LeBron James reina en una noche de lesiones

Mucho se está hablando del excelente arranque de los vigentes campeones, unos Golden State Warriors que siguen invictos con un récord de 8-0 gracias a las maravillas de un Stephen Curry jordanesco y una labor de equipo envidiable. La efectividad de los californianos está eclipsando el buen arranque de sus más inmediatos perseguidores, quiénes ya les retaron en las pasadas finales. Los Cleveland Cavaliers vencieron la pasada madrugada por 114-118 a los Utah Jazz, en una nueva exhibición de poderío de LeBron James.

El mejor jugador del momento (para muchos, no entraremos en debates) ha empezado el año por todo lo alto a pesar de sufrir sus recurrentes problemas de espalda. LeBron está promediando 25,3 puntos, 6,6 rebotes y 6,6 asistencias para arrancar el curso, y aunque no son sus números de antaño, siguen siendo una barbaridad y, lo más importante, el factor diferencial que marca el registro de 7 victorias por una derrota que lucen a día de hoy los Cavs, el mejor equipo de la conferencia Este. Se trata, además, del mejor inicio del equipo de Ohio desde la temporada 1988.

Ayer, el jugador de Akron lideró a los suyos a la remontada ante los Jazz en el último cuarto con 17 de sus 31 puntos totales en el choque. El astro añadió 7 rebotes, 8 asistencias y 2 robos de balón a su exhibición y brindó el triunfo a los suyos, que parecen dispuestos a repetir los éxitos del último curso para intentar arrebatar el anillo a los Warriors. De momento, nada ha cambiado en el panorama NBA: los Warriors mandan en el Oeste y los Cavs les siguen a la estela desde el Este.

Ricky

Una madrugada de contratiempos físicos

La jornada nos dejó un mal sabor de boca por las lesiones de Kevin Durant, que se retiró en la segunda mitad de su retorno a Washington debido a unos problemas en los isquiotibiales de su pierna izquierda, que el mismo jugador se encargó de rebajar a unas molestias sin demasiada importancia. Los Oklahoma City Thunder ganaron a los Wizards por 125-101 gracias a los 22 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias de Russell Westbrook, acompañado ayer por los 23 tantos del hispano-congoleño Serge Ibaka.

Otro que se quedó sin minutos fue Ricky Rubio, que no jugó por unas molestias en su rodilla izquierda y vio como los Minnesota Timberwolves perdían por 104-95 en el Target Center, donde no han ganado todavía esta temporada (4-3). A pesar de la derrota, Karl-Anthony Towns volvió a brillar con 19 puntos y 13 rebotes, la mejor noticia del arranque de año para unos Wolves que quieren seguir mejorando en honor a su entrenador fallecido Flip Saunders. Ayer tampoco contaron, también por problemas físicos, con Andrew Wiggins, unos de sus referentes.

En una noche de lesiones, también cayeron Bradley Beal, Anthony Davis y Kobe Bryant, en otra jornada desastrosa para Los Angeles Lakers, capaces de protagonizar desastres como este. Los New Orleans Pelicans vencieron por 105-120 a los Dallas Mavericks, su primer triunfo del curso, pero su estrella se retiró con una lesión de cadera. José Calderón (8 puntos) ganó con los New York Knicks en la pista de los Toronto Raptors (111-109) tras una decisión polémica en que los árbitros reconocieron haber cometido un error.