Los Golden State Warriors consiguieron lo que pocos esperaban y se metieron en la final de la NBA tras derrotar en el séptimo y definitivo partido a los Oklahoma City Thunder por 88-96. El equipo de Kevin Durant y Russell Westbrook no supo aprovechar ninguna de las tres bolas de partido de las que dispusieron en la final del Oeste, perdiendo los tres últimos encuentros de manera consecutiva.

Arropados por el público que inundó el Oracle Arena, los jugadores de Steve Kerr empezaron algo dubitativos, quizá por la presión que conllevaba jugar el séptimo en casa. También había nervios y desacierto en el equipo de Oklahoma City, que llegó al descanso con una ventaja de seis puntos (48-42).

Pero en el tercer cuarto, los Warriors pusieron la quinta marcha, tanto en ataque como en defensa, y empezaron a decantar el encuentro, gracias a un descomunal Klay Thompson, que acabó el partido con 21 puntos y seis triples. Los de Kerr dejaron a los Thunder con 12 puntos en el tercer periodo.

En el último cuarto, la mejor versión de Stephen Curry, autor de 36 puntos, permitió disfrutar de acciones de pura magia, de fantasía, sólo al alcance del mejor base del planeta. Durant, que finalizó con 27 tantos, colocó a su equipo a tan sólo cuatro puntos, pero Curry no dejó que a su equipo se le escapara el encuentro, el título de campeón del Oeste, y el acceso a las finales por el anillo, donde esperan LeBron James y compañía en lo que será la reedición de las finales del curso pasado.

La imagen

El dato

Los Warriors se han convertido en el décimo equipo capaz de remontar un 3-1 adverso en Playoffs. De las 223 ocasiones previas en las que se había producido esta situación, únicamente nueve equipos habían logrado revertir la situación. Los últimos capaces de conseguirlo fueron los Houston Rockets, la temporada pasada, que en semifinales del Oeste, levantaron un 3-1 adverso a Los Angeles Clippers.

La cita

“Te das cuenta de lo complicado que es llegar aquí. Hemos de valorar el logro, y tratar de conseguir cuatro victorias más”, explicó un Steph Curry que llega en plena forma a los duelos por el anillo.

El Top 5