Alarma en Nueva Orleans

Una victoria y nueve derrotas. El balance de inicio de campaña de los New Orleans Pelicans les sitúa, nada más empezar, en el abismo de la conferencia Oeste, incluso por debajo de Los Angeles Lakers, un equipo que aspira a no provocar vergüenza a sus aficionados en la mejor de las previsiones. Las lesiones han hecho mella en el juego de las aves marinas, más de lo esperado.

Ayer, pese al retorno de Anthony Davis tras dos partidos de baja debido a problemas de cadera, los de Nueva Orleans cayeron ante los New York Knicks en el Madison Square Garden por 87-95. Los 36 puntos, 11 rebotes y 4 tapones de La Ceja resultaron insuficientes y sacaron a relucir que el problema es más profundo, ya que en más de una ocasión ha quedado demostrado que una estrella no es suficiente para alcanzar los playoffs en el competido Oeste (sin ir más lejos, el caso de Oklahoma el curso pasado).

«Estoy contento por volver pero eso no significa nada», declaró Davis tras el choque. «Igualmente hemos perdido y sólo quiero ganar. Puedo meter 42 puntos, dos o ninguno, yo lo que quiero es ganar». Su entrenador, Alvin Gentry, pidió más esfuerzo a sus jugadores: «No tenemos excusas, no estamos compitiendo a nuestro mejor nivel».

NOLA-NYK

Entre los lesionados encontramos a Quincy Pondexter, Kendrick Perkins, Norris Cole o Jimmer Fredette. Quizás la baja más sensible sea la de Tyreke Evans, que con problemas en la rodilla podría estar de baja hasta mediados de diciembre. Sin un timonel, los Pelicans han naufragado estrepitosamente después de su excelente campaña de antaño, que acabaron con un récord de 45-37 para colarse en la octava plaza y disputar la postemporada junto a los mejores.

Con un 1-9 para arrancar, las posibilidades de repetir éxito son altamente improbables. Para repetir resultado y aspirar a los playoffs deberían registrar más de 40 victorias y poco más de 20 derrotas. Suena fácil, pero hacerlo no lo es para nada. Hay todavía margen de error, pero con cada derrota, la presión y la dificultad irá en aumento para un equipo todavía joven.

Resultados-Jornada

En el triunfo de los Knicks, José Calderón sumó 8 puntos y 3 asistencias. Carmelo Anthony lideró la contienda con 29 puntos y 13 rebotes. En Minnesota, sin Ricky Rubio, Marc Gasol dominó y dio el triunfo por 114-106 a los Memphis Grizzlies con 16 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias.

Sin Kevin Durant, los Oklahoma City Thunder cayeron frente a los Boston Celtics por 100-85. Serge Ibaka destacó con 16 puntos, 10 rebotes y 3 tapones, pero no fue suficiente para frenar el gran partido de Marcus Smart, autor de 26 puntos y 8 rebotes.

Anthony Davis debe mejorar su tiro

Anthony Davis debe mejorar su tiro según Alvin Gentry
Foto: bleacherreport.net

El entrenador de New Orleans Pelicans Alvin Gentry lo tiene claro de cara a la próxima temporada: Anthony Davis debe mejorar su tiro ampliando el abanico de posibilidades hacia el lanzamiento de tres puntos, es decir, empezando a entrenar los triples

Como anécdota cabe contar a este respecto que Davis sólo fue capaz de anotar un triple en toda la campaña pasada, pero Gentry cree que tiene potencial para ser más hábil y preciso en ese terreno, y le desafía a practicar al menos 300 intentos desde la esquina cada día.

«Eso le haría ser capaz de tener un tiro consistente», dijo Gentry. «Queremos que él realice ese tiro. Así que probablemente le veáis lanzar más triples ahora que durante toda su carrera.»

Al mismo tiempo, Davis tendrá que irse acostumbrando a jugar de pívot con mayor frecuencia.

Vlog NBA – Anthony Davis, la estrella del futuro

Nuestro colaborador Jordi de Mas (@demas6basket) presenta una semana más su última entrega del Vlog NBA, que repasa contenidos de actualidad y del pasado, centrándose en historias de jugadores, franquicias y leyendas de la liga. En el post de esta semana hablamos de otro de los protagonistas de estos playoffs NBA, un jugador que ha irrumpido con mucha fuerza en la liga y que aspira a ser una de las estrellas más brillantes en un futuro no demasiado lejano. Hablámos de Anthony Davis, el referente de los New Orleans Pelicans, el unicejo más famoso del mundo del deporte y un talento que ha permitido a su franquicia acceder a los Playoffs NBA de este curso. Como siempre, repasamos su biografía y trayectoria en nuestro vídeo-blog de la semana ¡Allá vamos!

Infográfico #MVPesp: Stephen Curry, MVP 2015 y mago de la NBA

Actualización: Podéis consultar nuestro infográfico especial sobre el premio MVP 2015, que la NBA ha entregado a Stephen Curry, de los Golden State Warriors. En esta revisión hemos ordenado a los seis mejores jugadores del año según la posición otorgada por los expertos y profesionales que cubren anualmente la liga estadounidense. En la votación del #MVPesp, nuestros lectores también dieron la primera plaza a Curry, seguido por James Harden y Russell Westbrook, cuarto en la votación oficial y que pasa por delante de LeBron según nuestros votantes.

Original: Arrancan los playoffs y es época de buen baloncesto acompañado de muchas discusiones respecto a los mejores jugadores y equipos de la temporada regular de la NBA 2015. El premio más comentado, sin duda, es el MVP al jugador más valioso de la temporada. En esta fecha tan señalada queremos celebrar el arranque de playoffs y nuestro quinto aniversario con el primer infográfico que impulsamos en la web. Podéis consultar los números de nuestros seis candidatos al premio MVPesp de la temporada 2014-15 y votar a vuestro candidato a continuación, a través de nuestro twitter.

Stephen Curry / James Harden / LeBron James / Russell Westbrook / Anthony Davis / Chris Paul

© MVPesp 2015 NBAesp.com MVP

Pick & Pop (XXVI) – Stephen Curry, Gregg Popovich y el orden de las cosas

Existe un proverbio italiano que me gusta en particular, pues su mensaje me evoca una certeza total. Reza que ‘Chi va piano, va sano e va lontano’, que en castellano viene a decir que quien va lento, va sano y llega lejos. Y es esta justa sentencia la que recoge lo que ha sido el año para San Antonio Spurs. La franquicia texana empezó el curso en una piscina de altibajos, pero se ha valido de la sabiduría de su entrenador para arribar en plena forma a los meses en los que se decide la temporada. Anoche cayeron derrotados ante los Pelicans de Anthony Davis –qué curso de crack consagrado le ha salido a este muchacho de veintidós años- y casi de manera anecdótica quedaron relevados al sexto puesto de la Conferencia Oeste, pero bien sabemos que con Duncan & Co. el factor cancha nunca importó demasiado. Y tampoco importa aquí y ahora, porque Gregg Popovich tiene lo que quería, la moto a punto. La posición en la parrilla de salida no es más que circunstancial.

Gregg Popovich – Associated Press

Dígase que el Oeste, pese a su aparente regeneración, es el tiovivo de cada año. Ocho equipos competitivos, de baloncesto identitario, y que acaban la Regular Season con récords apegados como coches en un atasco de autovía. Las diferencias son muy cortas, y en presencia, salvo la sorprendente inclusión de New Orleans Pelicans en el lugar de Oklahoma City Thunder, están los de siempre. La novedad que rompe la igualdad, sin duda, la escriben los Golden State Warriors de Steve Kerr, que han acabado el año con un histórico balance de 67-15, y que practican un baloncesto rápido, atractivo, y de una precisión anómala. Un caramelo. Su point guard, Stephen Curry, enamora a diestro y siniestro, y la gran mayoría de quinielas le señalan como el MVP de la temporada. En cierto sentido esto se olía desde lejos, porque apuntemos que el talento joven reclutado hace unos años invitaba a pensar que Golden State sería una franquicia fuerte en lo deportivo ya por estas fechas, pero de ningún modo esperábamos algo así.

Durante un par de años han ido justificando el hype y demás, pero lo de 2014-15 escapa a cualquier expectativa. Los Warriors han roto a golpe de remo “la calma” de la guerra fría del Oeste. Digamos que le han dado vuelco a los antiguos órdenes. Hacía tiempo que la parte izquierda del mapa no sentía la electricidad de un equipo tan dominante. Desde que lo hicieran los Lakers 2008-09, ningún equipo del Oeste había alcanzado las 65 victorias en temporada regular. Sin embargo, el dominar la tabla de conferencia nunca fue garantía de anillo, y ahora la cuestión es: ¿tienen lo suficiente los Warriors para imponerse en los escenarios rácanos del baloncesto de playoffs?

stephen-curry-drives-on-russell-westbrook-nba

Planteada la pregunta, sería interesante evaluar cómo va a aclimatar el equipo de Oakland sus modus operandi al formato eliminatoria. El baloncesto de postemporada es notablemente más lento, y requiere de sensatez y pautas, de herramientas para marcar el tempo. En este sentido, es comprensible que surja incertidumbre acerca de cómo un equipo tan veloz –y en consecuencia precipitado– va a amoldarse a equipos más toscos, de más cultura defensiva. ¿Puede Stephen Curry desarbolar una zona 3-2? ¿Pueden los Warriors conseguir puntuaciones altas con un volumen de transiciones menor de lo habitual? Sabemos, eso sí, que en el perímetro tiene escopetas varias para descargar problemas, pero hay más de un equipo en el cuadro del Oeste cuya disposición le puede sentar mal al equipo de Kerr.

Los Grizzlies, los Clippers y los Spurs, entre ellos. En este sentido, cabe esperar mucho de dos nombres: Klay Thompson, que en baloncesto playoffs se convierte en una herramienta feroz por su perfil de anotador puro; y Harrison Barnes, capaz de hacer daño a un catálogo de aleros muy diverso. Otra pregunta que muchos nos hacemos es si su batería de interiores será capaz de defender a una escuadra que cargue mucho la pintura. Me es fácil imaginar a Marc Gasol y Randolph abriendo una hemorragia grave cerca del aro. Por eso intuyo que Anthony Davis será un test interesante para examinar cómo repercute en Golden State el martillo de un interior anotador.

Anthony Davis, Boris Diaw

No obstante, hándicaps a parte, los Warriors tienen un poder ofensivo que palia todos estos aparentes problemas, y en el aficionado hay una sensación de que sólo los Spurs, vigentes campeones, serán capaces de dar freno a sus virtudes. Aquí está, probablemente, la llave del cofre, la gran incógnita. No sabemos con certeza si los texanos están tan inspirados como en 2014, y en el caso de que lo estuviesen, ¿tendrían músculo y pulmones como para interceptar el ska de Curry y sus compañeros? Puede que la respuesta sea no, pero también puede que sea sí, porque, volviendo al principio, chi va sano, va sano e va lontano, y la gestión de Popovich con miras al cansancio de los suyos ha sido tan, tan buena, que quizás en mayo acaricien su pico físico.

El enésimo alarde intelectual de Pop’ ha conseguido que nos lo creamos: Duncan, Parker y Ginóbili, que suman entre los tres suman 108 inviernos, pueden volver a regalarnos otra primavera de baloncesto premium, de ese que sólo saben hacer ellos. Los complementos son los que han jugado dos finales en los últimos dos años, entre ellos un Kawhi Leonard que huele a ser la perfecta sombra de Klay Thompson. La rotación, el passing game, la tensión defensiva del último cuarto, los cambios de ritmo…

Las credenciales son las de siempre ¿Podrán los Warriors competir contra eso? El tiempo responderá, pero si lo hacen, habrán cambiado el orden de las cosas, los cánones del Oeste.

 Fotografía: Associated Press

Anthony Davis no pudo acabar el partido ante Cleveland por una lesión en el pecho

Anthony Davis no pudo acabar el partido ante los Cavaliers por lesión en el pecho por un codazo.
Foto: ESPN

En el partido jugado ayer viernes entre Cleveland Cavalies y New Orleans pelicans, el ala-pívot estrella de los pelicans Anthony Davis no pudo acabar el partido debido a una contusión en el pecho que le forzó a quedarse fuera del encuentro por el dolor que le causaba.

Davis sólo pudo jugar siete minutos, en los que anotó ocho puntos y atrapó un rebote antes de recibir el golpe que le dejó seco. Davis recibió un codazo en el pecho cuando estaba luchando por la posición intentando capturar un posible rebote en caso de que el tiro libre que lanzaba Kevin Love no entrase.

Davis no pudo jugar más, pero ello no fue óbice para que su equipo plantase cara a uno de los favoritos en la lucha por ser campeones de la NBA, ganándoles por 119 a 114 gracias a la espectacular noche de Tyreke Evans, que aportó 25 puntos y de Ryan Anderson con 19, suficientes para anular a LeBron James, que él solito anotó 36 en los primeros tres cuartos.