Los Warriors se quedan a un paso de la gloria

Los Golden State Warriors dieron un puñetazo sobre la mesa tras imponerse en el cuarto partido de las finales de la NBA por 108-97 a los Cleveland Cavaliers, y se quedan a una sola victoria de volver a revalidar el título. De hecho, el primer match-ball será en el Oracle Arena, ante su afición, en el que Curry y compañía tratarán de cerrar una temporada mágica y prácticamente irrepetible a la que solo le queda el broche de añadir un nuevo campeonato.

Tras el barrido que sufrieron en el tercer encuentro, en el que fueron superados por 30 puntos de diferencia (90-120), los pupilos de Steve Kerr salieron con otra mentalidad, y sobretodo, con una mayor intensidad que la ofrecida hace dos noches.

Pero sin duda, la clave del partido fue la aparición estelar de Don Stephen Curry. A la cuarta fue la vencida, y el base de Akron mostró el acierto exhibido durante toda la temporada, y triple tras triple, se encargó de castigar a unos Cavaliers incapaces de frenar al base de los Warriors. Curry se enfiló hasta los 38 puntos, con siete triples convertidos, además de repartir seis asistencias y capturar cinco rebotes. Klay Thompson (25 puntos) y Harrison Barnes (14 tantos) también contribuyeron a la causa con cuatro triples cada uno.

Curry Cavs 1

Por su parte, en los Cavs de Tyronn Lue, Kyrie Irving se fue hasta los 34 puntos, completando una gran actuación, mientras que ‘King’ James, que descansó menos de minuto y medio en todo el partido (46:34 en pista), anotó 25.

James no vivió una noche agradable, y estuvo envuelto en un par de polémicas. La primera, un enganchón con Draymond Green en la lucha por un rebote. El ala-pívot de los Warriors ya lo había buscado antes, pero tras la señalización de una falta doble por parte de los árbitros, ambos jugadores se encararon, en lo que supuso, el primer salto de chispas para LeBron.

La segunda acción, en la que también estuvo James como protagonista, tuvo como protagonista a Stephen Curry. Tras un saque de banda en el que Steve Kerr acabó pidiendo un tiempo muerto dada la dificultad del equipo por poner el balón en movimiento, Curry protestó a los árbitros la excesiva agresividad de James en su defensa. El ’23’ de los Cavaliers, lejos de irse al banquillo, no dudo tampoco en encararse con Steph, aunque la cosa no fue a más.

La frustración de LeBron era evidente, ya que los Warriors se volvían a adjudicar un nuevo triunfo por una diferencia abultada, y ante su afición, si Curry vuelve a tener el día, será muy difícil que él y sus Cavs priven a los de San Francisco de su segundo anillo consecutivo.

La imagen

El dato

Con la victoria de los Warriors, la franquicia ha superado el récord que tenían los Bulls de Jordan de la 95-96, en la que conseguieron 72 victorias en fase regular. Aquella temporada llegaron hasta las 87 sumando las de los Playoffs, algo que ya han superado los de San Francisco llegando a 88.

Por otra parte, los de Steve Kerr anotaron 17 triples en el partido, algo que nunca se había logrado en un encuentro de finales de la NBA. Además, el 3-1 no invita al optimismo de unos Cavs que están obligados a ganar tres partidos seguidos si quieren ganar el título. En las 32 ocasiones en las que un equipo ha ido perdiendo por 3-1 en la final, nunca se ha conseguido la remontada.

La cita

«Estoy de acuerdo con que compitamos, pero se ha pasado de la ralla con alguna de sus palabras. Me están dando mucho, pero los árbitros no lo ven así. Es duro jugar 46 minutos y sólo tirar 4 tiros libres», argumentó LeBron James tras el partido. Un LeBron que sin duda no acabó satisfecho con el nivel arbitral del partido.

El Top 5

Los Cavaliers despiertan sin Love ante unos Warriors irreconocibles

Antes de empezar el Game 3 de las Finales NBA 2016 había un par de cosas claras: la primera, que no jugaría Kevin Love por culpa de un fuerte golpe en la cabeza; la segunda, que los Cleveland Cavaliers debían modificar el guión para conseguir arrancar un triunfo a estos Golden State Warriors.

[Bracket de Playoffs]

Así sucedió y por eso ganaron los Cavs por 90-120, aunque lo que quizás nadie esperaba era ver a unos Warriors tan desdibujados sobre el parqué del Quicken Loans Arena. En especial faltó la aportación de Stephen Curry, que al descanso había anotado solamente dos puntos y terminó con 19 (6 de 13 en tiros de campo) que llegaron demasiado tarde. Tampoco estuvieron demasiado entonados ni Klay Thompson (10) ni Draymond Green (6).

La ausencia de Love permitió que los Cavs alinearan a un quinteto más potente defensivamente que permitió menos agujeros a los titulares del rival. La salida fulgurante de Kyrie Irving (16 puntos y 7-9 en en el primer cuarto) enfrió las muñecas de los Splash Brothers y cambió el marco de juego. Al final del período inicial (16-33), la tara era ya muy pesada incluso para un equipo experto en remontadas como Golden State.

El lenguaje corporal de los de Steve Kerr no cambió en todo el choque, y los rostros sonrientes dieron paso a las caras largas y el juego espeso. Sin diversión, los vigentes campeones pierden su esencia. Tyronn Lue movió bien la pizarra y forzó las tuercas a su quinteto titular —que lo hizo literalmente todo hasta el último cuarto— para quitar la alegría a los de la bahía. Esta vez fue Kerr quién se quedó sin ideas, y es que ninguno de sus jugadores respondió al reto para contagiar a los demás.

Klay Thompson tuvo algún amago de racha en la primera parte, que terminó 43-51 y en la que los visitantes lograron mantenerse a tiro gracias a Harrison Barnes y Andre Iguodala. El 27-18 de parcial en el segundo cuarto fue el único momento de debilidad de los Cavs, que necesitaban a un LeBron James hasta entonces escondido detrás del show de Irving.

El Rey apareció en la segunda mitad y acabó como máximo anotador del partido (32 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias). Con él, los Cavs se olvidaron de mirar por el retrovisor y sentenciaron al llegar al último cuarto con una ventaja de 20 puntos (69-89). Pese a la dependencia en sus titulares, los de Ohio contaron por primera vez en la eliminatoria con más opciones que LeBron.

J.R. Smith ejerció de bidón de gasolina en medio del incendio con sus triples (20 puntos y 5-10 desde el perímetro) y Tristan Thompson, que además de sumar en defensa aportó bastante en ataque con 14 tantos, hizo olvidar la ausencia de Love. Kyrie Irving concluyó con 30 puntos y 8 asistencias su exhibición.

En definitiva, la visita a Ohio dio vida a unos Cavs que encontraron la clave de todo en la agresividad. Victoria contundente en un partido «a vida o muerte», como declaró LeBron en la previa, que puede dar alas a los Cavaliers, que viajarán a Oakland con la seguridad de saberse capaces de desdibujar el juego y romper los esquemas del oponente.

¿Dónde está el Curry MVP?, se preguntan de mientras en la bahía. Desde su lesión en los playoffs, algo ha cambiado para don Stephen. Veremos que pasa en el cuarto partido.

La imagen: la conexión Kyrie-LeBron

Los datos del Game 3

El Top 5

Golpe moral de los Warriors ante un LeBron que vuelve a quedarse solo

Los Cleveland Cavaliers se presentaban a las Finales de la NBA muy animados, pero ayer las caras en el banquillo fueron más bien las de un funeral. Los Golden State Warriors arrollaron a su rival por un contundente 77-110 que puso el 2-0 en la serie y dejó muy tocado a su rival de cara al traslado de la eliminatoria a Ohio.

 [Bracket de Playoffs]

El recital estuvo además liderado por un Draymond Green que parece haber renacido tras su mala serie ante los Oklahoma City Thunder. El multiusos por excelencia de la NBA acribilló con 28 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias a un rival que volvió a dejar en un páramo desierto a su estrella. LeBron James estuvo solo, incluso más que en las pasadas finales en las que no contó ni con Kevin Love ni con Kyrie Irving.

La falta de colaboración fue quizás la peor conclusión para los Cavs, más aún que el terrible resultado y el duro revés que significa de cara a sus aspiraciones al título. LeBron acabó con 19 tantos, 8 rebotes y 9 asistencias… y aún así salió a rueda de prensa diciendo que «debería estar mejor».

Ese es un análisis erróneo, ya que él es lo que menos falla en Cleveland. A Tyronn Lue se le está atragantando el duelo de pizarras y no ha conseguido que nadie acompañe a su superestrella. Kevin Love duró 20 minutos en pista —5 puntos— y se tuvo que retirar por culpa de un codazo en la cabeza que le provocó mareos y que le sitúa en riesgo de perderse la tercera cita de la final.

Quien no tuvo perdón fue Kyrie Irving, que fue vapuleado por un Stephen Curry que no jugó ni mucho menos a su mejor nivel. El base terminó con 10 puntos, mientras que el ídolo local sumó 18 tantos sin despeinarse y a pesar de cargarse con faltas demasiado pronto —Curry jugó 24 minutos y terminó con una serie de 7 de 11 en tiros de campo que acompañó con 9 rebotes y 4 asistencias.

Pese a dominar tras el primer cuarto (21-19), los Cavaliers echaron de menos la aparición de alguna alternativa a LeBron: Richard Jefferson fue el segundo máximo anotador del equipo con 12 puntos, y haciendo números nunca podrían ganar a su rival con unas cifras tan paupérrimas. Las sensaciones que dejaron los Cavs ayer son peores que las del último precedente, cuando al menos lograron sacar una victoria en Oakland a pesar de solo contar, como ahora, con un gran LeBron James y 11 lastres.

La imagen: el rostro de LeBron James tras la derrota

Los datos del Game 2

El Top 5

Los Warriors ensalzan el juego de equipo para arrasar en el Game 1

Después de las dudas mostradas ante los Oklahoma City Thunder, pocos esperaban un inicio tan arrollador de los Golden State Warriors en las Finales de la NBA. Una vez más, los de la bahía dejaron en ridículo a quienes dudaron o auguraban un relato muy distintos ante unos Cleveland Cavaliers más frescos, sanos y buenos que los del curso pasado. [Bracket de Playoffs]

Pues nada, al final palizón en el Oracle Arena (89-104) y, para mayor preocupación de los Cavs, sin necesidad de disfrutar del mejor Stephen Curry. El game 1 fue el encuentro de los suplentes, un festival que lideraron los 20 puntos de Shaun Livingston, los 11 tantos sin fallo de Leandro Barbosa y el espectacular despliegue de intangibles de Andre Iguodala, que además de su defensa sumó 12 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias.

Los Cavs se fueron cabreados con motivos, ya que a pesar de que su ‘Big Three’ sumó 66 puntos y el equipo logró lo más difícil —frenar a Curry y Thompson (20 puntos y 8 de 27 combinados)—, perdieron de manera inapelable. Comparado con antaño, no parece que las cosas hayan cambiado demasiado.

Barbosa-Finales-2016-Game-1

En los primeros minutos de la final, ambos equipos mostraron su apuesta por la defensa. Triplistas a ritmos históricos durante estos playoffs, en los instantes iniciales se olvidaron del perímetro. La igualdad fue máxima, aunque el primer arreón fue para los locales. Los Cavs aguantaron el tipo y el cuatro inaugural acabó 24-28 y con seis puntos de Andrew Bogut —que acabó con 10—, que en todas las finales del curso pasado no había sumado nunca tanto.

El segundo cuarto pasó sin ninguna canasta de Stephen Curry, un dato tan sorprendente como el hecho de que los Warriors ni lo notaran. Andre Iguodala apretó los dientes en defensa y propulsó el despegue de los ‘otros’ Dubs: Barbosa se lució, Bogut siguió sumando, Draymond Green —16 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias— se quitó el polvo y Shaun Livingston tuvo destellos de genio. La anotación repartida fue demasiada para unos Cavaliers que, ahora sí, fueron claramente a remolque.

Kevin Love y Kyrie Irving tiraron del carro y le dieron respiro a LeBron James, pero el resto de jugadores no colaboraron en la misma medida que sus homónimos rivales. Al descanso, más que el 43-52 en el marcador, lo que dolió a los de Tyronn Lue fueron las sensaciones.

Otro dato inapelable: Klay Thompson se fue el banco a más de 8 minutos del descanso por acumulación de faltas, y entre él y Stephen se quedaron en 10 puntos en la primera mitad. Parecía que el huracán tenía que llegar y no, tampoco les necesitaron tras la reanudación.

El segundo tiempo no hizo más que confirmar que no fue el día de los Splash Brothers, pero sí el del resto del equipo. En el tercer cuarto los Cavaliers apretaron los dientes gracias al juego combinado de su ‘Big Three’, aunque curiosamente se pusieron por delante (66-65, a 3:17 para llegar al último cuarto) con la alineación del curso pasado en pista: Dellavedova, Shumpert, JR Smith, LeBron y Tristan Thompson.

Poco les duró la alegría a los visitantes, ya que los Warriors volvieron a encenderse y, con un parcial de 15-0 entre el final del tercer cuarto (68-74) y el inicio del último, recuperaron los dobles dígitos de ventaja. Por cierto, 13 de esos 15 fueron del banquillo, un buen resumen de los acontecimientos. A partir de allí, todo fue rodado para el 1-0 de los de la bahía.

Cuando Klay volvió al encuentro a 7 minutos de la conclusión, los suplentes habían dejado el marcador en un cómodo 76-92. El 1-0 en las Finales de la NBA ensalzó el valor coral del mejor equipo de la temporada, que ha recuperado la sonrisa y, sobre todo, a una segunda unidad capaz de decidir finales.

La imagen: la pizarra de Steve Kerr y la toalla de Tyronn Lue

 Los datos del Game 1

 

 El Top 5

Finales NBA: Warriors – Cavaliers, historia o venganza

Las espadas por todo lo alto! No hubo sorpresas, a pesar de que anduvieron cerca, y ya ha llegado el gran día. La madrugada del jueves al viernes dará comienzo el mayor espectáculo que, al menos nosotros, deseamos ver sobre la tierra. Las finales de la NBA han vuelto un año más cargadas de emoción, nervios y, sobre todo, superestrellas.

[Horarios y televisión]

Los Golden State Warriors dejaron atrás a los Chicago Bulls de Jordan, Pippen y compañía para conseguir el mejor récord de temporada regular de la historia de la liga pero eso no te da derecho al anillo por sí solo: el camino ha sido duro, entre las lesiones del MVP Stephen Curry y la forma en la que dos bestias de Oklahoma les han plantado cara, los de Oakland van a llegar a las finales con un poco más de miedo.

Pero el miedo es bueno y sino que se lo cuenten a LeBron James, que hace ya años que cogió todo su miedo y lo convirtió en un arma letal que destroza oponentes y equipos allá por donde va para fortuna de unos Cleveland Cavaliers que pisan fuerte.

Previa-Finales-NBA-2016

Playoffs-2016-Finales-NBA-Warriors-Cavaliers

(1) Golden State Warriors vs. Cleveland Cavaliers (1)
 Precedentes en Playoffs: 1-0 para los Warriors en las pasadas finales.
Enfrentamientos en Regular Season: 2-0 para los Warriors.
CLAVES: Cansancio y factor cancha

Las sensaciones ahora mismo son claramente favorables a Cleveland, más allá de los precedentes, que indican lo contrario; llegar a estas finales con todos los efectivos disponibles y mucho más descansados que su rival les supone una oportunidad maravillosa de romper el gafe, ya que el año pasado el físico resultó decisivo. Por supuesto, ni así podemos hablar de superioridad manifiesta por parte de los de Ohio.

Golden State llega también con una inercia exquisita tras remontar un 3-1 en las finales del Oeste, es cierto que la frescura no acompaña pero sus espectaculares números como local a lo largo del curso hacen muy difícil pensar que pueda perder más de un asalto en la bahía… y tienen la ventaja de campo.

Otro aspecto favorable a los actuales campeones será Andre Iguodala, MVP de las Finales de 2015 y primer contratiempo serio para LeBron James en esta postemporada. Dudo mucho que un séptimo partido en Oakland vaya a decantarse del lado visitante, de modo que si los Cavs pretenden ganar deben espabilar y romper el factor cancha lo antes posible.

Finales-NBA-2016-Curry-LeBron-James

Los playoffs de la franquicia de Ohio han sido (casi) un paseo. Ningún equipo consiguió sacarle una sola victoria hasta que los Raptors llegaron para plantarles cara en las finales de la Conferencia Este. E incluso así, la sensación de superioridad de James, Love e Irving sobre el resto de quintetos a los que se han enfrentado es abrumadora. Si no funciona uno, es el otro quien se echa el equipo a la espalda.

Hasta ahora, esa era una de las ventajas también para los Warriors, pero ante los Thunder la segunda unidad se mostró más débil que nunca. Steve Kerr deberá trabajar bien en recuperar a los secundarios, que pese a su papel reducido son vitales para, con apenas dos o tres destellos por encuentro, dar aliento a Curry y Thompson.

Comparado con el precedente del año pasado, los Cavs tienen incluso balas extras en la recámara: si resulta que el ‘Big Three’ tiene un mal día, aparece por ejemplo un Channing Frye pletórico para ser el máximo anotador en unos Cavaliers que aspiran a todo. Por primera vez en toda la temporada algunas casas de apuestas dan a la franquicia de Cleveland como favorita a ganar el anillo, y seguro que muchos aficionados creerán lo mismo tras ver el arduo camino de los teóricos favoritos en el Oeste.

Finales-NBA-2016-Irving-Love

Un hecho curioso es el nuevo estilo de los Cavs, que han sabido jugar mucho en el perímetro para quemar a sus rivales. En cierta manera, podríamos decir que han encontrado un estilo que les acerca mucho más a los Warriors. El año pasado fueron a endurecer el juego y utilizar el físico —y confiar en LeBron, por supuesto— para lograr sus dos triunfos en las finales. Esta año, no está claro que vayan a ir por el mismo camino, y más cuando antaño no les dio resultado.

Cualquier cosa puede pasar en unas finales y cualquiera puede ganar. El MVP frente al mejor jugador de la última década. El mejor equipo de temporada regular de la historia frente a uno que ha estado cerca de batir todas las marcas de la historia de los playoffs. LeBron, con sus sextas finales consecutivas, no se esconderá y volverá a intentar su asalto al trono pero este año, el Rey no estará solo.

Y en los Warriors tampoco lo estará Steph. Klay Thompson y Draymond Green —quizás el factor X tras la polémica y el bajón de rendimiento ante los Thunder— han despertado a tiempo para conseguir que Oklahoma no les mandara de vacaciones antes de lo previsto y están listos para pelear.

Las cartas están sobre la mesa, los jugadores calentando en la banda y los aros listos para ver entrar los balones. Y nosotros, nosotros estamos listos para volver a disfrutar del espectáculo de las finales NBA.

Los pronósticos del equipo NBAesp:

 Raúl Velasco: 2-4 / Pedro Molina: 3-4 / Martín Santana: 4-3 / Marc del Río: 4-2 / Guille Álvarez: 4-3

Los Warriors hacen historia y remontan el 1-3 para repetir Finales NBA

Los Golden State Warriors consiguieron lo que pocos esperaban y se metieron en la final de la NBA tras derrotar en el séptimo y definitivo partido a los Oklahoma City Thunder por 88-96. El equipo de Kevin Durant y Russell Westbrook no supo aprovechar ninguna de las tres bolas de partido de las que dispusieron en la final del Oeste, perdiendo los tres últimos encuentros de manera consecutiva.

Arropados por el público que inundó el Oracle Arena, los jugadores de Steve Kerr empezaron algo dubitativos, quizá por la presión que conllevaba jugar el séptimo en casa. También había nervios y desacierto en el equipo de Oklahoma City, que llegó al descanso con una ventaja de seis puntos (48-42).

Pero en el tercer cuarto, los Warriors pusieron la quinta marcha, tanto en ataque como en defensa, y empezaron a decantar el encuentro, gracias a un descomunal Klay Thompson, que acabó el partido con 21 puntos y seis triples. Los de Kerr dejaron a los Thunder con 12 puntos en el tercer periodo.

En el último cuarto, la mejor versión de Stephen Curry, autor de 36 puntos, permitió disfrutar de acciones de pura magia, de fantasía, sólo al alcance del mejor base del planeta. Durant, que finalizó con 27 tantos, colocó a su equipo a tan sólo cuatro puntos, pero Curry no dejó que a su equipo se le escapara el encuentro, el título de campeón del Oeste, y el acceso a las finales por el anillo, donde esperan LeBron James y compañía en lo que será la reedición de las finales del curso pasado.

La imagen

El dato

Los Warriors se han convertido en el décimo equipo capaz de remontar un 3-1 adverso en Playoffs. De las 223 ocasiones previas en las que se había producido esta situación, únicamente nueve equipos habían logrado revertir la situación. Los últimos capaces de conseguirlo fueron los Houston Rockets, la temporada pasada, que en semifinales del Oeste, levantaron un 3-1 adverso a Los Angeles Clippers.

La cita

«Te das cuenta de lo complicado que es llegar aquí. Hemos de valorar el logro, y tratar de conseguir cuatro victorias más», explicó un Steph Curry que llega en plena forma a los duelos por el anillo.

El Top 5