Las Finales de Conferencia de la NBA arrancaron con un espectáculo mayúsculo en la bahía de Oakland gracias a las interpretaciones de Stephen Curry, MVP de la liga, y James Harden, el hombre que le siguió de cerca toda la temporada. Se repartieron igual sus papeles en el primer partido de la eliminatoria, que ganaron los Golden State Warriors con suspense, por 110-106, ante unos combativos y mejorados Houston Rockets.

El base local lideró con 34 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias el triunfo de los suyos e impuso su condición de jugador más valioso con un último cuarto de 11 puntos, incluido un triple de fantasía que puso la máxima ventaja (+9) tras un parcial de 9-0, que se alargó hasta el 11-0 (108-97), a falta de 2 minutos de la conclusión. Anotó, además, los dos tiros libres que sellaron el triunfo.

Sin Dwight Howard, que se ausentó en los momentos finales por problemas físicos, la responsabilidad de contrarrestar al rival recayó exclusivamente en Harden. El escolta de Houston no decepcionó y brindó un juego excelente. Terminó con 28 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias y 4 robos de balón. [La crónica completa, en Mundo Deportivo]

Top 5 del Game 1:

Repaso Slow-Motion al partido: