Los narcos y el balón (VI): Pee Wee Kirkland, el Al Capone del crossover

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1547573415094{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Yo jugué en esos Lakers del Showtime en los 80 con Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar y James Worthy”, explica Bob McAdoo en el libro de Vincent Mallozzi sobre Rucker Park, Asphalt Gods. Y añade: “Pero Pee Wee ya estaba orquestando el showtime en Norfolk State veinte años antes de aquello”. ¿Pee Wee qué? A pocos les sonará la persona de quien habla McAdoo, tres veces campeón de la NBA con Los Angeles. ¡Y vaya persona!

Richard Pee Wee Kirkland fue uno de los mejores jugadores en pisar Rucker Park, el Maracaná del baloncesto callejero. De hecho, nunca se ha establecido fehacientemente quién fue el mejor, pero la discusión orbita entre su figura y la de Joe Hammond, su compañero de equipo y cuadrilla en los Milbank Pros, un equipo que en los setenta tosía en la cara a las mejores escuadras profesionales de la ABA y la NBA.

Si Pee Wee ha pasado a un segundo plano de los libros de historia del deporte es porque, al contrario que Caron Butler, decidió apostarlo todo a ser un camello. Y no fue un camello cualquiera, ya que el Financial Times estimó que en su momento acumuló hasta 30 millones de dólares, una fortuna que le situaría por delante de gángsters televisivos como Frank Lucas. “Yo no pensaba en los números. Me llamaban el Banco de Harlem, y mis asociados se aseguraban de que cualquier comercio o emprendedor con problemas acudiera a mi para prestarle dinero y quedarnos los intereses. Si eran personas con problemas personales, normalmente no les pedíamos la vuelta”, asegura Pee Wee en esta entrevistaa con VladTV.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»74705″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1547573945013{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

¿Segundón en la NBA? De eso nada

En 1968, Kirkland aterrizó en los Chicago Bulls en la decimotercera ronda del Draft. Jamás jugó un minuto en la NBA tras salir disparado del equipo después de una discusión con Dick Motta durante la pretemporada y desaprovechar una segunda oportunidad con los San Diego Rockets. Esos problemas tan prematuros en su trayectoria eran comprensibles: Pee Wee combinó su aterrizaje en la liga con la pertenencia a una banda neoyorquina de lavado de dinero, tráfico de drogas y robo de joyas. Cuando le draftearon, Kirkland ya era un hombre rico, tenía todo el lujo material que podía ofrecerle la NBA.

El contrato que rechazó con los Bulls era de 40.000 dólares, y él ya había ganado más de 900.000 por aquel entonces. Además, Motta no planeaba ponerle en el quinteto titular, y él no contemplaba otra cosa que no fuera ser el primero de la lista… en todo lo que hacía.

Después de su relación fallida con el profesionalismo, Pee Wee volvió a Nueva York para seguir desarrollando sus talentos y reinar en su manada. No renunció al baloncesto y formó equipo con otras estrellas de Milbank –Hammond, Eric Cobb…– para competir en las canchas de Rucker Park. Los tres veranos siguientes terminó como mayor anotador de una liga callejera que, en ese momento, contó con la participación de profesionales como Julius Erving, Charlie Scott y Tiny Archibald. “Fue el rival más duro al que me he enfrentado”, le elogió la leyenda de los Boston Celtics y campeón de la NBA en 1980.

“Era un jugador muy ágil, y siempre me preguntaba cómo es que vestía tan bien”, recordaba su excompañero Bernard Branch. Kirkland asistía a su cita con el asfalto y los aros metálicos con una pistola escondida en su bolso, que combinaba con largos abrigos, sombreros ladeados, cuellos de pico, colores chillones y su peinado afro de película, que todavía conserva intacto. “Muchos jugadores intentaron copiar su juego porque tenía la sustancia”, le elogió la revista SLAM hace unos cuantos veranos, en un especial sobre el baloncesto callejero y sus figuras. La substancia era aquella magia reservada a cuatro gatos tocados por la varita mágica, a los rebeldes de esa época callejera hoy altamente rememorada.

Con estas pintas, estaba cantado que Pee Wee era un gran jugador y algo más. En 1971, después de sus consecutivas exhibiciones de verano en Rucker Park, Red Holzman, entrenador de los New York Knicks, le invitó a probar con el equipo. A los pocos días de recibir esa oportunidad del vigente campeón de la NBA, la policía arrestó a Kirkland: conspiración, narcotráfico –su principal fuente de ingresos era la heroína–, tenencia ilícita de armas, evasión fiscal y obstrucción de la justicia. 15 años de sentencia y 10 cumplidos en total en el penal de Lewisburg.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»74704″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_column_text]

Todo tiene que ver con el timing: treinta años atrás era parte del problema; treinta años después soy parte de la solución”.

[/vc_column_text][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1547574312739{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Leyenda entre rejas

Kirkland salió de la cárcel renovado, no sin encontrar de nuevo en el baloncesto el hilo conductor de su historia. Entre barrotes montó un equipo que arrasó en la liga penitenciaria, y el tío apareció en las noticias de todo el país cuando su banda aplastó a un conjunto lituano por 228 a 47. ¿Es Kirkland otro Chamberlain?, se preguntaba el Philadelphia Inquirer. “Tiroteo en Lewisburg”, ironizaba el Washington Post. El ‘Al Capone del crossover’, como le bautizaron en la época, se fue hasta los 135 puntos. Un escándalo.

“Hablamos de uno de los más grandes jugadores anónimos de todos los tiempos, de un anotador compulsivo, un increíble dominador del balón que descubrió al mundo del baloncesto el ‘crossover-dribble’ como gesto técnico, igual que Pete Maravich hizo con el ‘behind-the-back-dribble’ o Earl Monroe con el ‘shake-and-bake’, pulsiones íntimas que sólo el paso del tiempo terminaría disociando de la pura galería”, reflexionaba el erudito Gonzalo Vázquez para ACB.com.

“Lo primero que hace la cárcel a un persona es hacerle sentirse un perdedor”, reflexiona Kirkland sobre su experiencia entre rejas. “Yo junté a trece tipos que no tenían confianza en sí mismo, ninguna esperanza de futuro, y les di algo por lo que luchar, algo de lo que sentirse orgullosos”. Así nació el Pee Wee que conocemos ahora, el tipo al que los alumnos llaman profesor y los jugadores entrenador. Desde que salió del penal en 1981, Kirkland se ha dedicado a corregir el rumbo de los jóvenes desorientados como mentor, preparador y motivador… de clínic en clínic, de aula en aula.

“Así se juega al baloncesto, un juego al que siempre gané; y así es como lidias con la vida, un juego que una vez perdí”. Ese es el mensaje que tiene grabado en su cabeza, la esencia de lo que les quiere transmitir a sus interlocutores, que le escuchan por motivos que él no rehusa o edulcora. “Mi pasado criminal es lo que más respetan”, explicaba en un perfil de ESPN. “No intento glorificar mis errores, pero por eso tengo su atención… cuando alguien ha estado en su posición y va a esos barrios y clarifica las consecuencias reales de ese estilo de vida, ese es un mensaje que escuchan”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74703″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiIxMiJ9LCI3MzM4Ml9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjUifX0=»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1547574573455{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Las contradicciones del narco

Pee Wee vive rodeado por la contradicción. Los chavales, todo el mundo, parece glorificar en estos tiempos el estilo de vida de los gángsters. ¿Cómo explicar sino el boom de las series de televisión, el establecimiento de una cultura pop alrededor de tipos como Pablo Escobar o el crecimiento del hip-hop en su momento? “La cultura hip-hop lo controla todo” decía Kirkland en 2009. Hoy quizás sería otra evolución de la misma, o la cultura trapera en España, con una reflexión de fondo no muy distinta. “Todo es discutir y todo el mundo lleva pistolas porque es el mensaje que transmite la música. Los jóvenes no se lo piensan”. La contradicción es suya, de la sociedad y nuestra, ¿por qué estoy escribiendo una serie como los narcos y el balón? Nadie se salva.

Un tipo como Kirkland tiene respuesta para todo, incluso para mi última cavilación y sin que él jamás haya hablado conmigo. “Todo tiene que ver con el timing: treinta años atrás era parte del problema; treinta años después soy parte de la solución”. A Pee Wee se le ve muy cómodo en su papel de predicador y consejero aventajado, relajado con sí mismo y sin carga de conciencia, a pesar de que todavía hay muchos claroscuros sobre su vida. ¿Dónde está todo el dinero que no encontró la policía? ¿Por qué su madre acabó manchada por sus operaciones de lavado de dinero?

En varias entrevistas, Kirkland no ha dudado en callar como calló ante la policía. Jamás implicó a sus compinches, jamás contó todo el engranaje de sus operaciones a nadie. En un reportaje de VICE Sports le soltó al periodista que, si le diera respuesta a todas esas preguntas, acabaría en la tumba. Los interrogantes siguen pesando, y ahora quizás solo es cuestión de fe. Eso sí, es contundente respecto a su pasado como gángster: “Hacer lo malo es como esa vieja expresión… No puedes seguir haciendo la misma mierda y esperar diferentes resultados. La mierda es mierda, y huele a mierda. Eso no va a cambiar, confía en mí”.

Pee Wee Kirkland eligió mal en la vida, posteriormente corrigió su camino y, finalmente, quedará como una de las grandes leyendas anónimas de la historia del baloncesto. Una leyenda, como cantaban los Clipse en Grindin’, en dos juegos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74702″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1547574640868{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Este artículo forma parte de la serie escrita para VICE en 2017 sobre la relación entre el narcotráfico y el deporte, que ahora centramos en la convulsa historia que entrelaza el baloncesto, la droga y la cultura NBA.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Tex Winter y el triángulo de los ídolos

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541280758328{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En unos días hará un mes que el baloncesto perdió a uno de sus hombres más importantes de las últimas décadas, un hombre que triunfó, sin embargo, como secundario. Morice Frederick Winter, más conocido como Tex Winter, fue el creador del triángulo ofensivo, el sistema de juego más laureado de las tres últimas décadas NBA. Falleció el pasado 10 de octubre a los 96 años.

Winter, mentor y asistente de Phil Jackson con los Chicago Bulls y Los Angeles Lakers, fue el encargado de enseñar a dos genios individuales de qué iba el juego en equipo. Michael Jordan y Kobe Bryant hubieran ganado títulos con o sin el sistema, pero probablemente no hubieran alcanzado cotas tan altas si no hubieran escuchado, durante el largo de su carrera deportiva, los consejos de Tex. A través de lo colectivo llegaréis a metas más lejanas.

“Es un purista del baloncesto y quiere que el juego se juegue de forma correcta en todo momento”, explicaba Kobe Bryant a NBA.com durante la campaña de su cuarto anillo, el primero de Pau Gasol. “Cuando llegó aquí [LA] por primera vez, él y yo solíamos hacer sesiones de vídeo individuales a diario. Veíamos los partidos de principio a fin y él simplemente compartía muchísimos conocimientos conmigo”. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73787″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541280921621{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Entrenador de entrenadores

Winter fue un buen entrenador universitario, con un récord global de  453–334 (.576), y una aparición en la Final Four con Kansas State. Se dedicó a las banquillos seis décadas, y en 1962 publicó The Triple-Post Offense, los cimientos de su enfoque baloncestístico. Su única aventura como entrenador principal en un banquillo NBA fue corta y nada fructífera, entre 1971 y 1973, acumulando un récord de 51 victorias y 78 derrotas con los Houston Rockets.

La historia podría haber acabado en una gran pérdida, ya que Winter contemplaba dejar el baloncesto por completo tras varios años sin obtener grandes resultados una vez retornado a la NCAA. En 1985, Jerry Krause, GM de los Bulls del jovencísimo Michael Jordan, le pidió a Winter que se uniera al equipo de asistentes de Chicago para ejercer, según palabras de Phil Jackson, de entrenador de entrenadores. Krause le suplicó ni que fuera dos o tres años, que al final fueron 14. Su relación con Stan Albeck y Doug Collins, predecesores de Jackson en el cargo, fue poco profunda, pero con el maestro Zen entabló un vínculo de nueve anillos.

Tex y yo teníamos una relación muy profunda, sencillamente porque yo no era muy buen entrenador y no tenía demasiado conocimiento. Él tenía mucho conocimiento”, contaba Jackson de su relación en Chicago con Winter. “Solíamos decir que no había nada que pudiera gobernar a Tex. Él decía lo que su mente impulsivamente le pedía decir, y era como la mente de los dioses del baloncesto. Si jugabas contra las reglas del juego, él te lo iba a comentar”.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73791″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281235363{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Ese carácter que comenta Jackson le ganó una reputación con sus grandes estrellas. «No le importaba si era Shaq o Kobe, incluso Phil», comentaba Derek Fisher en 2009, cuando el preciado asistente permanecía en casa por problemas de salud y sus Lakers le echaban de menos. «Él iba a decir lo que tenía que decir. A este nivel, es una experiencia refrescante de la que formar parte».

Michael Jordan explicó que aprendió mucho bajo las órdenes de Coach Winter. “Era un trabajador incansable, siempre centrado en los detalles y la preparación, un gran profesor. Tuve suerte de jugar para él”.

Winter coincidiría con las palabras de su pupilo más ilustre, del que también se sintió afortunado de tener bajo su cobijo. “Sería un idiota si dijera que el triángulo creó a Michael Jordan”, pero de bien seguro que le ayudó a llegar donde llegó”, comentaba Tex. No era un idiota y parte del gran éxito del sistema fue la gran capacidad de persuasión de Jackson, que convenció a su 23 a que renunciara a potenciales de su juego eterno para permitir el mejor encaje de todas las piezas del equipo. Otra gran parte del éxito fue, claro, contar con Jordan y con el talentoso grupo que fueron aquellos Chicago Bulls, equipo histórico donde los haya.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»73788″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281418769{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En una entrevista de 1999 para SLAM, Winter compartía reflexiones sobre el gran –pero mal entendido, decía él– éxito de su sistema, que fue aplicado o adaptado por varios equipos tras la doble dinastía de Chicago que dominó de cabo a rabo los noventa:

Cada vez vemos más y más partes fragmentadas del sistema apareciendo todo el rato, pero en general se ha bastardizado. Me siento halagado de que piensen que es una solución en cualquier situación, pero lo entrenadores no parecen del todo capaces de enseñar el sistema. Se hincha hasta convertirse en algo demasiado complicado, pero pienso que es algo muy simple. No soy el tipo más brillante del planeta. De hecho, soy más bien ingenuo, así que tampoco puedo haber armado algo demasiado complejo. Es algo distinto. La mayoría de nuestros jugadores ahora aprenden a jugar en ligas de verano y canchas de la calle, sin demasiada estructura en los partidos, así que desarrollan talentos en el uno contra uno, jugando en congestión, y desafían muchos principios de las buenos ataques en equipo. En consecuencia, estos jugadores las pasan canutas cuando les pides que se conviertan en un dedo dentro de un guante, en vez de una entre cinco manos.

Todo está radicado en unos principios muy básicos, como el movimiento de pelota y jugador con motivo; buenas posiciones de rebote ofensivo; espacio, para que los equipos contrarios pasen un mal rato si quieren doblar a la pelota; y penetración –un ataque no es bueno si no hay una oportunidad de penetrar. Te diré cuán simple es. Se usa mucho entre los entrenadores de instituto que tienen niños aprendiendo a jugar. Ellos son perfectos porque no tienen malos hábitos todavía.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»73790″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541281597569{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Después de leer su explicación a sus fundamentos resumidos, es evidente que hoy en día los tiros van más por el talento individual potenciado y, claro, por una tendencia hacia el tiro exterior liderada por Stephen Curry y sus todopoderosos Golden State Warriors. Steve Kerr, por cierto, fue uno de los pupilos favoritos de Winter, ya que era de los que mejor aplicaban su sistema.

¡Y qué sistema! Once anillos –nueve con él en el banquillo junto a Jackson, ya que un ictus le apartó del día a día–, seis con los Bulls y cinco con los Lakers. En el camino, su predicamento iluminó el camino a dos talentos rebeldes como Jordan y Bryant, además de proponer dúos para la historia: Jordan-Pippen, Bryant-O’Neal y Bryant-Gasol. La lista de secundarios, empezando por Kerr, también es de primera categoría: John Paxson, Derek Fisher, Horace Grant, Lamar Odom, Dennis Rodman, Robert Horry, Toni Kukoc…

Con nueve –u once, como prefiráis vosotros– anillos en su palmarés, y con la papeleta de enderezar el camino primero a Phil Jackson, dios entre los entrenadores de la NBA, y luego adiestrar a otros dos ídolos en el Olimpo como Jordan y Bryant, ¿quién podría negar que Tex Winter fue uno de los mejores entrenadores de la historia?

Su legado, en nuestra memoria, en el Salón de la Fama Naismith y también en los libros de historia del deporte, quedará a salvo. Tan simple y a pesar de ello tan temible, el triángulo ofensivo quedará para siempre. Un triángulo único, el triángulo de los ídolos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwY2xhc3MlM0QlMjJzY3JpYmRfaWZyYW1lX2VtYmVkJTIyJTIwdGl0bGUlM0QlMjJFeGNlcnB0cyUyMGZyb20lMjBOQkElMjBDb2FjaGVzJTIwUGxheWJvb2slM0ElMjAlMjBQaGlsJTIwSmFja3NvbiUyMGFuZCUyMFRleCUyMFdpbnRlciUyMGRpc2N1c3MlMjB0aGUlMjBUcmlhbmdsZSUyME9mZmVuc2UlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnd3dy5zY3JpYmQuY29tJTJGZW1iZWRzJTJGODc5ODc0MyUyRmNvbnRlbnQlM0ZzdGFydF9wYWdlJTNEMSUyNnZpZXdfbW9kZSUzRHNjcm9sbCUyNnNob3dfcmVjb21tZW5kYXRpb25zJTNEZmFsc2UlMjZhY2Nlc3Nfa2V5JTNEa2V5LTFwOW85ZjZkOXNxNWFrczUzNzVsJTIyJTIwZGF0YS1hdXRvLWhlaWdodCUzRCUyMnRydWUlMjIlMjBkYXRhLWFzcGVjdC1yYXRpbyUzRCUyMm51bGwlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMTAwJTI1JTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNjAwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNF[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73801″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1541364400530{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]P.D. Si queréis leer más sobre el triángulo ofensivo, esta investigación de The New York Times resulta amena e interesante.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Tipster NBAesp – Apuestas 36ª jornada

Soberbia noche la de ayer. Lástima que los Clippers se quedaran sin gasolina en la segunda mitad y sucumbieran ante Knicks, pero por lo demás todo acertado y muy buenas lecturas en más de un pick. Así que nada mejor para afrontar el único partido de esta noche. Vamos con las apuestas de hoy:

Jornada de ayer:  +7.78 unidades
Total mes Noviembre: +6.52 Unidades
Puedes consultar nuestro balance AQUÍ

Ausencias para esta noche:

 

1) L.A. Lakers vs Chicago Bulls
Kyle Kuzma +16.5 puntos
Cuota @1.85 [Bwin]
Stake 2

Vamos con la apuesta más fuerte para hoy, el bueno de Kuzma esta que se sale últimamente y esta sorprendiendo a todo el mundo en su primera temporada en la NBA, la baja de Larry Nance JR le ha beneficiado, tanto que se ha hecho con el puesto de titular y no creo que lo pierda ya en los que queda de temporada.

Vamos a los números:

1)Kuzma en los últimos 3 partidos ha superado los 16 puntos: 17 contra Denver, 30 contra Phoenix y 24 contra Philadelphia.

2)En el mes de Noviembre esta promediando 18.2 puntos por partidos y en lo que va de temporada promedia 16.5 por lo tanto vemos que va de menos a más.

3)Kuzma en este mes de Noviembre promedia 14 tiros por partidos, es uno de los jugadores que más tira a canasta, el día que menos tiros se tiro fue el 5 de Noviembre contra los Grizzlies  con 9 tiros. Metiendo la mitad de los tiros que tira tendremos el acierto casi asegurado.

2) L.A. Lakers vs Chicago Bulls
Lonzo Ball -9.5 puntos
Cuota @2 [Bwin]
Stake 1.5

Hoy tenemos el palpito que Lonzo no hará un buen partido, el jugador viene de hacer un autentico partidazo contra Denver con su segundo triple doble de la temporada. Lonzo es un jugador muy bueno en visión de juego y defensa pero necesita muchos tiros para poder pasar de los 10 puntos:

1)Lonzo en lo que va de Noviembre ha superado los 9 puntos 3 veces de 10 partidos

2)Lonzo promedia en Noviembre 10.8 tiros por partidos pero con unos porcentajes lamentables: 27.56 % TC esto significa que de cada 10 tiros mete casi 3 por lo que si sigue con su dinámica hoy no debería de pasar de los 9 puntos.

Recordad que esta y otras apuestas que hagamos a lo largo de la jornada las podréis seguir a través de nuestro nuevo Grupo de Telegram: https://t.me/onlystakebasket

Todas estas apuestas y muchas más las encontrarás en Bwin, únete desde el siguiente link: bwin.es Sports Betting

Tipster NBAesp – Apuestas 22ª jornada

La extravagancia de los Celtics en los minutos finales nos impide terminar la noche en verde y nos empaña el excelente acierto que supuso el triunfo a domicilio de Brooklyn. Hoy nos espera una jornada llena de buenas posibilidades.

Jornada de ayer:  -1.00 unidades
Total mes Noviembre: -11.75 Unidades
Podéis consultar nuestra estadísticas en epick: http://epick.tips/tipster/TimeOutNBA/stats

Ausencias para esta noche:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

1) Cleveland Cavaliers – Milwaukee Bucks
Bucks +2.5 HT
Cuota @1.90
Stake 1.5

Hay que probar este pick, Cleveland sigue en un mal momento pese a que Lebron James ha dado un paso adelante y parece que quiere pelear aunque parece que lo hace solo. Cleveland suele empezar los partidos mal y suele empezar mejor tras el descanso. No nos atrevemos a dar un pronóstico sobre el ganador de este partido ya que ambos son capaces de dar lo mejor y lo peor pero confiamos en que el partido vaya igualado al descanso.  Love es seria duda para hoy y será duda hasta última hora pese a que entrenara con el equipo hoy. Los Bucks tienen la baja de Monroe que ha sido traspasado a los Suns por Bledsoe.

 

2) Chicago Bulls – Toronto Raptors
Raptors -6.5 HT

Cuota @1.90
Stake 2.5

Partido que debería resolverse bastante pronto a favor de los canadienses y más jugando en casa donde están mostrando un nivel muy bueno con un balance de 2-1 y donde en esas 2 victorias se ha cumplido este HA sobrado al descanso, uno de esos partidos contra los Bulls. Teniendo en cuenta el balance que llevan necesitan empezar a ganar partidos para colocarse TOP 3 en el este para afrontar la gira de partidos fuera de casa que les viene en 8 días.

3) Combinada 5 partidos
Wizards + Jazz + Thunder + Nuggets + Raptors
Cuota @2.32
Stake 1

Vamos con una combinada de equipos que deberían de ganar hoy sin problemas (toquemos madera porque últimamente hay mucho trolleo). Los Wizards reciben a los Mavs y no deberían sufrir, Dallas actualmente es uno de los 3 peores equipos de la NBA y ya piensan en desarrollar a su núcleo joven, además vuelve John Wall según la web www.nba.com http://www.nba.com/gamenotes/wizards.pdf

Por otro lado los Jazz aspiran a sumar u seguir invictors en casa ante uno de los equipos que más bien caen de la NBA pero no juegan Embiid, Bayless y Fultz. Ya vimos el nivel de Sixers sin Embiid frente a los Raptors y hoy debería de ser igual frente a uno de los equipos que más nota jugar en casa.

Los Nuggets se enfrentan en casa a un equipo que se ha ido desinflando a poco a poco y que además va en cuadros al Pepsi center, hasta 4 bajas hoy: Booker, Allen, Lin y Hollis-Jefferson y que además vienen de B2B.

Y por últimos los Thunder visitan Sacramento y no se pueden permitir perder hoy y más viendo lo que ha dolido las 2 últimas derrotas contra equipos TOPS: Boston y Portland. Todo lo que sea perder hoy puede ser una catástrofe y descolgarse de la parte alta de la Western.

 

 

Recordad que esta y otras apuestas que hagamos a lo largo de la jornada las podréis seguir a través de nuestro nuevo Grupo de Telegram: https://t.me/onlystakebasket

Tipster NBAesp – Apuestas 10ª jornada

Horrible día para nosotros en la noche de ayer, que ya empezó con la derrota de los Sixers sobre la bocina a manos de Houston… y a partir de ahí fueron todo despropósitos que nos dejan un precedente para olvidar por completo.

Jornada de ayer: -11.00 unidades
Total mes octubre: -1.09 unidades, -2.22 % Yield
Podéis consultar nuestra estadísticas en epick: http://epick.tips/tipster/TimeOutNBA/stats

Bajas para esta noche:

1 2 3 4 5

 

1)Chicago Bulls – Atlanta Hawks
Lauri Markkanen +15.5 puntos
Cuota @1.83 [Betfair ]
Stake 2

Argumentos del pronóstico: 

Vamos a ir con el rookie de los Bulls esta noche tiene de rival en la pintura a Mike Muscala, un jugador más ofensivo que defensivo. Markannen promedia 16.3 puntos por partido, por lo que supera la linea propuesta hoy, además ha superado esta linea en 2 de 3 partidos jugados esta temporada. Es posible que Chicago gane hoy porque su rival llega con bajas importantes y por lo tanto vamos a confiar en el Finlandés.

 

2)Chicago Bulls – Atlanta Hawks
Kent Bazemore +15.5 puntos
Cuota @1.83 [Betfair]
Stake 2

Argumentos del pronóstico: 

Y el último pick de hoy va a ser del mismo partido. Bazemore en los 2 partidos que no ha jugado Schroder ha hecho 16 y 20 puntos por lo que vemos que su producción ofensiva coge protagonismo sin el base alemán, además que es el jugador mejor pagado de la plantilla. Es probable que esta noche haga lo mismo además su defensor es Holiday, un escolta que es de dulce en ataque pero que deja que desear defendiendo.

Recordad que esta y otras apuestas que hagamos a lo largo de la jornada las podréis seguir a través de nuestro nuevo Grupo de Telegram: https://t.me/onlystakebasket