La selección española cumplió con lo justo y ganó sin despejar las dudas que está generando su juego desequilibrado en ataque y poco intenso en defensa. Era un trámite ya que, salvo naufragio absoluto, la victoria iba a llegar por su propio peso ante Islandia, la peleona pero a pesar de todo cenicienta de un grupo de potencias europeas. El triunfo por 73-99, sin embargo, no sacó del embrollo a la Roja, que se la jugará a una carta ante la anfitriona en Berlín, una Alemania que ha ido de más a menos en el torneo.

Previsiblemente habrá dos riesgos para los de Sergio Scariolo. El primero, el factor cancha ante un partido a vida o muerte para los hospederos de la primera fase del Eurobasket 2015. El segundo, los talentos individuales de los alemanes, que se pueden identificar en el joven y descarado Dennis Schröder y en el experimentado e incombustible Dirk Nowitzki. Dos NBA, pasado y futuro de la potencia centroeuropea en la mejor liga del mundo, que intentarán repetir la pesadilla a la italiana. Los ‘azzurri’ demostraron que un buen día de los cracks puede quebrar la resistencia española, muy tenue y en ocasiones inexistente en el apartado defensivo.

Pau-Gasol-España-Islandia-Europeo-2015

Ante Islandia, España fue al tran-tran. No despegó y solo se distanció al final del tercer cuarto, cuando los isleños ya habían dado todo de sí. Pau Gasol (21 puntos) y Nikola Mirotic (22) fueron los más inspirados, un día más, del equipo de Scariolo, que volvió a quedarse corto en la producción exterior. Sergio Rodríguez, tras su mal partido ante Italia, recuperó una chispa de magia con 13 puntos y 6 asistencias y Rudy Fernández se fue de vacío tras disputar 10 minutos y descansar su maltrecha espalda. Pocas conclusiones se pudieron sacar ayer, más allá de que la Roja sabe que puede jugar mucho mejor y que, ya sea mañana o más adelante, necesitará recuperar las sensaciones que transmitió ante Turquía.

Mañana habrá probablemente un tercer factor ante los alemanes: la incertidumbre de un grupo de locos. Así han progresado las escuadras que se jugarán el pase mañana a partir de las 17:45 (Cuatro).

Sergio Scariolo, España vs. Islandia Eurobasket

Alemania abrió el campeonato con una victoria sufrida ante Islandia (71-65), que ayer también plantó cara –aunque se quedó sin gasolina en la segunda mitad– a los españoles. España tuvo a Serbia a tiro (70-80) pero la dejó revivir y desde entonces los balcánicos han seguido creciendo hasta ser la selección más en forma del campeonato. Eso sí, en la segunda jornada sufrieron para doblegar a Alemania (68-66), que parece crecerse ante las favoritas del grupo. Mientras tanto, la Roja se recuperaba de la herida abierta con una paliza y muy buenas sensaciones ante Turquía (77-104). Solamente ante Estados Unidos, y rara vez, habían superado los tres dígitos en una competición oficial internacional. ¿Todo arreglado? No.

España celebró su ‘recuperación’ con un naufragio defensivo ante Italia (98-105) justo después de ver como la misma Turquía que se entregó a su juego ganaba a Alemania (75-80). Un lío magnífico. A pesar de la cuarta jornada, ya se sabía que los teutones y los ibéricos se la jugarían entre ellos. Y a pesar de ello, Alemania usó su partido ante los spaghetti para recordar sus peligros. Perdieron en la prórroga (89-82), pero la forzaron y eso ya cuenta: 29 puntos y 7 asistencias del base de los Atlanta Hawks Schröder, los exteriores de la selección hispana quedan avisados.

Y, después de este lío soberano, casi todo es posible para España cuando encara la jornada final de la primera fase en Berlín. Lo único que no será es primera de grupo, posición de honor que se jugarán en un partido prometedor la NBA ‘azzurri’ y la Serbia de Nemanja Bjelica, otra individualidad que se cargó a los españoles.

La selección será segunda si gana a Alemania y Serbia y Turquía también lo hacen. Será tercera si gana a Alemania y Turquía pierde (España podría caer también hasta por 15 puntos). En el caso de que los otomanos ganen (lo más probable ante Islandia), la selección debería vencer e Italia también. Finalmente, sería cuarta si pierde por más de 15 puntos, Italia gana y Turquía pierde. Una derrota sería una condena casi segura, la eliminación salvo un milagro islandés ante los turcos.