curry y el inesperado Andre Iguodala, verdadero MVP en la victoria por 82-103 que empató la serie final. LeBron James y los Cleveland Cavaliers recibieron un golpe tras haber dominado en los anteriores encuentros. También un golpe literal, en la cabeza del rey. Aquí va la película del Game 4 de las Finales NBA, otro documento para recordar: