A falta de pocos días para que conozcamos la lista definitiva de los integrantes del partido de las estrellas, surgen enormes dudas respecto a quiénes deberían completar la lista de candidatos en ambas conferencias, aunque sí parece haber consenso respecto a la superioridad colectiva de un equipo en venta como Atlanta Hawks. Es cierto que tanto Memphis como Warriors sorprendieron gratamente con sus inicios de temporada, pero ni jugaban tan bien en equipo ni apuntaban tan alto como los hombres de Mike Budenholzer (aunque obviamente cuentan con las mismas opciones reales). “We have a TEAM”.

Campeón – Atlanta Hawks

“We have a TEAM”

Siguen sin perder los Hawks y ya son 13 los triunfos consecutivos que arrastran. Esta semana le ha tocado destacar a Al Horford por encima del resto (jugador de la semana en el Este), aunque realmente el mérito de su situación actual le pertenece a todo el equipo, incluído un cuerpo técnico que sigue demostrando una ética de trabajo sublime.

 

Líderes de Conferencia – Last Ride

“We have a TEAM”

Elegido por primera vez jugador de la semana tras 12 temporadas en la mejor liga de baloncesto del planeta y autor de 52 puntos (máxima anotación de la temporada y de Timberwolves) en la victoria de los Wolves ante Indiana, que sin duda suponen un importante hito en la carrera de Mo Williams. Por si esto fuera poco, otro de los veteranos de este deporte como Kobe Bryant sumó su career-high particular en el apartado asistencial tras repartir nada menos que 17 en la derrota de los Lakers frente a los Cavs; un Bryant que por cierto ha sido notícia en las últimas horas por su posible incorporación al canal TNT en sustitución de Charles Barkley.

 

Most Improved – Martin Luther’s Knicks

Tenían un sueño los aficionados de los Knicks y por fin se llevó a cabo: primera victoria de 2015 y fin a una racha de 16 derrotas consecutivas. El rival en cuestión fueron los Pelicans, equipo que venía de imponerse a Toronto sin su estrella Anthony Davis y que ayer volvió a mostrarnos su estrepitosa irregularidad en el juego. En cuanto a los Knicks, tocará perder ante Philadelphia para volver a la senda del tanking.

 

Mitad de Tabla – The Executor

Si algo sabemos a ciencia cierta es que Russell Westbrook y la prensa llevan tiempo mostrando tiranteces desde hace bastante tiempo, y que el base no les deja pasar ni una en aquello que escriben o afirman algunos medios. Por ello tras la importante victoria cosechada ante los Warriors el jugador se dedicó a repetir una y otra vez la misma frase, dejando claro su malestar.

Tras el partido que enfrentó a Washington ante Brooklyn apareció la figura de Paul Pierce para ‘homenajear’ esa postura tan infantil del base de los Thunder y entonó varios ‘we executed’ a fin de calmar los ánimos con los medios (el revuelo ha sido enorme); decir tiene que esas gafas le sientan de maravilla al bueno de The Truth.

Fuera de PO – Operación Bikini

Andan preocupados en Philadelphia por el estado físico del pasado número 3 del draft Joel Embiid. El camerunés de apenas 20 años de edad sigue dando que hablar por sus escarceos extradeportivos, primero un intento frustrado de ligar con Kim Kardashian, después con Rihanna, se ofreció a jugar en varios equipos de fútbol, y ahora salta a la palestra por una mala gestión en la recuperación de su lesión (pie derecho), la misma que le va a hacer perderse el presente curso. Según informa el medio ‘Philadelphia Enquirer’, el jugador habría engordado 20 kilos y se situaría en torno a los 133 kilos de peso, algo que sin duda ha levantado malestar entre los directivos de los Sixers puesto que es uno de los jugadores llamados a llevar a este equipo a lo más alto en el futuro.

 

The Tankings – The ‘chusta’ game

Estamos acostumbrados a que determinados encuentros entre equipos de la Conferencia Este resulten aburridos y somnolientos, pero lo del pasado viernes entre Indiana y Charlotte roza el esperpento. Un encuentro que finalizó 80-71 tras una prórroga y que ha pasado a la historia como el partido con menos anotación tras un tiempo extra; decir tiene que estadísticamente hablando contamos des del establecimiento del reloj de posesión, y sinceramente no me quiero ni imaginar qué habria pasado en caso de no existir aún.