El huracán Kawhi arrasa con los Spurs en Miami

Game3SpursHeatLos San Antonio Spurs se colocaron por delante de los Miami Heat (2-1) en las Finales de la NBA después de emanar un juego ofensivo casi perfecto en la primera mitad, aguantar los arrebatos locales y volver a golpearles en el último cuarto para navegar hacia un plácido triunfo final por 111-92. Los visitantes terminaron la primera mitad con un récord de porcentaje en tiros de campo único en la historia de unas finales, superior a un «76% que nunca jamás volveremos a conseguir en una mitad», remarcó Popovich.

Los Spurs lideraron al descanso por 71-50, con un espectáculo ofensivo que rozó por momentos la perfección. Iniciaron el encuentro sin encontrar el error –41 a 25 de parcial en el primer cuarto– y abrumaron a Miami ante su público. En el segundo cuarto, llegaron al 90% de acierto, un 19-21 para arrancar que resultó, a pesar de los esfuerzos del rival, imbatible.

Como una máquina perfecta, los Spurs golpearon sin cesar a unos Heat más que correctos en ataque pero simplemente incrédulos en defensa. Vieron como Kawhi Leonard conseguía en la primera mitad los mismos 18 puntos que hasta ese momento había conseguido acumular en los dos encuentros previos de las finales. También vieron cómo el joven crack de San Antonio llegó a los 29 puntos en un brillante 10 de 13 en tiros de campo para liderar la victoria de los suyos. Huracán Kawhi, tempestad de los Spurs.

TeamEl temporal ofensivo barrió de un golpe a Miami, que disputó sin embargo una buena segunda mitad y en especial retó al rival en el tercer cuarto. A través de LeBron James y Dwyane Wade –ambos con 22 puntos–, redujeron una desventaja que llegó a los 25 tantos a los 10 en la reanudación. A partir de allí, tras un cuarto de 15 puntos, los Spurs recuperaron la calma para imponer con sobriedad su sistema colectivo y conseguir la victoria.

Boris Diaw fue otra vez más el mejor +/- en pista (+20), en la que fue su primera titularidad en los playoffs 2014. A Gregg Popovich le salió bien la jugada vistos los demoledores resultados. Felicitó uno por uno a los suyos tras la exhibición: a Tim Duncan por su temperamento traducido a 14 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias; a Danny Green por recuperar el esplendor en el tiro con 15 puntos en un 7-8 en tiros de campo sin usar su principal arma, el tiro exterior; a Patty Mills por su lucha en los momentos críticos, por tirarse al suelo y ser el primero en llegar a los balones divididos… Y a muchos más, pero sobre todo a Tony Parker, el verdadero líder de estos maduros San Antonio Spurs.

Con el partido decidido Popovich le retiró y le susurró –viva los micrófonos de las televisiones americanas, por cierto– «gran liderazgo, no anotaste 30 puntos, pero enorme liderazgo». Tony Parker (15 puntos) le respondió que era fácil, que todo fue «gracias a sus compañeros». San Antonio es puro baloncesto colectivo, uno de los mejores equipos de las historia y una exhibición de belleza sobre el parqué que además de elogios cosecha resultados que perdurarán en la historia de la NBA. De momento, en el 2014, tienen las riendas de su particular vendetta contra Miami.

Miami Heat: Chalmers (2), Wade (22), LeBron James (22), R. Lewis (14), Bosh (9) –equipo inicial-; Andersen (3), Ray Allen (11), J. Jones (0), Cole (8), T. Douglas (1), Battier (0) y Haslem (0).

San Antonio Spurs: Parker (15), Green (15), Leonard (29), Duncan (14), Diaw (9) –equipo inicial-; Bonner (2), Ginóbili (11), Mills (5), Splitter (6), Belinelli (3), Baynes (2) y Ayres (0).

Parciales: 25-41, 25-30, 25-15 y 17-25.

American Airlines Center de Miami. 19.900 espectadores.