Los Memphis Grizzlies han caído otra vez en los playoffs de la NBA, forzando una pelea férrea pero complicada e intentando dejar en la cuneta a uno de los aspirantes reales a ser campeones esta temporada, los Golden State Warriors. Tras la eliminación de los de Tennessee, queremos ir un poco más allá, y pensar en lo que pasará este verano. El futuro de Marc Gasol en Memphis no está claro, ya que será agente libre sin restricciones, y podría cambiar de equipo libremente.

Ello rememoraría la época en que nadie daba crédito cuando su hermano mayor Pau tuvo que emigrar desde la misma franquicia rumbo a los Lakers. A nadie le gustó salvo a Kobe Bryant. El entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, dijo que “se escapa de mi comprensión” y que “no tenía sentido”. Ahora, siete años después, y con Marc en medio, procedente de ese mismo traspaso que llevó a Pau a Los Ángeles, la historia se puede repetir. Un Gasol abandonando Memphis.

El futuro de Marc Gasol en Memphis puede estar seriamente amenazado
Foto: fssta.com

Marc Gasol, un tipo que ha logrado tras mucho esfuerzo el reconocimiento deseado por cualquiera, ser el jugador de la franquicia con mayores logros históricos con 2 participaciones en un All Star, un trofeo como Jugador Defensivo del Año, miembro de un equipo All-NBA y candidato a MVP. ¿Alguien se acuerda de cuando llegó al equipo, con una forma física poco afortunada? Ahora está en forma, centrado en el equipo, considerado uno de los mejores pívots de la liga, y con ganas de demostrar que puede subir más arriba aún.

Pero volvamos al verano próximo, cuando, junto a LaMarcus Aldridge, Gasol será la referencia a seguir en los movimientos del mercado. Muchos equipos buscarán fichar a un hombre poderoso en la zona, por quien habrá que pagar muchos millones por sus servicios, de cara a intentar levantar el trofeo de campeón. El propio Marc sabe que a sus 30 años no tendrá muchas opciones de ganar un anillo, y deberá elegir bien su futuro.

A simple vista, su futuro podría estar vinculado con Memphis, donde ya conoce el sistema de juego, San Antonio, junto a Popovich y Tim Duncan, o New York Knicks, donde sería la referencia de Phil Jackson y Derek Fisher en el triángulo ofensivo. También podría ser interesante verle de amarillo y púrpura jugando para Los Angeles Lakers, siguiendo los pasos de Pau, pero sería una carrera a más largo plazo, hacia el anillo al menos.

Marc Gasol y Tim Duncan podrían ser compañeros el año que viene
Foto: blacksportsonline.com

Si no se queda en Memphis, objetivamente la mejor opción serían los Spurs, por varios motivos: jugar junto a una leyenda en activo como es Duncan al menos una temporada, luego recoger el guante para ser el nuevo amo y señor de la pintura en la franquícia texana, tener de entrenador a Gregg Popovich y, por supuesto, no pagar impuestos sobre la renta. Sin con estos argumentos los Spurs lograran firmar a Gasol, serían de largo uno de los candidatos principales a lograr otro anillo de la NBA.

Memphis le daría a Marc la opción de seguir haciendo crecer a la franquicia, desde su puesto actual de referencia tanto para los jugadores como incluso para la ciudad. Cuando llegó con su familia allá por 2001 desde España, Marc realizó allí sus estudios y se adaptó perfectamente a un nuevo estilo de vida.

“La gente, la organización, todo es muy agradable”, dijo recientemente. “Estoy cómodo aquí”.

En cuanto a su nivel de juego, en los Grizzlies Gasol ha aumentado exponencialmente su rendimiento logrando ser una amenaza desde prácticamente cualquier parte de la pista. Ha sido capaz de anotar con un gran porcentaje su lanzamiento desde larga distancia, ha logrado ser el máximo anotador en un equipo falto de jugadores de ese estilo. Pero además es clave en otros apartados como su fortaleza en los rebotes y su inteligencia a la hora de pasar el balón.

Si Memphis quiere que Marc siga mejorando con ellos, y de paso estableciendo al equipo dentro del mar de tiburones que es a día de hoy la conferencia Oeste, deberán esforzarse deportiva y económicamente para lograr escuchar de su boca las palabras más deseadas este verano: “Sí, quiero… seguir en casa”.