Daba la bienvenida la ciudad condal a este Mundobasket con la visita de la selección de Estados Unidos, en un partido que sobre el papel no prometía ser demasiado competitivo pero que siempre se agradece aunque sea solo por ver de cerca a tanta estrella NBA junta. Aunque si bien es cierto hasta bien entrado el 3er cuarto no comenzó a llenarse el Palau Sant Jordi.

El partido no tuvo demasiada historia, los mexicanos comenzaron duros en defensa y saliendo muy rápidos en la transición apoyados en su base Francisco Cruz, sin embargo, a base de triples (cortesía sobretodo de los “Splash Brothers”) los norteamericanos cortaron cualquier posible reacción de sus vecinos y fueron aumentando la diferencia progresivamente hasta situarse en 15 puntos al término de los primeros 20 minutos, que se incrementaron hasta llegar a los 37 (máxima del encuentro). Al final victoria 86-63 para los de Mike Krzyzewski que cumplen los pronósticos metiéndose en cuartos sin prácticamente ningún apuro; decir que Kyrie Irving fue titular, de modo que aquella aparatosa caída parece haberse quedado en un golpe sin más trascendencia.

El mejor del partido fue Stephen Curry con 20 puntos (6 de 9 en triples) y 4 asistencias, bien secundado por su compañero Klay Thompson con 15 y 5 rebotes; dobles dígitos en anotación para James Harden (15), DeMarcus Cousins (11) y Rudy Gay (10).

Muy buen partido en el combinado mexicano por parte del pívot Gustavo Ayón que se fue hasta los 25 puntos y 8 rebotes en los casi 37 minutos que estuvo en pista; el otro NBA Jorge Gutiérrez tuvo una floja actuación con 7 puntos y un 38% de acierto en tiros de campo, y aún así fue el segundo mejor de los suyos.