Los Golden State Warriors no se dejaron sorprender en el segundo partido de las finales de la Conferencia Oeste, y superaron por un cómodo 91-118 a unos Oklahoma City Thunder que le aguantaron hasta el descanso al equipo dirigido por Steve Kerr. El parcial de 42-61 favorable a los de San Francisco en la segunda mitad, son la clara muestra de que los vigentes campeones de la NBA subieron la intensidad, tras el 49-57 con el que se llegó al entretiempo.

Tras la derrota en el primer partido, que les supone perder el factor cancha, los Warriors, liderados una noche más por Stephen Curry, salieron con la obligación de empatar la serie, ya que un 0-2 hubiera sido muy complicado de levantar. El base de Akron se fue hasta los 28 puntos, con cinco triples convertidos, y de nuevo en modo imparable para sus oponentes. Fue una noche en la que Curry estuvo bien acompañado por sus compañeros en anotación, ya que hasta otros seis jugadores llegaron a los dobles dígitos.

Por su parte, en los Oklahoma City Thunder, Kevin Durant (29 puntos) y Russell Westbrook (16), volvieron a ser los mejores, pero estuvieron demasiado solos en ataque. Serge Ibaka se quedó en tres puntos, mientras que Steven Adams (9) o Dion Waiters (8) estuvieron algo discretos.

Tras una gran igualdad exhibida en la primera mitad, el tercer cuarto supuso la ruptura del partido por parte de los Warriors, que ya pusieron la directa y dejaron el partido encarrilado. En el último cuarto, momento para los actores secundarios que permitieron liberar de minutos a la rotación inicial.

La imagen

El dato

Tras perder en el primer partido ante los Oklahoma City Thunder, los Golden State Warriors se rehicieron y lograron ganar en el partido siguiente. Esta situación se ha dado en todas las derrotas que ha sufrido el equipo a lo largo de la temporada. En otras palabras, los Warriors no saben lo que es perder dos partidos consecutivos. Tras derrota, el dato de victorias es de 12-0.

La cita

“Hemos respondido durante todo el año, ya sea después de duras derrotas o de victorias ajustadas. Volveremos a jugar con muchas ganas el próximo partido, es algo que hacemos todos los de este equipo”, explicó Klay Thompson tras acabar el partido. El escolta anotó 15 puntos y repartió cuatro asistencias.

El Top 5