Kyrie Irving llegaba al Mundial después de que su equipo, los Cleveland Cavaliers, fuesen una de las grandes decepciones de la Conferencia Este, ya que se esperaba una mejor temporada por parte de la franquicia de Ohio, siendo a priori aspirantes a Playoffs desde principios de la pasada temporada y más si cabe tras la incorporación de Luol Deng. Con el ex de los Bulls, completaban un gran quinteto titular que de poco sirvió en un equipo con un entrenador, Mike Brown, que no supo aprovechar esa plantilla ni explotar las virtudes de sus talentosos jugadores. Sólo pudimos ver una defensa nula por parte de todos los jugadores y para más inri, hubo varios choques internos entre los componentes de la plantilla. En resumen, una temporada para olvidar.

El base de los Cavs finalmente fue elegido para jugar en el Team USA por delante de bases como Damian Lillard (Portland Trail Blazers) o John Wall (Washington Wizards), que venían de realizar una gran campaña con sus respectivos equipos. Una decisión que acabó provocando reacciones de todo tipo por las redes sociales por parte de no pocas personas, ya que según muchas voces Irving no merecía defender la camiseta de USA después de la temporada tan floja de su equipo. Pese a todas las críticas vertidas sobre el austral-americano, el jugador se unía al equipo junto a muchas caras nuevas, y no falló al compromiso.

Kyrie-Irving-TeamUSA-2014Si bien es cierto que Uncle Drew no ha destacado en gran parte durante el transcurso del mundial –promediando 10 puntos antes de llegar a la gran final frente a Serbia, aunque se explica dentro del juego colectivo de esta jóven USA- sí que se vio una regularidad en el puesto de base y una más que aceptable dirección del equipo estadounidense. Como recompensa a esa constancia, Kyrie apareció en el mejor quinteto del Mundial.

Y no sólo eso, en la final se destapó y pudimos ver la mejor versión del base. Liderando a su equipo en la consecución del oro anotando 26 puntos (con 6/6 en triples) y repartiendo 4 asistencias, siendo así proclamado MVP del Mundial en la que fue su gran noche. Recordó a otra cita nocturna, de madrugada para los españoles. Fue la noche del 17 de febrero en Nueva Orleans, en el All Star 2014 del que Irving se proclamó también MVP. Era una pachanga, pero sus 31 puntos y 14 asistencias eran el preludio que anunciaba su capacidad de brillar en los grandes escenarios.

La pregunta que nos hacemos ahora que todo el mundo ha visto de lo que es capaz –con muy buenos compañeros– Kyrie Irving es: ¿Qué puede aportar el talentoso base a los renovados Cleveland Cavaliers?

BigThree-Cleveland-CavaliersÉl mismo reconoció recientemente que nunca se ha visto a sí mismo como un líder y que ha tenido que cargar con una gran presión en Cleveland. Con la llegada de LeBron James, obviamente Irving no debería tomar ese rol de líder, ya que parece claro que será LeBron quien lleve los galones de su equipo. Pero Irving tiene en sus manos ser la segunda espada que toda estrella necesita para alcanzar la gloria; o quedarse por detrás de otra, la tercera, que se ha incorporado a los Cavs este verano: Kevin Love. Lo que importa, si son inteligentes, es el equipo.

Irving reconoció recientemente que nunca se ha visto a sí mismo como un líder nato. Ahora tendrá a LeBron para quitarle esa losa.

Talento desde luego no le falta a este enorme jugador que tiene una gran oportunidad para dejar atrás todas las críticas que recibió la pasada temporada y construir de cero lo que puede ser una dinastía o una decepción –todo lo que rima con LeBron James está bajo ese doble y a veces injusto escrutinio–. Sin duda alguna, Kyrie será uno de los responsables del futuro de este proyecto y tendrá que mostrar su mejor versión, la más altruista, si quiere darle a Cleveland su ansiado anillo.

Con el Team USA ha mostrado dos caras muy necesarias en el nuevo proyecto de la franquicia de Ohio: la de as en la manga, cuando todo lo demás se encalla, y la de excelente director de equipo cuando los compañeros brillan uno a uno por sus virtudes. La ilusión vuelve a Cleveland.