El Madrid despierta a base de triples del sueño de la Penya (83-100)

El Real Madrid repetirá final y defenderá título ante el FC Barcelona después de superar a un combativo pero limitado Joventut de Badalona por 83 a 100 en la segunda semifinal de la Copa del Rey de Gran Canaria 2015. Un alud de triples –de récord– permitió al Madrid estar por encima del Joventut en el marcador durante gran parte del primer tiempo y, en el segundo tiempo, romper la brillante resistencia colectiva ofrecida por el conjunto de Salva Maldonado. De tres en tres (8-13), los blancos sobrevivieron a la garra de los de Badalona, mucho mejor plantados en el encuentro. Ni el casillero amagó la realidad (52-46), los verdinegros dominaron en todos los aspectos una primera mitad magnífica y entretenida. En la segunda, desfallecieron.

Un tremendo mate de Savané fue uno de los ejemplos de la óptima mentalización de la Penya, él fue el dueño del juego interior hasta que decidió imponer su ley Felipe. Sin complejo de pequeño, las plantillas se igualaron. Clevin Hannah, por ejemplo, rompió cinturas como si fuera el Chacho Rodríguez. El Madrid no disfrutó con su juego, aunque tuvo opciones de tiro claras. Las capitalizaron en el primer tiempo Rudy Fernández (9) y Andrés Nocioni (9) desde la línea de tres para que la superioridad del rival no fuera exagerada.

Madrid-Penya
Rudy Fernández ante la oposición de Savané. / RMB

El despliegue catalán fue tremendo en ataque y en defensa. Un juego ágil y coral consiguió alcanzar los 52 puntos al descanso. Acabó con un rebote ofensivo y canasta sobre la bocina de Albert Miralles, representante ideal de la combatividad de los suyos, jugando sin importar su dedo luxado. La Penya se fue con una renta de 8 puntos a los vestuarios y con el orgullo por las nubes.

Bajaron de nuevo al parquet en el tercer cuarto. El Madrid salió a todo trapo, la noche canaria se le hizo día y rompió al rival desde la defensa. El parcial para iniciar el tercer cuarto fue sangrante, 3-23 en siete minutos. Escapado a 14 puntos, el sueño, las nubes y el orgullo de la Penya se fue al traste. Todo lo que funcionó en el primer periodo se desvaneció en la reanudación. El cuarto terminó con un contundente 8-25 y 60-71 en el casillero.

El último cuarto fue un trámite hasta la final, un plácido viaje del Madrid hacia el clásico definitivo del domingo. Incluso se permitió el lujo de batir el récord de triples en la Copa del Rey, con un total de 16 aciertos en 25 intentos. Rudy, 4 de 5 de tres para lograr 12 puntos, y Sergio Llull, máximo anotador con 19 tantos y 5 triples sin fallo, fueron las principales armas de Laso. Felipe Reyes (11) se encargó de mellar la moral verdinegra en el juego interior. Sergio Chacho Rodríguez también lució con 15 puntos y 7 asistencias.

Sitapha Savané, con 14 puntos, fue el mejor del conjunto derrotado. Los de Salva Maldonado contaron con los 10 tantos de Hannah, los 13 de Suárez y los 9 de Sergi Vidal, uno de los jugadores con más clase de la Copa que acompañó su actuación con 5 asistencias. A pesar de sus esfuerzos, llovieron demasiados puntos y el Madrid defenderá título ante su máximo rival. El clásico, otra vez en una gran final, está servido.

El Barça aguanta y desgasta para derrotar al Unicaja (87-79)

El Barcelona se coló de nuevo en una final de Copa del Rey tras vencer a un digno pero cansado Unicaja de Málaga por 87-79. El conjunto azulgrana encadena 17 finales consecutivas a nivel nacional, es decir, no ha fallado a las grandes citas en España desde el 2009. Esta vez sufrió para doblegar al líder de la Liga Endesa, que planteó un partido intenso y que fue capaz de contener el talento del conjunto de Pascual en el primer período. Las 12 pérdidas de balón y los 16 rebotes ofensivos que han forzado los malagueños han anulado el talento bruto del rival, pero no han evitado que en el último cuarto, por físico y frescura, el Barça les pasara por encima con un parcial de 23-4 en los últimos minutos. Con siete minutos por disputarse, los andaluces desaprovecharon su ventaja (62-68) y encajaron el parcial letal, que les dejó sin opciones a minuto y medio de la conclusión. El Barcelona espera al Madrid o al Joventut de Badalona (21:30h) en la gran final en Gran Canaria, su sexta consecutiva.

Satoransky-CopaACB
Thomas Satoransky ha protagonizado una de las acciones más explosivas de la semifinal en Gran Canaria / FCB.

El Barcelona salió enchufado y utilizó la principal arma de las últimas semanas, el triple, para empezar tirando del carro en el partido. Sin embargo, el Unicaja contestó con el mismo acierto y se mantuvo cerca en el marcador en el primer cuarto (18-15). El equipo de Joan Plaza supo explotar la mayor virtud del Barça, el triple, en su favor. Los malagueños cerraron esa opción en defensa y explotaron en el tiro exterior en el segundo cuarto, con 6 de 9 aciertos que les permitió llegar al descanso con ventaja (34-39). Los de Xavi Pascual vivieron del talento individual (tres triples para 9 puntos de Thomas, dos apariciones de Navarro o la potencia de Satoransky) y no de la virtud colectiva.

En defensa estuvieron especialmente blandos, permitiendo hasta nueve rebotes ofensivos en 20 minutos al rival. El Unicaja explotó los errores del rival y pudo compensar su mal rendimiento en tiros de dos desde la línea de tres. Se quedó sin fuelle y claudicó tras un último cuarto brillante y letal de los catalanes. Brad Oleson (10) y Ante Tomic (11) fueron claves para romper al rival en el último cuarto. Mario Hezonja, irreverente como siempre, lo mató con un triple con cierta fortuna, esa que sale a relucir para ahondar la herida del caído, y 12 puntos en total. DeShaun Thomas, con 13 puntos, destacó en los minutos iniciales y fue el mejor blaugrana en la primera mitad. Juan Carlos Navarro (4) apareció intermitentemente, lastrado físicamente y a contracorriente en defensa.

Mindaugas Kuzminskas (13) y Jayson Granger (12) lideraron al equipo de Joan Plaza, que acusó más el cansancio en el tramo final, lo que provocó peores defensas y mayor precipitación arriba. Carlos Suárez (10) anotó triples imposibles en los momentos más críticos de los suyos y destacaron sin premio los esfuerzos en el rebote de Will Thomas y Fran Vázquez. Al final, ganó la mejor plantilla tras ajustar su juego en la segunda mitad. La calidad y el subidón de intensidad, tras arrancar dormidos, permitió al Barça no fallar en su cita habitual con la gran final de la Copa del Rey. Habrá clásico o derbi catalán.