Las Finales de Conferencia Oeste han resultado ser las más esperadas, igual que en el Este, sobre todo tras la eliminación de los San Antonio Spurs. Cierto es que muchos esperaban quizás a Los Angeles Clippers, que se derritieron ante unos Houston Rockets que llegan a la eliminatoria tras completar una complicada remontada (del 1-3 al 4-3) que solo se ha visto nueve veces en toda la historia. Los Golden State Warriors y los texanos, los mejores en temporada regular, se enfrentarán por un puesto en las Finales de la NBA con aparente papel de favoritos para los número uno del año, colectiva e individualmente, liderados por el MVP Stephen Curry.

NBA-Playoffs-2015-HOUvsGSw(1) Golden State Warriors vs. Houston Rockets (2)
Precedentes en Playoffs: Serie inédita
Enfrentamientos temporada regular: 4-0 para GSW (+10 ppp diferencia)
CLAVE: detrás del duelo de MVPs

Los titulares se los llevarán Stephen Curry y James Harden, los dos principales candidatos al premio MVP de la temporada, uno de los más ajustados de los últimos años y que se llevó finalmente el jugador de los Warriors. El choque de trenes, sin embargo, tendrá una entidad eminentemente colectiva. Por supuesto, ellos deberán liderar a sus escuadras en anotación y distribución de juego, algo que ya ocurrió en los enfrentamientos de temporada regular (25,8 vs. 25,3 puntos a favor de Curry). Si miramos los precedentes, ninguno en Playoffs y barrida en temporada regular, el pronóstico es muy favorable a los de Oakland, que parten como favoritos según el 99% de los expertos estadounidenses –es decir, alguna excepción contada–. La verdad es que así es, así que mi pronóstico da ganador a Golden State en 6.

Sin embargo, los Rockets han demostrado una capacidad muy importante, la de luchar cuando las cosas están más difíciles. La actitud deberá ser su mayor atributo. El actual quinteto de Kevin McHale nunca estuvo en pista en las cuatro derrotas del curso y Dwight Howard solamente disputó dos de esos partidos. El principal problema para los texanos fue la defensa. Recibieron casi 110 puntos de los Warriors y además vieron como los de Steve Kerr eran capaces de anular su ataque en 96. La eficiencia fue otro punto débil ante un equipo que castiga en ese apartado habitualmente. En sus choques los porcentajes han sido del 50% en TC para los Warriors y del 40% TC para los Rockets, y también les han sacado un 10% de eficiencia desde la larga distancia.

Para dar la sorpresa los Rockets deberán apostar por una defensa más ajustada para forzar tiros incómodos del rival y, además, ser más eficientes ellos mismos. El reto es muy complicado, aunque la mejor noticia es que ni Josh Smith ni Jason Terry jugaron en ninguno de los partidos de temporada regular. Si los Warriors siguen trazando su juego de tiralíneas y castigando en los tiros abiertos, la eliminatoria será suya fácilmente.

En algo sí ganan los Rockets, en experiencia. Cuatro miembros de su plantilla conocen la dificultad de alcanzar unas Finales NBA (Howard, Harden, Terry y Ariza), mientras que los Warriors pisan tierra yerma. Los nervios y la falta de experiencia también cuentan a estas alturas.