Los Oklahoma City Thunder no se van a conformar con ganar a los San Antonio Spurs. El equipo de Russell Westbrook y Kevin Durant asaltó ayer el Oracle Arena de los Golden State Warriors para asestar un duro golpe a los teóricos favoritos y vencer el primer partido de las Finales de conferencia Oeste por 108-102.

El equipo de la bahía parecía tenerlo todo bajo control en una primera mitad muy habitual para ellos: 13 arriba al descanso (47-60) —y 14 de máxima diferencia en el marcador— y el MVP Stephen Curry (26 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias) haciendo de las suyas. Las travesuras del base local contrastaron con los problemas de su par, Westbrook, para sumar en los compases iniciales.

Kevin Durant (26 puntos, 10 rebotes) tiró del carro en los minutos iniciales ante el despliegue colectivo del rival, que se sacó triples increíbles y contraataques demoledores para liderar al fin del primera cuatro por un cómodo 21-27. El astro de los Thunder acabó con 26 puntos, pero no fue él quién centró los focos en el segundo tiempo, cuando los de Oklahoma remontaron contra todo pronóstico.

En gran parte fue gracias a la recuperación de Russell Westbrook, autor de 27 puntos, 6 rebotes y 12 asistencias, que empezó desentonado con nueve fallos sobre diez intentos de canasta. En el tercer cuarto, el eléctrico base de OKC aceleró y encontró la canasta para sumar 19 de los 38 puntos de su equipo en el período, que acabó con el margen de los locales en el casillero.

En el último cuarto, el ritmo de partido encalló, Curry anotó una sola canasta y los Thunder supieron frenar el ímpetu de unos Warriors sin respuesta al buen juego de los de Billy Donovan. Los pívot de OKC domaron a sus pares y acabaron completando el machazo de los suyos en el Oracle: Steven Adams sumó 16 puntos y 12 rebotes mientras que el hispanocongoleño Serge Ibaka añadió 11 puntos y 11 rebotes.

Es la primera vez que Draymond Green y Klay Thompson suman más de veinte puntos y caen los Warriors esta temporada. Los Thunder están dispuestos a dar otra campanada, y han demostrado que pueden hacerlo.

La imagen

El dato

Los Warriors no habían perdido en casa en estos playoffs, y los Thunder encadenan tres victorias consecutivas a domicilio ante los Spurs y los de la bahía. Durante la temporada, San Antonio y Golden State habían sellado un récord combinado de 79-3 en casa.

La cita

“Hemos perdido algo nuestro carácter, es algo de lo que vamos a aprender a partir de ahora“, explicó Stephen Curry tras el encuentro. “No te sientes bien tras perder el primer partido de la serie, especialmente en casa. Es divertido tener la oportunidad de volver a casa para demostrar de que pasta estamos hechos”.

El Top 5