Poca gente apostaba por estos Cleveland Cavaliers, reducidos a LeBron James y cuatro piezas improvisadas, muy tocados para enfrentarse al mejor equipo de la temporada, a unos Golden State Warriors afinados a la perfección en estos playoffs. Tras su victoria por 96-91, la primera en casa para los Cavs en unas Finales NBA después de 45 años de sequía, el conjunto de David Blatt reivindicó el papel de la experiencia en el campo de batalla.

LeBron-Delly-Finales-NBA
Bajo el liderazgo de LeBron y su enérgico escudero, Matthew Dellavedova, los Cavaliers lograron la ventaja en la eliminatoria, un 1-2 ante unos Warriors desdibujados. El mesías de Cleveland, el jugador que más puntos ha sumado en los tres primeros partidos de unas Finales (123) –por delante de Rick Barry (122) y Jerry West (118)– volvió a completar un recital de todos los colores con 40 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias, a las que añadió 2 tapones y 4 robos de un valor incalculable en defensa.

Tras un último cuarto intenso, en el que despertó la mejor versión de un irregular Stephen Curry, James logró dos recuperaciones vitales en el minuto definitivo.

[La crónica completa en Mundo Deportivo]

El Top 5 del Game 3:

Lo mejor de LeBron: