La NBA ya lo sabe, Luka Doncic no tiene límites

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030082113{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Con las manos en la cabeza, gesticulando sin poder creérselo, estarán pasando estos días varios responsables de ciertas franquicias NBA. Las que dejaron escapar a Luka Doncic en el draft, el mismo chaval que ahora se desenvuelve con un desparpajo propio de los elegidos en sus primeras incursiones dentro de esta jungla.

Sus números, en España, le han puesto a la altura del mismísimo Michael Jordan, Oscar Robertson y Magic Johnson. Al menos eso dicen los titulares. Los números matizan un poco las cosas, amortiguan las odiosas comparaciones. Ahora, sin estadísticas ni sensacionalismo de por medio, ver un partido del base esloveno es disponerse a disfrutar de la esencia del baloncesto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»74093″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030329233{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En Estados Unidos siempre se sorprende cuando llega un rookie como Doncic, que de rookie no tiene absolutamente nada. Doncic tiene una experiencia previa a primer nivel que ningún otro jugador del draft ha acumulado en sus años universitarios. De hecho, en Europa Luka se despidió ya dando pistas sobre su futuro: dos MVP, en la ACB y en la Euroliga. En apenas 15 apariciones de corto en América, el esloveno ya es el principal candidato a rookie del año.

Algo que indica muy bien la ignorancia en el entorno estadounidense es la encuesta que la NBA realiza con los rookies al inicio del año. A la pregunta de cuál sería el jugador con una carrera más exitosa, ninguno de los 36 consultados optó por el esloveno. Y solo 3 le señalaron como el futuro rookie del año. La realidad prácticamente ridiculiza la encuesta.

Sus números, que resisten también junto a los de LeBron James, ponen a Luka Doncic en una dimensión sorprendente. Está preparado para grandes cosas, ¿quizás más de las que nos imaginábamos?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_column_text][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»74095″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030812974{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Resistiendo las odiosas comparaciones

La comparación más interesante para Luka es con LeBron, único contemporáneo suyo entre los nombres que se han ido soltando estos días. De mantener este ritmo, Doncic podría acercarse mucho a los números de debutante del tipo que revolucionó y todavía hoy marca la pauta en la NBA del siglo XXI. Algo tremendo, porque aquí ya no aplica eso de no poderse comparar épocas, como deslizó su compañero Dirk Nowitzki.

“Tiene confianza, está tomando tiros difíciles para nosotros, la pelota está mucho en sus manos. Ha sido divertido verle. Algo que no hemos visto realmente, un rookie de menos de 20 años que promedia 20 y 6. El juego es diferente ahora y eso ayuda a (los jugadores europeos) tener éxito. Cuando yo llegué era más duro, más físico, había más contacto. Ahora es más abierto, las reglas han cambiado”.

La comparación con Magic y Oscar es otra cosa, lo mismo que con Jordan. Eso sí, se pueden sacar conclusiones interesantes en cuanto a su efectividad. Su eficiencia está por encima de todos exceptuando a Johnson, al que se le acerca por décimas. Esos números no le han subido el humo a la cabeza. Un factor importante de Luka es precisamente el saber estar. Hace un mes, cuando cumplió su décimo partido en la NBA, varios periodistas charlaron con él y, claro, salió la comparación con MJ.

“Jordan es el mejor jugador de todos los tiempos. Pero no me puedo comparar con él. Hizo una carrera increíble”. Con 19 años, lo más importante es que el tío tiene la cabeza amueblada, y por eso estas comparaciones pueden resistir el factor tiempo y otro más complejo, el factor de lo desconocido, un futuro siempre impredecible con temas como traspasos y lesiones de por medio.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_column_text][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030878346{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

¿Rookie del año?

Doncic aparece en el primer puesto del ranking en la carrera del rookie del año según la mayoría de expertos, aunque hay algunos colegas suyos que todavía no quieren darse por enterados. “Lo que pasa con Luka es que es un buen jugador. Es un gran tipo, y creo que será un muy buen jugador. Pero al mismo tiempo, yo seré mejor que él. Simplemente por mi habilidad de expandir el campo, involucrar a otros, creo que seré mejor”, declaró Trae Young, que fue traspasado por Doncic a los Atlanta Hawks. Atrevido.

Los números dan una carrera más igualada en este sentido, aunque las sensaciones que transmite Doncic, un jugador más maduro y curtido que el resto en pistas profesionales, es lo que le sitúa por delante del resto a día de hoy. Su candidatura depende más de ese intangible que no de los números, algo que ya destacó su entrenador Rick Carlisle. “Es un buen jugador que no para de mejorar y que ha visto más mundo que la mayoría con 19 años, porque lleva jugando con profesionales desde los 13”.

Sus rivales hasta el momento se han deshecho en elogios hacía el esloveno. Steve Kerr le comparó el otro día con un five-tool player en béisbol. En pocas palabras: un jugador completo que ofrece todas las cualidades adecuadas para el juego. “Me gusta mucho. Está pulido, tiene talento y se nota que ha jugado a nivel profesional previamente. Tienen a un gran tipo para liderar esta franquicia en el futuro”, sentenció Kevin Durant después de que los Golden State Warriors cayeran con los Dallas Mavericks y Luka Doncic fuera el ejecutor de un par de jugadas claves en el tramo final del partido.

Hay Luka Doncic para rato, hay futuro sin más límites que los que él se imponga. Eso se traduce en algo elemental para el aficionado: placer al verle sobre una cancha de baloncesto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»74096″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74091″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

¿Quién ganará la NBA? Una revisión de los Power Rankings de pretemporada

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542083443602{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Al mes de iniciarse la temporada NBA 2018-2019, las previsiones de candidatos al anillo han empezado a tomar forma más allá de la lectura de plantillas de la pretemporada y las sensaciones transmitidas por cada equipo durante la misma. Ha habido pocas sorpresas, aunque dos de los principales aspirantes al título, los Boston Celtics y los Houston Rockets, han empezado con peor pie que el resto de teóricos favoritos. ¿Quién ganará la NBA en 2019? Estas son nuestras primeras impresiones.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73951″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

1. Golden State Warriors

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542083536319{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Los campeones, que año tras año añaden potencial a sus filas, vuelven a ser los indiscutibles favoritos al anillo. Primero porque son los vigentes bicampeones y, pasado un mes de competición, porque ya lideran como siempre la conferencia Oeste con 11 victorias y 2 derrotas, números a los que nos han acostumbrado en el último lustro. La incorporación de DeMarcus Cousins, todavía inactivo por lesión, es la guinda del pastel que sitúa a los de la bahía muy por encima del resto, también entre las casas de apuestas.

Un buen ejemplo es esta página, que contiene datos actualizados conforme van pasando las fechas y los sucesos en la NBA. Los Warriors son holgadamente los favoritos al título con una probabilidad de -160, seguidos ya de lejos por los Toronto Raptors, a quienes las probabilidades sitúan en un +880 por el momento tras superar durante los primeros compases de la temporada a otros equipos que partían por delante en la lista de contendientes durante la pretemporada. Ah, y no hay que olvidar que tanto Stephen Curry, Kevin Durant y Klay Thompson (récord de triples NBA, con 14) han empezado el curso como un tiro. Si son una constante, nadie les desbancará en el Oeste, y menos viendo como están por ahora los Houston Rockets.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73953″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

2. Toronto Raptors

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542082662959{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Los canadieneses van como un tiro y tienen el mejor récord de toda la liga (12-2). El acople de Kawhi Leonard, ya convencido de que mientras reflexiona sobre su futuro en la agencia libre del próximo verano, quedarse en los Raptors le puede acercar más que cualquier otra opción a su segundo anillo de campeón. Tercer mejor ataque de la liga y novena mejor defensa, parece que las piezas encajan mejor que nunca. A pesar de la importancia de Kawhi y la incorporación del experimentado Danny Green, quizás es la irrupción de Pascal Siakam como ala-pívot titular (13.4 puntos, 6.7 rebotes y 2.1 asistencias en 27.9 minutos por partido) la que está generando más revuelo en Toronto.

Esta aparición del jugador de tercer año ha permitido consolidar a Serge Ibaka como cinco titular, mientras que Jonas Valanciunas, bajo las órdenes del nuevo entrenador principal Nick Nurse (asistente ofensivo del equipo desde 2013), acumula números para ser candidato a sexto hombre del año en su nuevo rol desde el banquillo. De momento, en Toronto pueden estar bien contentos. Mirando el talento y los resultados, los Raptors están ahora a la cabeza del resto de aspirantes al anillo, y las matemáticas ya apoyan su candidatura por encima de los Celtics.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73955″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

3. Boston Celtics

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542082964221{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Empezaron el curso a la cabeza de los demás aspirantes, pero su inicio ha sido más flojo de lo esperado (7-6). Eso sí, su base es una férrea defensa, la cuarta mejor de la liga por el momento. Su problema, que a pesar de contar con portentos ofensivos como Kyrie Irving y Gordon Hayward, siguen siendo de los peores equipos arriba (24 de 30). La mayoría de sus encuentros se han resuelto por un margen escueto, y a pesar de haber derrotado a los Milwaukee Bucks y los Philadelphia 76ers, han caído frente al resto de aspirantes a los que se han enfrentado: Utah, Denver, Indiana y Toronto.

“Estamos lejos de donde queremos estar, y lejos de ser realmente muy buenos”, declaró Brad Stevens recientemente sobre su equipo. Hayward e Irving van tanteando su juego poco a poco tras volver de una larga ausencia el primero y una doble intervención quirúrgica en verano el segundo. Marcus Smart metió cizaña y declaró que sus compañeros y él deberían empezar a apretar el culo y dar el 100% en todos los partidos. El mantra más repetido de momento en Boston es que “la temporada es muy larga, tío”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73957″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

4. Houston Rockets

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542082852115{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]¡Houston, Houston, tenemos un problema! El inicio de los Rockets ha sido el más decepcionante entre los grandes candidatos al anillo, y el único equipo capaz de poner en duda el reinado de los Warriors en el Oeste. El año pasado, la lesión de Chris Paul (precisamente muy flojo en este comienzo de año) en las Finales de Conferencia cambió el designio de una eliminatoria en la que Houston había puesto contra las cuerdas a los campeones, forzados a jugárselo a todo o nada en el séptimo partido.

De momento, un récord negativo de 5-7 y una duodécima posición el Oeste son una mala señal del reforzado proyecto de los tejanos, que este verano añadieron a Carmelo Anthony –del que ahora se discute su salida del equipo– para generar su versión del Big Three con Paul, el MVP James Harden y el alero proveniente de una decepcionante campaña con Oklahoma City Thunder. Las lesiones de Eric Gordon y Nene Hilario han afectado a la plantilla, también las salidas de Luc Mbah a Moute y Trevor Ariza. Los Rockets parecen padecer a estas alturas falta de profundidad, un problema que podría repetirse bien entrada la temporada y cuando cada detalle importa. En vez de sumar, quizás Houston es de los contendientes que ha perdido mayor potencial.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73958″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

5. Milwaukee Bucks

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542082929248{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Los Bucks tienen quizás el mayor potencial entre los candidatos al anillo en 2019. Es decir, son el equipo que más puede crecer, sobre todo de la mano de un Giannis Antetokounmpo que ha empezado el curso en plan MVP (25.7 puntos, 13.4 rebotes, 5.5 asistencias por partido) y de un núcleo joven que está confirmando lo que se veía sobre el papel en la pretemporada.

Hace un par de días, derrotaron con solvencia a los Warriors (con lesión de Curry) por 134-111 bajo la anotación de un Eric Bledsoe enchufadísimo en este inicio de temporada y un solvente Khris Middleton. Lo más interesante del inicio de los Bucks es que parecen confirmar que están listos para ir un paso más allá en sus aspiraciones, con un plantel consolidado como demuestran las participaciones de su base titular, Malcom Brogdon, que está clavando sus números del curso sophmore y explica la estabilidad encontrada por los hombres de Mike Budenholzer. De momento, fueron el primer equipo capaz de derrotar a los Toronto Raptors –que no contaron con Kawhi, pero Milwaukee no contó tampoco con Giannis–. Una declaración de potencial y perspectivas encontradas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73959″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Otros candidatos

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1542136443708{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Aunque las casa de apuestas todavía ponen a Los Angeles Lakers de LeBron James por encima de muchos otros equipos más curtidos y rodados, se antoja difícil, y más tras comprobar su comienzo accidentado, que los angelinos puedan transformar las matemáticas de las probabilidades en certezas. Por delante, en el Oeste, hay otros aspirantes con razones de mayor peso para llegar lejos en los Playoffs. Los Utah Jazz de Ricky Rubio son uno de los grandes elementos disruptivos de la conferencia, y si las lesiones les respetan (algo que no ocurrió antaño), pueden ser los grandes animadores de la fase final en el Oeste. Mantienen núcleo y ven como su joven estrella, Donovan Mitchell, encara su segunda temporada con todos los galones de líder.

Otros que debemos mencionar en el Oeste son los Oklahoma City Thunder, que se desvincularon de Carmelo Anthony y, según la mayoría de expertos, eso significaría un paso adelante para ellos. Ataques más ordenados, con Paul George y Russell Westbrook a la cabeza. El dúo podría llegar más lejos que el trío de antaño, o eso dicen los números a pesar de que la cohesión del equipo sigue bajo un intenso curro: Dennis Schröder y Westbrook todavía no conectan en pista (-12 de eficiencia juntos en pista), por poner un ejemplo.

Y no, no estamos locos ni nos olvidamos de los Philadelphia 76ers, que acaban de añadir a Jimmy Butler a su largo proceso rumbo al campeonato, un subidón de clase que han pagado también con algo de fuego exterior: Dario Saric y Robert Covington, titulares en su campaña de 52 victorias del curso pasado, son ahora activos de los Wolves. Los Sixers están a la altura de los Bucks en cuanto a potencial, y podrían perfectamente haber entrado en nuestro Top 5 de candidatos al anillo. Están allí, a la altura, aunque con el movimiento de varias piezas y la adición de Butler, un terremoto emocional en Minnesota, proporcionan nuevos elementos de incógnita. Su inicio de campaña, un 8-6, no es malo ni es bueno. Todavía hay que convertir las expectativas en hechos, algo que ya han logrado sus grandes rivales en el Este. Incluso los Indiana Pacers, a quién nadie sitúa en esta conversación, están de momento por encima.

En todo caso, candidatos puede haberlos muchos, pero lo de los Warriors no tiene nombre. Un equipo que ganó 73 partidos y luego fichó a Kevin Durant, un equipo que ganó dos títulos consecutivos y ahora ha añadido a una bestia de la pintura como DeMarcus Cousins. Rascarles un par de encuentros en los Playoffs ya será toda una gesta. Las migas, o el consuelo, parece encontrarse en una competida y entretenida conferencia Este: ¿Quién sustituirá al Rey y los Cavaliers, únicos antagonistas hasta antaño de la dinastía de Curry y compañía?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row]

Tex Winter y el triángulo de los ídolos

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541280758328{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En unos días hará un mes que el baloncesto perdió a uno de sus hombres más importantes de las últimas décadas, un hombre que triunfó, sin embargo, como secundario. Morice Frederick Winter, más conocido como Tex Winter, fue el creador del triángulo ofensivo, el sistema de juego más laureado de las tres últimas décadas NBA. Falleció el pasado 10 de octubre a los 96 años.

Winter, mentor y asistente de Phil Jackson con los Chicago Bulls y Los Angeles Lakers, fue el encargado de enseñar a dos genios individuales de qué iba el juego en equipo. Michael Jordan y Kobe Bryant hubieran ganado títulos con o sin el sistema, pero probablemente no hubieran alcanzado cotas tan altas si no hubieran escuchado, durante el largo de su carrera deportiva, los consejos de Tex. A través de lo colectivo llegaréis a metas más lejanas.

“Es un purista del baloncesto y quiere que el juego se juegue de forma correcta en todo momento”, explicaba Kobe Bryant a NBA.com durante la campaña de su cuarto anillo, el primero de Pau Gasol. “Cuando llegó aquí [LA] por primera vez, él y yo solíamos hacer sesiones de vídeo individuales a diario. Veíamos los partidos de principio a fin y él simplemente compartía muchísimos conocimientos conmigo”. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73787″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541280921621{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Entrenador de entrenadores

Winter fue un buen entrenador universitario, con un récord global de  453–334 (.576), y una aparición en la Final Four con Kansas State. Se dedicó a las banquillos seis décadas, y en 1962 publicó The Triple-Post Offense, los cimientos de su enfoque baloncestístico. Su única aventura como entrenador principal en un banquillo NBA fue corta y nada fructífera, entre 1971 y 1973, acumulando un récord de 51 victorias y 78 derrotas con los Houston Rockets.

La historia podría haber acabado en una gran pérdida, ya que Winter contemplaba dejar el baloncesto por completo tras varios años sin obtener grandes resultados una vez retornado a la NCAA. En 1985, Jerry Krause, GM de los Bulls del jovencísimo Michael Jordan, le pidió a Winter que se uniera al equipo de asistentes de Chicago para ejercer, según palabras de Phil Jackson, de entrenador de entrenadores. Krause le suplicó ni que fuera dos o tres años, que al final fueron 14. Su relación con Stan Albeck y Doug Collins, predecesores de Jackson en el cargo, fue poco profunda, pero con el maestro Zen entabló un vínculo de nueve anillos.

Tex y yo teníamos una relación muy profunda, sencillamente porque yo no era muy buen entrenador y no tenía demasiado conocimiento. Él tenía mucho conocimiento”, contaba Jackson de su relación en Chicago con Winter. “Solíamos decir que no había nada que pudiera gobernar a Tex. Él decía lo que su mente impulsivamente le pedía decir, y era como la mente de los dioses del baloncesto. Si jugabas contra las reglas del juego, él te lo iba a comentar”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73791″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281235363{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Ese carácter que comenta Jackson le ganó una reputación con sus grandes estrellas. «No le importaba si era Shaq o Kobe, incluso Phil», comentaba Derek Fisher en 2009, cuando el preciado asistente permanecía en casa por problemas de salud y sus Lakers le echaban de menos. «Él iba a decir lo que tenía que decir. A este nivel, es una experiencia refrescante de la que formar parte».

Michael Jordan explicó que aprendió mucho bajo las órdenes de Coach Winter. “Era un trabajador incansable, siempre centrado en los detalles y la preparación, un gran profesor. Tuve suerte de jugar para él”.

Winter coincidiría con las palabras de su pupilo más ilustre, del que también se sintió afortunado de tener bajo su cobijo. “Sería un idiota si dijera que el triángulo creó a Michael Jordan”, pero de bien seguro que le ayudó a llegar donde llegó”, comentaba Tex. No era un idiota y parte del gran éxito del sistema fue la gran capacidad de persuasión de Jackson, que convenció a su 23 a que renunciara a potenciales de su juego eterno para permitir el mejor encaje de todas las piezas del equipo. Otra gran parte del éxito fue, claro, contar con Jordan y con el talentoso grupo que fueron aquellos Chicago Bulls, equipo histórico donde los haya.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73788″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281418769{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En una entrevista de 1999 para SLAM, Winter compartía reflexiones sobre el gran –pero mal entendido, decía él– éxito de su sistema, que fue aplicado o adaptado por varios equipos tras la doble dinastía de Chicago que dominó de cabo a rabo los noventa:

Cada vez vemos más y más partes fragmentadas del sistema apareciendo todo el rato, pero en general se ha bastardizado. Me siento halagado de que piensen que es una solución en cualquier situación, pero lo entrenadores no parecen del todo capaces de enseñar el sistema. Se hincha hasta convertirse en algo demasiado complicado, pero pienso que es algo muy simple. No soy el tipo más brillante del planeta. De hecho, soy más bien ingenuo, así que tampoco puedo haber armado algo demasiado complejo. Es algo distinto. La mayoría de nuestros jugadores ahora aprenden a jugar en ligas de verano y canchas de la calle, sin demasiada estructura en los partidos, así que desarrollan talentos en el uno contra uno, jugando en congestión, y desafían muchos principios de las buenos ataques en equipo. En consecuencia, estos jugadores las pasan canutas cuando les pides que se conviertan en un dedo dentro de un guante, en vez de una entre cinco manos.

Todo está radicado en unos principios muy básicos, como el movimiento de pelota y jugador con motivo; buenas posiciones de rebote ofensivo; espacio, para que los equipos contrarios pasen un mal rato si quieren doblar a la pelota; y penetración –un ataque no es bueno si no hay una oportunidad de penetrar. Te diré cuán simple es. Se usa mucho entre los entrenadores de instituto que tienen niños aprendiendo a jugar. Ellos son perfectos porque no tienen malos hábitos todavía.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73790″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281597569{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Después de leer su explicación a sus fundamentos resumidos, es evidente que hoy en día los tiros van más por el talento individual potenciado y, claro, por una tendencia hacia el tiro exterior liderada por Stephen Curry y sus todopoderosos Golden State Warriors. Steve Kerr, por cierto, fue uno de los pupilos favoritos de Winter, ya que era de los que mejor aplicaban su sistema.

¡Y qué sistema! Once anillos –nueve con él en el banquillo junto a Jackson, ya que un ictus le apartó del día a día–, seis con los Bulls y cinco con los Lakers. En el camino, su predicamento iluminó el camino a dos talentos rebeldes como Jordan y Bryant, además de proponer dúos para la historia: Jordan-Pippen, Bryant-O’Neal y Bryant-Gasol. La lista de secundarios, empezando por Kerr, también es de primera categoría: John Paxson, Derek Fisher, Horace Grant, Lamar Odom, Dennis Rodman, Robert Horry, Toni Kukoc…

Con nueve –u once, como prefiráis vosotros– anillos en su palmarés, y con la papeleta de enderezar el camino primero a Phil Jackson, dios entre los entrenadores de la NBA, y luego adiestrar a otros dos ídolos en el Olimpo como Jordan y Bryant, ¿quién podría negar que Tex Winter fue uno de los mejores entrenadores de la historia?

Su legado, en nuestra memoria, en el Salón de la Fama Naismith y también en los libros de historia del deporte, quedará a salvo. Tan simple y a pesar de ello tan temible, el triángulo ofensivo quedará para siempre. Un triángulo único, el triángulo de los ídolos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwY2xhc3MlM0QlMjJzY3JpYmRfaWZyYW1lX2VtYmVkJTIyJTIwdGl0bGUlM0QlMjJFeGNlcnB0cyUyMGZyb20lMjBOQkElMjBDb2FjaGVzJTIwUGxheWJvb2slM0ElMjAlMjBQaGlsJTIwSmFja3NvbiUyMGFuZCUyMFRleCUyMFdpbnRlciUyMGRpc2N1c3MlMjB0aGUlMjBUcmlhbmdsZSUyME9mZmVuc2UlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnd3dy5zY3JpYmQuY29tJTJGZW1iZWRzJTJGODc5ODc0MyUyRmNvbnRlbnQlM0ZzdGFydF9wYWdlJTNEMSUyNnZpZXdfbW9kZSUzRHNjcm9sbCUyNnNob3dfcmVjb21tZW5kYXRpb25zJTNEZmFsc2UlMjZhY2Nlc3Nfa2V5JTNEa2V5LTFwOW85ZjZkOXNxNWFrczUzNzVsJTIyJTIwZGF0YS1hdXRvLWhlaWdodCUzRCUyMnRydWUlMjIlMjBkYXRhLWFzcGVjdC1yYXRpbyUzRCUyMm51bGwlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMTAwJTI1JTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNjAwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNF[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73801″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541364400530{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]P.D. Si queréis leer más sobre el triángulo ofensivo, esta investigación de The New York Times resulta amena e interesante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Las zapatillas que más verás en la temporada NBA 2018-19

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540435547983{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Este año es un año de locura en la NBA y otra vuelta de tuerca al potencial comercial de las zapatillas que calzan sus estrellas. La liga estadounidense ha levantado la restricción de colores y diseños que imponía a los jugadores en anteriores años, con lo que la creatividad y expresividad de sus profesionales saldrá a relucir más que nunca esta temporada –esta apertura, por cierto, la estrenaron hace ya dos años las jugadoras de la WNBA, pioneras en este sentido–.

También hay que destacar que el año pasado, por ejemplo, LeBron James calzó 51 versiones de las LeBron 15, saltándose la restricción de los colores de equipo en varias ocasiones. Hay normas y normas. En todo caso, este año hay pocas palabras incluídas en la lista de prohibiciones que tienen las marcas –una lista con obviedades como evitar cromados, protuberancias puntiagudas o introducir logotipos de terceros sin previa aprobación de la liga–.

Así que es hora de dejar volar la imaginación y fijarse mucho en las zapas. A continuación daremos un repaso a lo que proponen las principales marcas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73620″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Nike

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540440603076{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

LeBron 16

El hombre del momento… bueno, y de los últimos años claro. Con su fichaje por Los Angeles Lakers y la vuelta de la marca del swoosh a la indumentaria en pista de la NBA, las zapas de LeBron James se han convertido en el punto de partida de todas estrategias de marketing. El diseño original es austero, pero al Rey le encanta jugar con los motivos y los sucesos de su entorno, con especial compromiso ante asunto raciales y sociales. En su debut en el Staples Center, calzó las LeBron 16 ‘King’, que recuerdan su famoso poster de 2003, cuando se presentó ante el gran público vestido de Rey junto a varios leones.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73618″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540440589665{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Kyrie 5

La mayoría de expertos / freaks de las zapatillas NBA afirman que la línea de Kyrie es la más completa del momento, también una de las más vendidas desde su debut en 2014. El año pasado le vimos poco, pero para diciembre Nike planea sacar al mercado las Kyrie 5, que arrasarán fijo. Al no haber imágenes buenas de lo que nos espera, nos contentamos con la elección del rookie Luka Doncic, unas Kyrie Low ‘Retro Glow’ con los colores de los Mavs, aunque también ha lucido ya unas Hyperdunk customizadas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73617″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540436755205{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Nike Kobe AD

Kobe Bryant ya no está en el día a día de la competición, pero su influencia persiste y su línea sigue siendo de las más preciadas de toda la liga. Quién luce sus zapas estos días es el joven Laker Kyle Kuzma, que además ha fichado por GOAT, empresa de venta online de zapatillas, mientras mantiene su contrato con Nike. Esto significa que este año va a lucir muchas retros distintas, se presupone, y que se va a llevar una buena pasta de más a casa. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73631″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73634″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Adidas

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540437784225{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Dame 5

La marca alemana tiene previsto lanzar las Dame Lillard 5 en 2019, de las que oficialmente solo tenemos un boceto sacado de su catálogo de baloncesto. Las zapas del base de Portland son de las más valoradas por los especialistas por su consistencia y storyline.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73636″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540437915828{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Harden Vol. 3

Adidas tiene el foco puesto, claro, en potenciar los pies del flamante MVP de la NBA, James Harden. El base de los Houston Rockets luce ya las Harden Vol. 3 ‘Cosmos’ y ‘Voyager’, ya a la venta en el mercado estadounidense. La marca recuperó este verano a John Wall, aunque de momento no se ha anunciado ninguna zapa personalizada para el astro de los Washington Wizards, y algunos rumores dicen que tendrá una línea off-court y usará otros modelos de la marca en la pista.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73612″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73611″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Jordan

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540438266317{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Why Not Zer0.1

¿Qué decir de las novedades de Jordan Brand? Los modelos retros siempre tiran de la marca del Jumpman, pero la idea de Russell Westbrook con sus Why Not Zer0.1 ‘do you’, que vienen en línea monocromática (blanco, gris cemento, negro o rojas) e incluyen rotuladores para personalizarlas al gusto del consumidor. Una idea interesante, aunque no para todo los gustos dada la estridencia del estilo del astro de los Thunder. Pero vaya, why not?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73610″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73613″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Under Armour

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540438614753{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Curry 5

Joel Embiid, fichajazo gordo de la pretemporada en cuanto a pies se trata, ya luce en la pista las zapas de la marca (ver arriba) que sumó mucha fuerza gracias a su apuesta por un tal Stephen Curry. Del base de los Golden State Warriors siguen saliendo distintas versiones de las Curry 5, unas zapas mucho más acertadas que anteriores ediciones de la signature model del genio de la bahía. Las de las Finales 2018 son bien estridentes pero también bien guapas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73609″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73641″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Puma

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540439040748{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Clyde Disrupt the Court

DeMarcus Cousins, el fichaje más relevante de la marca a pesar de que momento se mantiene apartado de la competición por lesión. Con su incorporación a los Warriors, PUMA tendrá un firme aspirante a campeón NBA en su nómina, en una apuesta fuerte, quizás la más sólida, por discutir el liderazgo de Nike y Adidas en la liga y que incluye el asesoramiento de Jay-Z. La línea que han presentado es, sinceramente, aire fresco dentro del mercado. En el pasado tuvieron problemas de rendimiento y atletas con dolores en el pie –notablemente Vince Carter– algo que no deberían repetir para no pegarse un tiro en… sí, en el pie. El look no lo es todo, así que veremos como les va la renovada apuesta por entrar en la liga de la mano de Cousins y los top picks del draft DeAndre Ayton y Marvin Bagley III.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73608″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73643″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

BBB

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540439497597{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

ZO2.19

La marca de la familia Ball estrenó ya las Lonzo ZO2.19, aunque no se sabe si las lucirá en cancha con regularidad o allí seguirá con las Kobe que lució en su curso de debut. De momento se le ha visto con ambas, también un regular de las Kobe AD, así que veremos… Sí que sabemos una cosa: ¡que cuestan 200 dólares![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73614″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][vc_empty_space empty_h=»2″][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73637″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_custom_heading text_size=»fontsize-160206″ text_space=»fontspace-210350″ text_font=»font-156269″ text_weight=»300″ text_transform=»uppercase»]

Menciones

[/vc_custom_heading][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540439673068{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Anta GH1

Gordon Hayward se convierte en el referente de la marca china en su apuesta NBA, y ya tienen sus signature 1. Un poco meh, pero era importante destacar la incursión de este fabricante chino en el mercado. [/vc_column_text][vc_single_image media=»73648″ media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1540509989906{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

¿Quién será el rey de las zapas?

El año pasado, todo el mundo se fijó en los pies de P.J. Tucker para encontrar los diseños más locos de la liga en cuánto a colorido, estampados o sobriedad. Evidentemente, con la apertura de la normativa, la lucha será mucho más abierta e incluso tipos como LeBron podrían liderar la contienda.

Entre otras incógnitas está el saber cuándo saldrán las primeras zapas de Giannis Antetokounmpo o si Donovan Mitchell será la próxima joven estrella en sellar su contrato con signatures como en su momento lo hicieron Damian Lillard o Derrick Rose. Para resolver estas dudas, solo cabe esperar.[/vc_column_text][vc_single_image media=»73645″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73673″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

El último reto de LeBron James

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539368449138{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Este año serán 34 tacos. LeBron James envejece, aunque sus ocho finales NBA consecutivas parecen haberle congelado en el tiempo. Pregúntate una cosa: ¿Dónde estabas hace doce años? Quizás sentado en el sillón viendo a un Rey todavía tierno, y sin embargo tan letal y ya plantado en su primeras Finales NBA. Desde que debutó, 13 temporadas atrás, el 23 solo ha fallado cuatro veces a su cita con el mayor escenario del baloncesto norteamericano.

Su historia se podría dividir en tres etapas hasta ahora: el quiero y no puedo en su Akron natal; la decisión de formar un superequipo; y el retorno para querer y, al fin, poder. De allí han salido varias versiones del LeBron jugador y del LeBron atleta, del LeBron amado y el LeBron odiado.

En líneas generales, podríamos decir que el Rey autoproclamado se ha ganado a pulso su coronación a base de sudor, talento y perseverancia. Ante los omnipotentes Warriors, James se ha erigido como el único hombre capaz de derrocar la hegemonía de una dinastía que, de momento, no atisba su horizonte.

La etapa que empieza en el curso 2018-2019 es, para el 23, el último gran reto de su carrera. El proyecto al que se ha sumado LeBron es de futuro, un futuro para él ya limitado. «No soy un tipo paciente, pero entiendo que debo serlo. También tengo que ser paciente conmigo mismo, porque esto es un nuevo comienzo para mí», reflexiona él.

El legado del jugador más importante de la NBA en el siglo XXI se dirimirá en los cuatro años que dura su contrato con Los Angeles Lakers. Si el cuerpo le sigue bendiciendo en pista, podría colgar las zapatillas con 37 años y un nuevo título de campeón de la NBA, el único resultado que le proporcionaría eterna gloria. La jugada es arriesgada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»73385″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539372911503{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Los peores Lakers son historia

En los primeros 65 años de existencia de la franquicia, Los Angeles Lakers solo faltaron a su cita con los Playoffs en cinco ocasiones, las mismas que han faltado de forma consecutiva desde 2013. Con la simple firma de James, el mejor de su generación y un fijo en la conversación de los mejores de la historia, los Lakers pasan de la irrelevancia a la postemporada.

Todo el mundo asume que un equipo con LeBron llegará a los Playoffs. Los GMs de la liga, por ejemplo, predijeron que podrían colarse hasta en la quinta posición. Él también espera eso, aunque supo ser prudente en su primera rueda prensa de púrpura y oro:

“No creo que el único indicador de éxito de una temporada sea el ganar un campeonato. Solo hay un campeón, pero eso no significa que no seas exitoso. Habrá victorias y derrotas, pero lo que controlas es cómo preparas cada día».

Los Lakers son todavía muy frescos e inexpertos con su apuesta por Lonzo Ball, Kyle Kuzma y Brandon Ingram. Tendrán al profesor ideal para subir la exigencia y aprender sobre los sacrificios necesarios en las campañas de campeonato.

Se habla poco de las posibilidades de que hagan algo importante este año. Llegar a segunda ronda ya sería un bombazo, o así se ha establecido entre el establishment. Hay scouts que piensan que el equipo es más potente que los Cavaliers de los últimos años.

La cuestión es si la banda que han montado los Lakers alrededor del 23 puede compararse con la banda que montó los últimos años Cleveland Cavaliers. A los angelinos se suman veteranos como Rajon Rondo, Lance Stephenson y Javale McGee. ¿De manicomio? Bueno, los Cavs ya tenían lo suyo con J.R. Smith.

Lo que sí que es evidente es que, de Este a Oeste, la competencia varía un trecho. En el salvaje occidente estadounidense, ya solo entrar en los Playoffs puede depender de un par de días malos. Y la alfombra roja hacía las Finales de Conferencia desaparece. «Si este equipo estuviera en el Este, todo el mundo diría que LeBron iba camino de sus novenas Finales consecutivas. En el Oeste quizás no lleguen ni a los Playoffs», opina otro scout en Sports Illustrated.

El reto es mayúsculo se mire por dónde se mire. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-101110″ medias=»73383″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTcyNTZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In0sIjU3MjU0X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1NzgyMl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4MjdfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In0sIjU3ODI2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1NzgyOF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTc4MjNfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3OTAwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5OV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OThfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539373296289{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

La fórmula, esperar a su ‘Shaq’

Los Lakers que brillaron en el despertar del milenio fueron cosa de dos talentos indomables. Kobe y Shaq fueron la fórmula principal de ese equipo que recuperó el brillo histórico de la malla púrpura y oro. Ahora, LeBron estará pensando en uno de los grandes nombres de la agencia libre del próximo verano para volver a soñar con el anillo.

James debió hablar largo y tendido con los dueños de los Lakers y con Magic Johnson, que bien sabe de baloncesto y negocios. LeBron llega a una ciudad donde podrá construir su imperio mediático y donde juntará a su familia, factores que ya deslizó como principales preocupaciones de futuro tras acabar abatido las pasadas Finales de la marmota ante los Warriors.

Los Lakers le habrán prometido grandes cosas para la 2019-2020, ya que por edad y ambición, LeBron no querrá esperar mucho más para volver a las Finales. En el horizonte de nombres están Kawhi Leonard, Paul George, Kyrie Irving, Jimmy Butler, Kevin Durant, Demarcus Cousins o, porqué no, Marc Gasol. También fue exitoso el tándem Kobe-Pau, y el mediano de los hermanos se habrá ganado a pulso un par de años fuera de Memphis –y su amada afición– para vivir por fin unas Finales NBA. LeBron necesita en sus equipos gente con cabeza, y Marc sería precisamente eso.

Rajon Rondo decía el otro día que en el avión, después del partido, que caminó arriba y abajo por el pasillo y vio a todo el mundo repasando la cinta del partido. En 13 años, nunca había visto algo parecido. Javale McGee en B/R

En todo caso, el contrato de cuatro años –con opción de jugador en el último– que ha firmado LeBron es el más largo de su carrera desde que firmó con Miami en 2010. Hay un compromiso firme, parece, y eso da espacio para negociar a las oficinas de Magic y Rob Pelinka.

Por el momento, LeBron deberá trabajar para implantar su mentalidad ganadora entre el joven ganado angelino y confiar en que promesas de la segunda unidad, como Josh Hart, puedan llegar a ser todo lo que los expertos decían y dicen de ellos.

«Gracias a Dios que le contratamos», pensaba en voz alta Magic Johnson en referencia a su joven núcleo de jugadores. «Cuando juegas contra LeBron, mejoras». Ahora, eso será un hecho diario para toda la plantilla en las instalaciones de entrenamiento de El Segundo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73386″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiIxMiJ9LCI3MzM4Ml9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjUifX0=»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539373039835{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Mediáticos de nuevo

«Creo que es bastante guay». Así definió Klay Thompson, de los Golden State Warriors, el movimiento de LeBron a L.A. «No creo que nadie se lo hubiera imaginado al inicio de su carrera en Cleveland, pero añade mucho interés a la liga, y los Lakers están a punto de encontrarse con la habitual cobertura mediática a la que yo estaba acostumbrado cuando crecía».

Es interesante fijarse en las expectativas de los Warriors ante estos nuevos Lakers, que les ganaron por 113-124 en su primer duelo durante la pretemporada, a su vez el más visto de la historia en ESPN. Ese dato denota la relevancia que ha devuelto James a la legendaria franquicia.

Steve Kerr, por ejemplo, dejó claro que ahora ambos equipos se veían en el mismo escalón por primera vez en la historia de la liga. «Estoy seguro que los Lakers nunca nos vieron como un rival cuando ellos dominaban. Será divertido. Misma división y ambos equipos con mucho talento. La atmósfera de los partidos será genial».

Andre Iguodala, un tipo cerebral dentro y fuera de la cancha, también se toma muy en serio lo que significa tener a LeBron a pocas millas de distancia. «Todo lo que tenga que ver con él, uno asume que será bueno con su ADN y lo que aporta al equipo. Cabe esperar grandes duelos y grandes partidos».

Luke Walton, ex-asistente de Steve Kerr en los Warriors y entrenador del nuevo Showtime, promete diversión y resultados. «Queremos alcanzar los Playoffs y queremos llegar frescos y preparados para hacer un poco de daño cuando lleguemos allí… Quiero crear una cultura de la alegría igual que cuando estaba con Steve. La alegría no es tontería. La alegría es divertirse mientras haces el trabajo, para que no parezca un trabajo».

El escenario está dispuesto para que el día 16 de octubre el espectáculo empiece con un panorama renovado, y con el mejor jugador del siglo XXI, LeBron James, dando poder y expectativas a Los Angeles Lakers, que recuperan todo el brillo en su púrpura y oro.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73387″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

Nueve supervivientes (V) – Manu Ginóbili

Hogar de lo estrafalario, Estados Unidos es un lugar donde no sólo reinan la diversidad y el multiculturalismo, también lo hace el delirio. Su condición de nación joven, de padres varios, unida a toda la convulsión sociopolítica de los años 70’ y 80’, proclamó en su sociedad un aperturismo de incuestionable bien para muchos, pero también venenoso para otros. Entre los clanes dedicados al sector del espectáculo –hablése de artistas, músicos, literatos, deportistas, actores, etc-, la fama y la fortuna monetaria resultaron ser desafortunadas zancadillas al profesionalismo. En el baloncesto norteamericano del siglo XXI se amontonan carreras truncadas, personajes ebrios y cuentas bancarias en quiebra. Juguetes rotos, como dicen los ‘peliculeros’.

Los relatos de este género se suceden con tanta frecuencia que la debacle se ha convertido en algo casi natural para un jugador de la NBA. Entre marzo del 76 y agosto del 78, sin embargo, nacieron nueve individuos que niegan esa premisa. En el hervidero de talento más caliente del planeta, resisten en base a un intelecto al que no derriten los años. Conozcamos su origen.

Bahia-Blanca-Manu


Parte V: Bahía Blanca, Buenos Aires, julio 1977

Jorge Ginóbili no quería llamar a su hijo Emanuel. “Lo van a llamar Manolo”, protestaba Yuyo, como le llamaban a él sus amigos. El trato, no obstante, era que si el bebé era varón la decisión le correspondía a Raquel, su mujer. “En realidad estábamos seguros de que venía el tercer varón”, reconoce hoy Jorge. Así las cosas, el 28 de julio de 1977 nació el diminuto Emanuel en el Hospital Italiano de Bahía Blanca, una ciudad de 300.000 habitantes al sudoeste de la provincia de Buenos Aires, y que a pocos kilómetros de la Patagonia, cuenta con un puerto considerado uno de los enclaves comerciales más importantes de Argentina.

Manu, que no Manolo, como temía su padre, se integró de inmediato en el 14 de la calle Pasaje Vergara, a apenas una manzana de la sede del Club Bahiense del Norte, equipo que su abuelo había cofundado y donde su padre, después de servir como jugador y como director técnico, ahora era presidente. “Yo nací con una pelota de basquetbol en las manos”, cuenta Manu, abocado a una estirpe ligada al deporte de la canasta en casi toda su genealogía. Sus hermanos mayores, Leandro (1970) y Sebastián (1972) ya pasaban todo el día en las canchas del Club, y pronto se uniría ellos.

Emanuel Ginobili - Virtus Kinder pallacanestro Bologna 2000/2001 - Roberto Serra / Iguana PressCon tres años, todavía con dientes de leche, Manu ya estaba aprendiendo a botar la pelota anaranjada. “Uno lo hace por imitación”. Su entorno le fue de ayuda, claro. Su padre le traía avances que llegaban de EEUU al Club, como unos anteojos que impedían mirar hacia abajo, que obligaban a quien botaba a hacerlo mirando hacia el frente; ó como una especie de guantes que sólo permitían tocar la pelota con la yema de los dedos, lo idóneo para tener la máxima sensibilidad en el contacto con ella.

Durante toda su infancia, Enmanuel fue desarrollando paulatinamente un talento precoz en todo lo que puedan ser consideradas dotes baloncestísticas, pero su altura y su condición física no parecían resultarle suficientes. “A los trece o catorce años era muy chiquito, muy flaquito. Con cualquier choque me tiraban”. Manu siempre era el más pequeño en tamaño de su promoción, y eso le generó un sentimiento de frustración, de celo hacia sus hermanos, que ya habían dado entonces sus primeros pasos en el profesionalismo. El menor de los Ginóbili estuvo durante años haciendo marcas en la pared de su cocina. De repente un día esa contención se rompió, y entre los dieciséis y los dieciocho años Manu creció 25 centímetros. “Era excitante ver cómo la marquita subía en cuestión de semanas”, recuerda. También por entonces empezó a ver el fruto de las pesas que llevaba unos años haciendo.

A los dieciocho años, para la inquietud de su madre, salió de su ciudad para emprender su camino en el campeonato nacional argentino, y marchó a la región de la Rioja, donde jugaría para el Club Andino. Allí sólo estaría un año antes de regresar a Bahía Blanca, donde jugaría para Estudiantes. Su nivel se distanció rápido del de sus compatriotas, y ya con el biotipo necesario para ser un baloncestista diferencial, Manu marchó a Italia.

Manu-Estudiantes

En el verano de 1998 ingresó en el Reggio Calabria, pero tan pronto rompió los moldes que en el de 2000, después de haber sido elegido en el Draft de la NBA, pasó a formar parte de las filas del Kinder Bolonia, un equipo de jerarquía contrastada en el país de la bota, y Ginóbili completó allí un bienio legendario. No tanto por los títulos (una Liga italiana, dos Copas y una Euroliga) sino por la impresión visual que dejó patente. Uno revisa en Youtube hoy los vídeos de aquellos dos cursos en Bolonia y no da crédito. Manu embestía a las defensas como no se ha visto hacer a otro jugador en Europa en los últimos quince años.

Su talento era tan anómalo y su físico tan abrumador que por momentos resultaba imparable. En 2001, de hecho, fue premiado con el MVP de la Euroliga. Seguramente por eso el choque con el baloncesto estadounidense fue tan áspero. “El juego es de una velocidad que te sobrepasa. En los primeros meses siempre vas a estar un poquito atrás. Ellos son físicamente tan superiores, que uno tiene que entender ó buscar la forma de hacer algo que los demás no hacen. Porque físicamente no tienes chance. Yo en Italia era físicamente muy superior a la media. En cuanto a salto, velocidad, altura. Cuando llegué a la NBA era inferior a la media”.

Miami Heat v San Antonio Spurs - Game 5

Pero Manu se estudió, estudió la competición, y encontró esas tretas para ser igualmente productivo. El balance de su ciclo en San Antonio Spurs son más de mil partidos a su espalda y tres anillos en la estantería, y no menos antológico es el que ha completado con la selección de Argentina. En la historia de Manu Ginóbili hay una dilatada carretera de obstáculos, frustraciones, trabajo en cantidades industriales y altas dosis de inteligencia. Como bien dice su madre, Raquel, “nada es azaroso”.

Más supervivientes: Vince Carter (IV) – Kevin Garnett (III) – Tim Duncan (II)Andre Miller (I)

Esta serie se escribió originalmente en Enero de 2016.