No había alternativa y la selección española ganó para clasificarse para los octavos de final del Eurobasket 2015. Objetivo cumplido con matices, ya que cuando tenía el pase a Lille (Francia) casi sentenciado, se dejó remontar por una combativa Alemania que se quedó a un tiro libre de forzar la prórroga en casa, en Berlín. Al final, un rebote de Pau Gasol a fallo de Dennis Schröder, héroe sin gloria para los anfitriones, truncó las esperanzas y dejó el marcador en un 76-77 que explica por sí solo la tensión vivida en los minutos decisivos.

España tenía claro que el objetivo era ganar, y parecía mediado el último cuarto, que lo conseguiría incluso con brillo. Pero los alemanes no se rindieron y aprovecharon una nueva bajada de tensión del conjunto de Sergio Scariolo, que se salvó gracias al acierto en los tiros libres y a la contribución de última hora de Sergio Llull, autor de 14 puntos. No le tembló la muñeca para anotar cuatro tiros libres esenciales.

ALEMANIA - ESPAÑA

Llegó tarde tras otro partido regular, pero acabó sentenciando un partido dominado por la conexión entre Pau Gasol y un Sergio Rodríguez estelar. El canario fue el MVP del encuentro y fue quién rompió la igualdad que reinó durante gran parte de la contienda. Sus 19 puntos y 3 asistencias, 3 de 4 en triples, iluminaron el juego exterior español y complementaron perfectamente la exhibición de Gasol bajo los aros.

El de Sant Boi estuvo presente de inicio a fin y terminó con 16 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 3 tapones. Sin duda se llevó el duelo de leyendas con Dirk Nowitzki, que no tuvo su mejor tarde y se marchó ovacionado y entre lágrimas en la que será su última aparición internacional. La falta de inspiración de la leyenda de los Mavericks lastró las posibilidades de una Alemania que puso más corazón que precisión. Tibor Pleiss salió con fuerza en los compases iniciales pero se quedó clavado en 10 puntos y 10 rebotes.

ALEMANIA VS ESPAÑA

El verdadero peligro, el único riesgo quizás, fue el irreverente base de los Atlanta Hawks, que se salió y al final desfiló con el sabor amargo de fallar un tiro libre que podría haber cambiado todo el relato. Schröder, con 21 años, demostró que tiene un futuro majestuoso y se despidió del campeonato con 26 puntos y 7 asistencias. A pesar del sufrimiento, la Roja se mostró mucho más sólida durante gran parte del encuentro y encontró un mayor equilibrio entre la aportación exterior e interior.

Pau Ribas volvió a ser titular  y respondió una vez más a la confianza con un genial choque. Fueron 8 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias, pero los intangibles volvieron a sumar más. Con Kevin Durant de testigo, la selección dio la sensación de dominar con movilidad y ritmo, el que impuso en todo momento el ‘Chacho’, colosal en la primera mitad junto a Gasol. Sin embargo, el hueco fue muy reducido en comparación con lo visto sobre la cancha. España lideraba por tres camino a los vestuarios (38-41).

ALEMANIA VS ESPAÑA

Los de Scariolo despegaron en el segundo tiempo con la aparición de Nikola Mirotic (12 puntos y 7 rebotes) y sin notar el mal día de Rudy Fernández, de nuevo con molestias graves y con poca contribución real al juego. El ‘Chacho’ situó la máxima con un triple, una arma que cuando funciona es letal en beneficio de los de Scariolo -ayer, 7 de 21 poco eficiente pero suficiente-. Hasta el cuarto definitivo no apareció el héroe definitivo, un Sergio Llull que no está encontrando su mejor versión en el torneo. Ayer sí lo hizo, a tiempo para rescatar a sus compañeros, con sangre helada, de la remontada a base de triples de los alemanes, que nunca bajaron los brazos a pesar de perder de 13.

Una falta de tres tiros de Ribas, protestada por todo el banquillo y dudosa, casi le costó un buen susto a España, en forma de prórroga, pero no llegó por fortuna. Habrá Juegos Olímpicos para esta generación, que ya espera a Polonia en octavos de final y sigue su camino en Lille, Francia.