Los Golden State Warriors recuperaron el liderato de la eliminatoria (3-2) desplegando todo su potencial ofensivo con una victoria por 98-78 ante unos Memphis Grizzlies perdidos sin la referencia de Tony Allen, corazón y coraje de su defensa. Stephen Curry lideró el aluvión local con 18 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. [Crónica completa en MD]

El base se permitió el lujo de no aparecer en la segunda mitad, en la que bajó considerablemente sus porcentajes (6-16 en tiros de campo y 6-13 en triples) sin repercutir en el juego y la ventaja de su equipo. Klay Thompson le suplió entonces con21 puntos y 5 asistencias, acompañado por el mejor Andre Iguodala (16) de la eliminatoria y otra sólida contribución de Harrison Barnes (14).

A pesar de llegar vivos a los vestuarios, los Grizzlies no encontraron respuesta ni ritmo. Tampoco Marc Gasol, que no estuvo incómodo a pesar de liderar el ataque visitante con 18 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias (8-22 en tiros). Golden State fue mejor bordando un baloncesto sencillo, moviendo el balón y siempre buscando con el pase extra al tirador libre.


Una canasta de Al Horford a falta de 1,9 segundos, tras atrapar con fiereza un rebote ofensivo, rescata 82-81 a los Hawks de otro triple ganador de Paul Pierce (puso el 80-81 para los Wizards a falta de 8,3 segundos) y pone el 3-2 para Atlanta en la serie de semifinales del Este.

La jugada decisiva se dio después que el base alemán Dennis Schroder penetró a canasta y su tiro fue bloqueado por John Wall, magnífico en su retorno con 5 fracturas en la mano, sin que el balón pudiese entrar, pero Horford que superó el marcaje el ala-pívot brasileño Nené Hilario, que cayó al suelo, capturó el rebote ofensivo y sin oposición anotó los puntos del triunfo.

El veterano Paul Pierce a falta de 8,3 segundos había conseguido un triple que dio el parcial de 80-81 favorable a los Wizards, y sus jugadores, incluido Wall comenzaron a celebrar.

Top 5 de la madrugada: