Los Toronto Raptors vencieron por 84-89 a los Indiana Pacers en un trepidante séptimo partido, en el que los canadienses, liderados por un gran DeMar DeRozan (30 puntos), rompieron una maldición de no avanzar de ronda en los Playoffs desde el año 2001. Paul George volvió a liderar a su equipo con 26 puntos, y el flojo último cuarto de los Raptors (11 puntos), hizo pensar en algún momento que los Pacers podían llevarse el partido, algo que finalmente no sucedió.

ChZhq1NW4AEDWSA.jpg-large

También en el séptimo encuentro de la serie, pero sin sufrir tanto, los Miami Heat se deshicieron de los Charlotte Hornets por 73-106. Los de Erik Spoelstra, liderados en la anotación por Goran Dragic (25 puntos), aprovecharon una floja noche de Kemba Walker (9 puntos y un 3 de 16 en tiros de campo) para cerrar el pase a las semifinales del Este.

Los que siguen directos hacia el anillo son los Golden State Warriors. Todavía sin el lesionado Stephen Curry, los de Steve Kerr se adjudicaron el primer punto de la serie ante los Portland Trail Blazers al ganar por 106-118 en un encuentro que dominaron de principio a fin. Klay Thompson volvió a echarse el equipo a las espaldas y anotó 37 puntos, mientras que en los Blazers, Damian Lillard llegó a los 30 tras una floja primera parte.

La imagen

El dato

Los Toronto Raptors han puesto fin a una maldición de casi 15 años sin avanzar en la primera ronda de unos Playoffs. Es la octava participación de los canadienses en la lucha por el título, y únicamente habían logrado el billete para semifinales en el 2001 tras superar en primera ronda a los New York Knicks. Aquella temporada, caerían eliminados en semis ante los Sixers por un ajustado 4-3.

La cita

“Quizá pueda entrenar mañana, es frustrante no poder estar jugando. Tengo buenas sensaciones y podría regresar en el tercer partido de la serie“, admitió un Stephen Curry que quiere volver cuanto antes a vestirse de corto.

El Top 5