Aprovechamos la celebración de los Oscars 2016 para premiar lo mejor de la NBA durante lo que va de temporada 2015-2016 (más algún guiño al curso pasado). Como todos podéis imaginar, los Golden State Warriors son los dominadores de estos premios de la factoría NBAesp, pero hay alguna que otra sorpresa. Además, recomendamos esta pieza de Fran Blinebury para NBA.com sobre las películas nominadas este año y sus similitudes con los acontecimientos en la mejor liga de baloncesto del mundo.

Mejor película: Golden State Warriors (en fase de producción)

Inexplicable, de ciencia ficción. Así son el juego y las cifras de los Golden State Warriors, que avanzan desde el pasado curso con una firme convicción y atropellan a cualquier rival sobre la cancha, al más puro estilo Mad Max. A los Cavaliers y a los Spurs les han caído dos tundas de libro en jornadas consecutivas. Tras el magnífico anillo en 2015, el equipo ha sabido poner una marcha más y lucha, con muchas opciones de llevárselo, por el primer Oscar a una película todavía en fase de producción. En 24 jornadas sabremos si, efectivamente, estos Warriors son capaces de superar a los Chicago Bulls de Michael Jordan en la temporada 1995-1996. De momento su récord es de 53 victorias y 5 derrotas, un ritmo infernal y devastador para el resto.

Mejor director: Luke Walton (récord oficial 0-0)

Todo el mundo recuerda al hijo de Bill… como actor secundario y toallero de Los Angeles Lakers entre otros equipos. El chaval ha crecido y ha llegado muy lejos. Bajo su dirección y en ausencia de un Steve Kerr aquejado de problemas de espalda, Luke se situó al mando de los Warriors durante su magnífico arranque de la temporada 2015-2016. Oficialmente, la NBA no otorga el 39-4 del equipo a Walton, que tras ceder de nuevo el banquillo a su jefe debería estar situado en la cima de la clasificación de entrenadores de la liga. Su porcentaje de 90,6% triunfos sería el mejor de la historia por delante del 85,7% de Steve Kerr (poca broma con su jefe…) y el 70,4% de una leyenda como Phil Jackson, que le entrenó en los Lakers. Tiene mérito lograr que un equipo, sin su entrenador, luche para superarse a sí mismo.

Golden-State-Warriors-Luke-Walton-Stephen-Curry-NBA

Mejor actor: Stephen Curry

Las malas traducciones nos fastidian la comparación, porque Stephen Curry sencillamente no viene de este planeta. ‘The Martian’ (aquí Marte pero en traducción literal ‘El marciano’) está consiguiendo algo único, cambiar las normas gracias a su tremendo rango de actuación, como demostró recientemente con su tiro ganador para batir a los Thunder desde los 12 metros.

El mérito del MVP reinante es, además, convertir en imperdible cualquier guión. Nadie sabe de antemano si hoy será su mejor noche, y cuando eso es así, la siguiente podría ser incluso mejor. Un actor único capaz de emocionar con cada quiebro, finta o tiro de su repertorio, noche tras noche. Los expertos se preguntan de dónde ha salido, pero en 2009 hubo seis equipos que le dejaron escapar en el Draft de la NBA. El tipo rompe récords como quién rompe nueces. Y parece que no tiene límites…

Mejor actriz: Becky Hammon

Pionera de las mujeres en la estratosfera NBA, Hammon siguió sumando hitos entre el verano de 2015 ey el invierno de 2016. En la Liga de verano se encargó de dirigir a los San Antonio Spurs y hace pocas semanas fue la primera entrenadora en sentarse en el banquillo de un All Star Game junto a su jefe, Gregg Popovich. Hammon, que fue elegida entre las 15 mejores jugadoras de la historia de la WNBA, superó las visiones machistas de parte de la afición y algunos colegas y es ahora una pieza más del engranaje de unos Spurs que siguen siendo la mejor alternativa a los Warriors del mejor actor del curso.

Becky-Hammon-NBA-Spurs

Mejor actriz de reparto: Riley Curry

Lo dejaremos en pocas palabras. Tener al padre del momento en las Finales de la NBA 2015 y ser capaz de superarle en viralidad sólo está al alcance de niños y gatos, los verdaderos reyes de internet. Fue, en este caso, la hija de Don Stephen quién se ganó el corazón de los periodistas e incluso de las personas que ni siguen ni saben de que va esto del baloncesto y la NBA.

Mejor actor de reparto: Draymond Green

Elección complicada, pero el rumbo de los Warriors, los grandes ganadores de la gala, es imparable. Draymond Green, que sería para muchos otro jugador cualquiera, representa mejor que nadie el mérito que tienen los de la bahía de San Francisco. Su evolución ha sido constante y su lucha diaria por cada balón suelto ejemplifica el esfuerzo necesario para lograr un grupo unido, coral y exitoso al nivel de Golden State. Se lleva el premio por ser capaz de sumar su granito de arena en cualquier rincón de la cancha, lo que se traduce en un sinfín de triples-dobles e, incluso, en algún 5×5. Ojo a los promedios: 13,8 puntos, 9,7 rebotes y 7,4 asistencias por partido. Andre Iguodala, tras sus tremendas Finales en 2015, estuvo cerca.

Mejor película de habla no inglesa: Valencia Basket

Los ‘Warriors del Turia’ atrajeron la atención de medios del nivel de ‘The New York Times’ al encadenar 28 triunfos consecutivos para empezar la temporada, igualando así la racha de sus correligionarios NBA. Es verdad que desde entonces se han tambaleado, han caído en la Eurocup y han sido eliminados a la primera de cambio en la Copa del Rey. Más razón para darles un empujón por el trabajo bien hecho. Pedro Martínez ha logrado un grupo coral y altruista que está dando alternativas a la dualidad Madrid-Barça en el baloncesto nacional. Mención de honor, por cierto, para Pablo Laso y su proyecto pentacampeón en la temporada 2014-2015.

Mejor guión original: Gregg Popovich

El entrenador de los San Antonio Spurs sigue al pie del cañón tras más de dos décadas al mando del equipo más laureado del siglo XXI en la NBA. Su filosofía, adaptación y permanencia vuelven a estar de relieve ya que como Rocky Balboa en ‘Creed‘, está siendo capaz de poner su vieja guardia al servicio de las generaciones futuras. Tony, Manu y Timmy han dado un paso atrás para dar prominencia a los nuevos Spurs de Kawhi Leonard y LaMarcus Aldridge. Con un récord de 50 triunfos y 9 derrotas, son los únicos que le aguantan el ritmo a los ganadores de lo que va de temporada.

gregg-popovich-kawhi-leonard-nba-san-antonio-spurs-portland-trail-blazers-850x560

Mejor documental: Kobe Bryant

Hablando de veteranos con dos décadas a sus espaldas, nadie más ilustre que Kobe Bryant. El enlace entre la generación Jordan y las actuales estrellas de la NBA (LeBron, Curry, Durant etc.) fue él, que anunció en noviembre que colgará las botas al acabar el curso. Le quedan apenas dos meses a uno de los mejores de la historia, que está recibiendo el calor y reconocimiento de todos los pabellones de la liga. Un merecido adiós que está sacando el lado más humano y tierno de una superestrella contemporánea vista siempre con un toque de egomanía, a lo Amy Winehouse. Por dentro, Kobe es solamente ese niño que se enamoró del baloncesto y ha tenido la suerte de alcanzar la cima de sus sueños. [Lo mejor del All Star 2016]

Mejores efectos especiales: Aaron Gordon

Para espectáculo taquillero lo de la noche del sábado en el All Star de Toronto. La actuación en los mates de Zach LaVine le valió su segundo título consecutivo como mejor matador de la liga, pero lo cierto es que fue Aaron Gordon, ‘sophmore’ de los Orlando Magic, la que consiguió despertar toda la fuerza del concurso de mates y despegar a los fans del sillón a altas horas de la madrugada. Un efecto similar a la nueva entrega de Star Wars, por cierto. Para muchos fue el mejor concurso de la historia, incluso por encima del clásico Michael Jordan vs. Dominique Wilkins de 1988.

Mejor vestuario: Christmas Day

Como detalle final, un premio merecido para los diseñadores de las zamarras de la NBA para el pasado día de Navidad. Tras varias decepciones, las camisetas de los equipos para la cita fueron una delicia y un éxito de ventas para la liga. Todos contentos y algunas obras de arte en forma de equipación deportiva.

¿Se os ocurre algún otro premio? Podéis darnos ideas en nuestra cuenta de twitter @NBAesp