Parece que la eliminatoria entre los Cleveland Cavaliers y los Atlanta Hawks no tendrá demasiada emoción, al menos si las cosas siguen igual tras las contundentes del equipo de LeBron James en Ohio. Los Cavs arrollaron ayer a su rival por un tremendo 98-123 en el marcador que llegó gracias a los 25 triples que el equipo local enchufó, lo que representa un nuevo récord absoluto en un partido de la NBA —tanto de Playoffs como de temporada regular, la anterior marca era de 23 aciertos—.

El mérito de la lluvia de triples es que los de Ohio han logrado esta marca cuando su mayor enemigo, los Golden State Warriors, siguen siendo vistos como los verdaderos asesinos de perímetro de la liga. LeBron lideró a los suyos con 27 puntos —4 de 6 desde la línea de tres— y hasta diez de sus compañeros se sumaron a la fiesta de perímetro: J.R. Smith conectó 7 triples de 13 intentos para finalizar con 23 tantos.

Paul Millsap fue el mejor de los Hawks con 16 puntos y 11 rebotes, pero el equipo de Mike Budenholzer se ahogó nada más sacar el barco al mar. Tendrán que cambiar mucho las cosas si quieren optar a dar algún susto a unos Cavaliers que están jugando a las mil maravillas.

La imagen

El dato

Más allá del arrollador espectáculo de triples, hay que recordar que los equipos de LeBron James nunca han perdido una serie de Playoffs tras sumar un liderato de 2-0 —en total ha ocurrido en 16 ocasiones, 9 de ellas con los Cavaliers—.

Es bastante seguro afirmar que los Cavs estarán en las finales de la conferencia Este. Por cierto, James superó ayer a Tim Duncan como el quinto máximo anotador histórico de la postemporada NBA

La cita

“La de hoy es una noche especial para todos nosotros. Esta Liga ha tenido a tantos grandes equipos, jugadores y lanzadores que hace que para nosotros sea verdaderamente especial establecer un récord histórico”, comentó tras poner el 2-0 en la eliminatoria LeBron James.

El Top 5