Playoffs 2017: Previa Finales de la conferencia Este

Hubo que esperar hasta el séptimo partido entre Celtics y Wizards para saber quién se enfrentaría a Cleveland, y la verdad, si ya consideraba que cualquiera de los dos iba a tener pocas opciones, llegados a este punto me da que los verdes ya tendrán mucha suerte si son capaces de rascar un triunfo en las finales de la conferencia Este. Tal vez suene muy catastrofista, un equipo de la magnitud de los Celtics, que ha sido además el mejor de la temporada regular oriental y que ha ido de menos a más en estos Playoffs… pero por muy buen coche que tengas, si delante aparece una apisonadora lo único que puedes hacer es jugar tus armas para que no te aplaste en exceso.

celtics-cavaliers-playoffs-nba-2017

(1) Boston Celtics  1 – 4  Cleveland Cavaliers (2)
(3-1 para los de Ohio en temporada regular)
Precedentes en Playoffs: 4-2 para los Celtics
CLAVES: Descanso, detener a LeBron James, últimos cuartos

Tras la exhibición de ‘King James’ ante un equipo supuestamente preparado para frenarle como eran los Toronto Raptors, y llegando con una semana de descanso a un duelo en el que su rival llega con apenas día y medio de margen, pintan bastos para los Celtics. Otro factor a considerar es la enorme diferencia en lo que a experiencia se refiere, ya que en la actual plantilla de los de Massachusetts solo Al Horford y Amir Johnson (creo que no me dejo a nadie) han disputado unas finales de conferencia en el pasado.

Por suerte hay un jugador de 1.75 y con nombre de leyenda que no parece que lo vaya a poner tan fácil. Isaiah Thomas es sin duda la gran arma ofensiva de los Celtics, y puede suponer un problema para los actuales campeones si llegan al último cuarto con un marcador ajustado, aunque quizás ese factor desequilibrante se sustente para un partido, pero dos ya se antoja harto complicado.

Atendiendo a esto mi pronóstico será 4-1 en favor de los Cavaliers, considero que el hecho de que los Celtics tengan el factor cancha a su favor, unido a que los Crowder, Bradley y cía están yendo a más, les dará al menos un triunfo para salvar la honra, pero muy difícilmente podemos pensar que puedan exigirle a los Cavs más de un quinto encuentro. ¿Habrá sorpresas? Veremos.

Los pronósticos de Time Out para la Conferencia Oeste:

Señor Rama – @tassito5: CLE 4-0.

Royalwar – @rapatam: CLE 4-1.

Burlador – @PedroMolina_4: CLE 4-0.

Black Mamba – @MethodMamba: CLE 4-0.

Playoffs 2016: Previa Semifinales de Conferencia Este

Ninguna sorpresa en el Este, ya que los cuatro primeros de la conferencia han pasado a las semifinales. De nuevo, todo apunta a un camino fácil para los Cleveland Cavaliers, principales aspirantes a acceder a las Finales de la NBA. La duda parece estar en quién le disputará el trono del Este en las finales de conferencia, un honor que se disputarán los Toronto Raptors y los Miami Heat. Los canadienses jamás han superado esta ronda, así que están ante una oportunidad histórica.

Cavaliers-Hawks-Este-Semifinales-NBA-2016

(1) Cleveland Cavaliers vs. Atlanta Hawks (4)
 Precedentes en Playoffs: 2-0 para los Cavs, sin ceder ningun triunfo.
Enfrentamientos en Regular Season: 3-0
CLAVES: LeBron y el cansancio.

Sé que es una clave poco elaborada, pero es un hecho evidente la importancia de LeBron James en esta serie, seguramente más incluso de la que podría tener en cualquier otra serie, ya que no veo jugador alguno capaz de disminuir sus prestaciones. No quiero decir con esto que lo tendrá fácil, pero sí que la estrella de los Cavs se librará de una carga que suele ser notablemente pesada para él (sino que le pregunten por Leonard, Carroll, George o Iguodala).

A favor de los Hawks juega su versatilidad ofensiva, en tanto que en esas pueden crearles problemas a los Cavs en determinados momentos de partido, especialmente con Love en pista, pero con bastantes días de descanso menos que su rival dudo mucho que ello les permita sumar más de un triunfo en esta serie, todo dependerá de su acierto desde el triple y su capacidad para cerrar espacios cada vez que Irving y James se hagan con el balón.

Pronóstico: 4-1 Cleveland

Raptors-Heat-Este-Semifinales-NBA-2016

(2) Toronto Raptors vs. Miami Heat  (3)
 Precedentes en Playoffs: Enfrentamiento inédito.
Enfrentamientos en Regular Season: 3-1 para los Raptors.
CLAVES: Intensidad defensiva.

La serie ante los Pacers a buen seguro ha hecho crecer como equipo a los Raptors, en especial a DeMar DeRozan, no solo por haber sido capaces de superar la barrera psicológica de 1ª ronda, sino también por haberse medido a una de las mejores defensas y defensores de la competición. Por eso creo indiscutiblemente que vamos a ver una versión mejorada de la estrella de Toronto, ya que en sus últimos tres duelos de Regular Season promedia 33 puntos contra los de South Beach, y aunque no fácil, sí espero que siga por una dinámica similar de acierto.

El cansancio habrá hecho mella en ambos conjuntos, y por ahí la experiencia de Miami puede resultarles favorable a corto plazo, sin embargo la ausencia de Chris Bosh, unidos a los problemas físicos de Whiteside y su mal balance a domicilio, me llevan a ver con mejores ojos la opción de la primera final de Conferencia para los canadienses. La serie será, cuanto menos, entretenida.

Pronóstico: 4-2 Toronto

Previa Playoffs 2016: Conferencia Este

Vuelven los Playoffs de la NBA, uno de los mayores espectáculos del baloncesto y del mundo. En la Conferencia Este hacía tiempo que no había una igualdad similar y, por lo tanto, se esperan duelos intensos e interesantes. Aún así, todo el mundo sitúa como los claros favoritos a los Cleveland Cavaliers de LeBron James. Más allá de las sensaciones de unos y otros, la realidad y los números indican que los Toronto Raptors podrían competirles la supremacía en una conferencia que ha madurado mucho.

Previa-Conferencia-Este-NBA

PlayoffBrackets

(1) Cleveland Cavaliers vs. Detroit Pistons (8)
 Precedentes en Playoffs: 2-1 para los Cavs desde 2006.
Enfrentamientos en Regular Season: 1-3, siendo dos de esas tres en Ohio.
CLAVES: Segundas oportunidades y rotación.

Las prisas por parte de Cleveland pueden resultarles contraproducentes en determinados momentos de partido. Obviamente son favoritos a plantarse en la final, máxime con el nivel que viene ofreciendo LeBron James las últimas semanas de competición, y ante un equipo relativamente novato en postemporada es de esperar que no sufran en exceso para cerrar los partidos. El rebote será un problema dada la manifiesta superioridad de Drummond en el poste, pero a poco que los titulares se carguen de faltas y entre en acción la segunda unidad es de esperar que aumenten las diferencias en el marcador.

Pronóstico: 4-0 Cleveland

Raptors-Pacers-Este-1-ronda

(2) Toronto Raptors vs. Indiana Pacers (7)
 Precedentes en Playoffs: Duelo inédito
Enfrentamientos en Regular Season: 3-1, cayendo siempre el que anotara menos de 100.
CLAVES: Factor cancha y defensa.

Es el momento en Canadá. Por primera vez en su historia llegan con serias aspiraciones de meterse en las finales del Este, y después de aprender la lección duramente el año pasado tras caer 4-0 ante Washington, quiero creer que en esta ocasión la postemporada no les vendrá ni mucho menos grande. En frente tendrán un hueso duro de roer, unos Pacers que han sobrevivido gracias a su excelente capacidad defensiva y al buen hacer de su estrella Paul George en ataque, seguramente por ello sean el gran tapado de estos Playoffs, y eso puede ser un arma de doble filo muy peligrosa. Si las rodillas de DeMarre Carroll son capaces de aguantar tendrán mucho ganado, aunque aún sin él, debemos decir que se han manejado a la perfección en su pista, y por tanto me costaría vislumbrar una posible sorpresa en esta eliminatoria.

Pronóstico: 4-1 Toronto

Heat-Hornets-Este-1-ronda

(3) Miami Heat vs. Charlotte Hornets (6)
 Precedentes en Playoffs: 1-1, ambas resueltas dejando al rival a 0.
Enfrentamientos en Regular Season: 2-2, tres de ellos con diferencias inferiores a 10 puntos.
CLAVES: Experiencia y físico.

Tres veces en los últimos 12 años, ese es el balance de Charlotte (y mi principal motivo) desde que se constituyese Bobcats allá por 2004 y hasta el día de hoy bajo el nombre nuevamente de Hornets. Aún así diría que estamos ante la serie más igualada, la ausencia más que probable de Chris Bosh supone un problema ante un equipo claramente vulnerable en la posición de 4, y la defensa de Batum sobre Wade a buen seguro dará que hablar. Es cierto que no concibo una eliminación de los Heat, pero dudo que los Hornets vendan barata su piel, y desde luego en casa se manejan a la perfección como para creerlo.

Pronóstico: 4-2 Miami

Hawks-Celtics-Este-1-ronda

(4) Atlanta Hawks vs. Boston Celtics (5)
 Precedentes en Playoffs: 7-0 para los Celtics.
Enfrentamientos en Regular Season: 3-1, empezaron ganando los Celtics.
CLAVES: Ritmo de partido y transición.

La historia dice que Boston siempre elimina a Atlanta, y dado que puede pasar cualquier cosa, lo más prudente parece guiarse por esa directriz. Tanto uno como otro equipo han terminado el año de forma excepcional y las diferencias en cuanto a potencial son casi mínimas; Atlanta es un equipo mucho más experimentado y tal vez se encuentre en su último año en la cúspide (la salida de Horford parece bastante probable), pero esa intensidad impuesta por los hombres de Brad Stevens, comandados por el inexorable Isaiah Thomas, se antoja un quebradero de cabeza importante. Si Boston es capaz de frenar la aportación de Millsap dudo mucho que los Hawks les puedan seguir el ritmo.

Pronóstico: 3-4 Boston

De David Blatt a Tyronn Lue: un error de campeonato

El otro día escribía sobre lo que parece ser, en apariencia al menos, el final de la era de LeBron James en la NBA. Más que por carencias propias es por culpa de su vecino de Akron y el grupo que éste lidera. Stephen Curry y sus Golden State Warriors parecen tener la sartén por el mango, por mucho que el 23 de los Cavs se esfuerce por probar lo contrario, como en las pasadas Finales de la NBA. La sorprendente destitución de David Blatt la semana pasada, sin embargo, es quizás el error (de planteamiento) más contrastado de la franquicia de Ohio en los últimos meses.

El técnico estadounidense, de origen israelí, desarrolló su carrera, hasta el curso pasado, en el baloncesto europeo. Era el principal escollo que veían los americanos para aceptarle en el corral, pero el tipo aterrizaba tras estar a un paso de fichar por los Warriors de Steve Kerr, romper amistosamente un contrato apalabrado con estos y hacer un salto de fe con los Cleveland Cavaliers, por entonces un equipo joven con necesidad de crecer de manera progresiva. Sin LeBron, Ohio era un entorno propicio para su adaptación a la liga estadounidense.

lebron-james-david-blatt-Cavs

Dos semanas después de fichar, aterrizó el astro y las prioridades de la franquicia sufrieron una tremenda sacudida. «Ha vuelto el hijo pródigo, es hora de conseguir el anillo». Blatt tendría un reto supremo por delante, y a pesar del poco respeto que le brindó la estrella, consiguió llevar a unos mermados Cavs a las Finales de la NBA. Sin embargo, «el novato» –así le llamó James en varias ocasiones– no pasó el test y siguió sembrando dudas en la plantilla. Nunca se la ganó por completo, algo en que quizás tengan culpa desde la organización hasta el propio entrenador, pasando por las grandes estrellas del grupo.

Perder ante los Warriors fue un golpe duro para el impaciente James, aunque ganarles dos partidos sin Love ni Irving debería considerarse una loable proeza. El anillo es todo lo que cuenta para un tipo que creció siendo el elegido, confirmó su relato con unos primeros años fulgurantes y se consagró gracias a los títulos con Miami. Ganar en Cleveland, con los suyos, sería el sello a su legado de leyenda. La impaciencia ha llevado a LeBron y a la franquicia a ejecutar a uno de sus grandes activos.

Con un récord de 30-11 a su despido, Blatt se convirtió en el primer entrenador líder de su conferencia en ser fulminado a media temporada. Su porcentaje de .732 victorias esta temporada es el mejor entre los entrenadores que haya sido expulsado en las mismas circunstancias. Sin duda, en los triunfos no está el motivo de su adiós (80-43 es su récord como entrenador en la NBA). Las críticas internas nunca se apagaron. Se le criticaron jugadas, tiempos muertos y LeBron tardó varias semanas en conocerle después de fichar por el equipo. Marcando paquete.

Una paliza de los Warriors (132-98) pareció ejecutar la buena labor de Blatt. Caer humillados, una vez más ante Curry y su gran comitiva, fue demasiado. La presión de los medios hizo estallar al exentrenador: «Creo que el equipo lo ha hecho bastante bien a pesar de la adversidad que nos hemos encontrado. Creo que el equipo está en una buena posición, aunque la gente elige obviar este hecho, algo que no creo que sea justo». Tenía razón, pero dentro de la organización tenían el asunto bajo escrutinio.

David Griffin, GM de los de Ohio, justificó su decisión por falta de química en el vestuario. «Hay una falta de cohesión y garra que simplemente no podía tolerar. Y, francamente, con la temporada a medias, creo que tenemos el tiempo de enderezar el rumbo», valoró el ejecutivo tras sorprender a todo el mundo con su decisión (según él, LeBron no tuvo nada que ver).

«Creo que [Griffin] tenía razón en todo lo que dijo. Te guste o no, hay que respetarlo», comentó la estrella tras mostrarse sorprendido por el brusco cambio. Nadie en su sano juicio podría creerse que LeBron no sabía lo que iba a ocurrir, o que la franquicia tiraría adelante sin su visto bueno.  «Hay veces que se pueden ganar partidos en la temporada regular y estás peor», añadía Griffin a su alegato. Pues bien, Blatt no era el tipo adecuado por motivos de química y aceptación entre sus pupilos.

Lo curioso del caso es que el sustituto, anunciado casi inminentemente, trabajó a la sombra del eurocoach en su etapa en Ohio. Tyronn Lue, de 38 años y sin experiencia al mando de un equipo NBA, se encontró con la suculenta oferta de tomar el testigo del mejor equipo equipo del Este y más que probable finalista el próximo mes de junio. El movimiento huele a golpe de estado, aunque sólo sean meras cavilaciones. Sólo tres entrenadores en su situación, por cierto, han logrado llevarse el anillo la misma temporada de su promoción.

tyronn-lue-david-blatt-lebron-james-nba-cleveland-cavaliers

El inexperto técnico, exjugador mediocre de la liga y durante un tiempo ayudante de grandes nombres como Doc Rivers, resulta ser además un buen amigo de LeBron. Se llevan bien desde que el astro tenía 17 años, así que son un buen puñado de años comparados con el desconocido Blatt. Lue tiene una misión, la de conectar a la plantilla y crear un ambiente de trabajo feliz. Entre amigotes será más fácil, eso no se lo podemos negar a la dirección de la franquicia. «No hay nada que no haya visto», le elogió James. «Ha jugado para Phil Jackson, ha entrenado con Doc, ha estado en muchos sitios y tiene experiencia. Confiamos en él ahora».

«Blatt es un gran tipo y uno de los mejores entrenadores de la historia. Seguro que acabará en el Hall of Fame, no tengo ninguna duda», pronosticó Rick Carlisle, que no escondió su disgusto como máximo representante del colectivo de entrenadores NBA. “Yo sé un par de cosas sobre entrenar en esta liga. Sé quién es íntegro y quién es bueno en su trabajo», sentenció ante la sorprendente decisión. «Estoy contento (aliviado) de que mi General Manager no haya estado en el vestuario. Me podrían haber despedido«, ironizó tras caer ante los Warriors, también de paliza, Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs que ha visto más de 200 despidos desde que ocupa su trono en Texas.

Lue, que se mostró muy tranquilo durante su presentación, lanzó un par de mensajes crípticos que, en mi opinión, no le dejan en muy buen lugar tras ver despedido a su jefe. ¿Qué haría diferente?, dispararon desde la ESPN. «Yo no diría diferente, diría mejor», dijo sin arrugarse el joven entrenador con algo de aspereza. Después rebajó el tono e incluso propuso que la NBA dejara que su exjefe fuera premiado con la plaza de técnico del All Star (algo no previsto en la normativa de la liga).

Sin duda, el problema para un gran técnico como Blatt, que lo ganó literalmente todo en el viejo continente –desde la Euroliga con el Maccabi hasta el Eurobasket con Rusia–, fue entrenar al jugador más famoso del planeta. «Me da pena porque Blatt es un buen tipo e iba primero de su Conferencia. Nunca he visto algo así. Y más cuando ha tenido tanto tiempo lesionado a su segundo mejor jugador, Irving. Pero con todo lo que había ahí dentro y la figura de Tyronn Lue ganando cada vez más fuerza en la franquicia…», compartió el veterano Brendan Haywood, que la temporada pasada vivió la situación en primera persona.

«No se puede tener un doble rasero con los jugadores. A Blatt le costaba muchísimo corregir a LeBron. Él no tenía experiencia en la NBA y LeBron es LeBron así que en parte es comprensible… pero no puede ser. Recuerdo que James Jones le dijo que no podía pasar por alto las cosas que hacía mal LeBron en las sesiones de vídeo porque todos nos dábamos cuenta. No puedes corregir la posición de Dellavedova en una jugada, hablarle a Tristan Thompson de cómo ejecutó mal una acción pero que llegue luego otra en la que LeBron no baja a defender y dejarlo estar sin decir nada. Cuando pasa eso, todo el vestuario pierde el respeto al entrenador», explicó el pívot, campeón de la NBA con los Dallas Mavericks.

Las palabras de Haywood son quizás las que más se acercan al problema real. Entrenar a LeBron no es fácil, ya que si le echas la bronca lo tendrás en contra y, si no lo haces, perderás al resto de la plantilla. Si los jugadores vieron ese comportamiento, ellos tampoco hicieron mucho para remediarlo. Quién no hizo nada, tampoco, fue un James que sabía sus fallos y permitió que su técnico los pasara por alto.

«Tu mejor jugador ha de ser el que más escuche. Ha de ser líder escuchando», decía Chuck Daly. Parece que en los Cavaliers están algo sordos o, como desgranan en bballbreakdown, no mostraron demasiado interés en usar los sistemas del entrenador defenestrado. ¿Puede Lue mejorar a su predecesor y dar un nuevo anillo a LeBron y compañía? No es imposible, pero sí extremadamente complicado.

Los Chicago Bulls pierden cohesión y opciones al anillo

Decía Pau Gasol hace unas semanas que en verano probará el mercado de agentes libres de la NBA, pase lo que pase esta temporada con los Chicago Bulls. Su objetivo, de aquí al final de su carrera, es lograr otro título en Estados Unidos y sus palabras van cobrando mayor sentido con el paso de las jornadas, ya que los nuevos Bulls de Fred Hoiberg siguen sin encontrar el ritmo adecuado y empiezan a expresar sus frustraciones de manera disonante.

Aunque aún pueden pasar muchas cosas, está claro que con el actual juego y, más que eso, actitud dentro de la cancha, los de Illinois están lejos de ser un contendiente serio al anillo. Ayer fue una derrota por 105-102 ante los Brooklyn Nets (8-20) la que volvió a producir inquietud en el vestuario y en la afición del United Center. Era el tercer revés consecutivo y el sexto en los últimos diez partidos, lo que sitúa a los de Michigan en la sexta posición de la conferencia Este con 15 victorias y 11 derrotas.

«No hemos tenido ni unión ni dureza», explicó Hoiberg, el encargado de reinventar a unos Bulls encallados en la maraña defensiva de Tom Thibodeau en el pasado. El exentrenador universitario de Iowa State está buscando un mejor balance entre el aspecto ofensivo y defensivo del equipo, aunque de momento parece que el mayor problema de sus jugadores es la actitud.

Hoiberg-Bulls

Su análisis llegó un partido después de haber recibido, en la sala de prensa, un buen golpe de Jimmy Butler, que criticó al técnico por no saber sacar el espíritu competitivo de los suyos –una crítica extraña viniendo de un profesional que se da cuenta que no lo está dando todo sobre el parqué–.

«Creo en estos chicos y en este vestuario, pero también creo que, probablemente, deberíamos ser entrenados con mucha más dureza. Lo siento, sé que Fred es una persona tranquila y le respeto mucho por ello. Pero cuando los jugadores no están haciendo lo que se espera de ellos, tienes que ponerles las pilas, yo incluido», dijo el escolta tras caer en el Madison Square Garden.

En medio de un mar de declaraciones peligrosas, la veteranía de Pau Gasol volvió a salir a flote para salvar el barco del naufragio. «Lo que nos faltó esta noche, siento que nos está faltando en muchos partidos«, comentó el pívot de Sant Boi, que sabe que necesita un vestuario fuerte y unido para llegar a final de curso con opciones al gordo. «Creo que sólo es una sensación de urgencia. Creo que vamos a velocidad de crucero durante gran parte del partido y, cuando nos encontramos entre la espada y la pared, nos activamos, subimos el nivel e intentamos darnos otra oportunidad».

NBA: Playoffs-Milwaukee Bucks at Chicago Bulls

El problema, claro, es que muchas veces llegan tarde a la cita y el resultado es la derrota. Después de sus mil y un contratiempos en forma de lesión, Derrick Rose parece haber encontrado un ritmo estable aunque alejado del que le convirtió en MVP en 2011. Sin ser el mismo jugador, el base sigue siendo la estrella de facto del equipo. El problema está en que, mientras él estaba en el quirófano y en las salas de rehabilitación, Butler surgió como referente en la sombra.

En este binomio de astros puede estar uno de los escollos más grandes de cara al anillo. Esta misma temporada, los rumores apuntaron en un distanciamiento entre ambos jugadores. Butler, según los rumores, llegó a poner en duda la ética de trabajo de su compañero. Sin duda, no suena a un vestuario unido y preparado para afrontar situaciones de vida o muerte (deportiva).

«No me preocupa lo que dijo Butler», comentó Rose tras la derrota ante Brooklyn. «Me preocupa que nos ha ganado Brooklyn y que les hemos dejado meter muchos tiros fáciles. No quiero pensar en otra cosa que no sea en esta derrota, que me tiene muy enfadado». Según el número 1 de Chicago, en el equipo nadie está «en la misma página» del relato de la temporada. Comparten pista, pero no juego.

Según el mayor de los Gasol, las palabras de Butler no son malas, pero no tendrían que haber sido más que una discusión interna en el vestuario. «Todos tenemos que asumir nuestra parte de culpa, es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros se lo tiene que tomar como algo personal. Esto nos tiene que doler porque si no nos duele, significaría que tenemos un problema que quizá no vayamos a poder resolver», añadió Pau a su análisis de la crisis de juego de los Chicago Bulls.

El anillo, a día de hoy, parece un sueño muy alejado para un equipo que tiene a su mayor enemigo en sí mismo. Ganar al rival ya es complicado, pero batirse a uno mismo es una tarea titánica en diciembre. Las derrotas tienen que herir los sentimientos de los jugadores si pretenden ser campeones.

Año nuevo, vida vieja; Warriors y Raptors siguen invictos

La madrugada NBA nos ha dejado derrota para el único español que ha jugado en la jornada del miércoles, Serge Ibaka (103-98). Sus Thunder rindieron pero no pudieron frenar el ímpetu de unos Toronto Raptors que siguen comandando la Conferencia Este y todavía no conocen la derrota (5-0). Los canadienses, liderados por DeMar DeRozan -28 puntos y 5 rebotes- y bien secundados por Kyle Lowry -17 puntos- y Jonas Valanciunas -17 puntos y 11 rebotes-, han dado un paso adelante después de dos buenas temporadas y quizá se encuentran ante el curso con mejor porvenir de su historia.
Por lo que respecta a los Thunder, han comenzado la temporada de manera irregular con tres victorias y dos derrotas, demostrándose en todo momento que las dos caras visibles del equipo siguen siendo Russell Westbrook -22 puntos y 16 asistencias- y Kevin Durant -27 puntos y 7 rebotes-, con un Serge Ibaka -anoche 10 puntos, 6 rebotes y 3 tapones- interpretando el papel de una tercera espada que está claramente un par de peldaños por debajo de los anteriormente citados.

Raptors y Curry

Al otro lado del país, en la Conferencia Oeste, Clippers y Warriors dirimieron un interesante duelo californiano. Ambos conjuntos llegaban sin haber estrenado el casillero de derrotas, de manera que el morbo del partido se encontraba en saber quién se mantendría invicto y quién asumiría la primera derrota de la temporada. Los actuales campeones no faltaron a su cita con el triunfo y aprovecharon el factor cancha -se jugaba en el ORACLE Arena- para llevarse la victoria (108-112) en un partido igualado que no se resolvió hasta los últimos minutos del mismo. Sin embargo, de la mano de Stephen Curry, que sigue brutalmente enrachado -anoche 8/17, con 7/11 en triples y 8/9 en tiros libres para acabar con 31 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias-, los Warriors derrotaron a los Clippers con la colaboración de Harrison Barnes -17 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias-. Del lado angelino, Chris Paul logró 24 puntos, 3 rebotes, 9 asistencias y 3 robos y Blake Griffin 23 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias.
Precisamente fue Blake Griffin el que protagonizó la jugada de la noche, pero para mal, al encontrarse con un gran tapón de Festus Ezeli cuando intentaba realizar un mate.

Más NBA:

Boston 98-100 Indiana (I. Thomas 27 y Paul George 26/10); San Antonio 99-102 Washington (K. Leonard 23/9 y B. Beal 25); Brooklyn 87-101 Atlanta (B. Lopez 27/11 y A. Horford 21/8); New York 86-96 Cleveland (C. Anthony 17/12, Mo Williams 22); Orlando 114-119 Houston (Fournier 29 y Howard 23/14); Philadelphia 87-91 Milwaukee (Okafor 21 y Monroe 18/8); Sacramento 97-118 Phoenix (Koufos 16/7 y Bledsoe 19/8 ast); Portland 108-92 Utah (Lillard35 y A. Burks 21).