Apuestas NBAesp – 32a Jornada Playoffs 2019

Segundo partido de las finales de Conferencia en el Oeste. Recordad que disponemos de Canal VIP Premium para estos Playoffs, aquí os dejaremos poquitas apuestas.

Última Jornada: -1.72 unidades
Total mes Mayo: -17.40 Unidades
Puedes consultar nuestro balance AQUÍ

Ausencias para esta noche:

1) Golden St Warriors vs Portland Trail Blazers
Draymond Green +0.5 triples
Cuota @1.71 [Bet365]

Stake 3

En sus dos últimos partidos en casa ha sido capaz de anotar un triple y promedia 3 intentos por encuentro en estos Playoffs. En los 4 enfrentamientos que ha disputado ante los Blazers ha anotado al menos un triple, y sabiendo que ante las ausencias de KD y Cousins jugará buena parte del encuentro de Ala-Pívot, nos deja en una posición muy favorable de cara al acierto de este pronóstico.

Tuvieron muy buen 1er partido los ‘Splash Brothers’ y sabemos que ante Blazers tienen cierto pique para anotar triples, pero sin duda la figura relevante de la serie debe ser Green, no solo por esa liberación actual que el ofrecen Bogut y Looney en la ofensiva, sino también por la capacidad de circular el balón y tomar decisiones. No olvidemos que los Blazers no se pueden permitir un 2-0 sin KD ni Cousins en pista, y ello intensificará la defensa individual sobre Curry y Klay, así que esperemos que así sea y Draymond nos ofrezca su mejor cara esta noche.

 

 

Estas y otras apuestas/recomendaciones también las podéis seguir desde Telegram a través de nuestro canal:https://t.me/onlystakebasket

Las lágrimas de Rudy Gobert y los machitos en la NBA

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1549382612680{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Es una pena tener que hablar de algo tan natural como el llanto de Rudy Gobert cuando reflexionaba con los periodistas sobre su no elección para el All Star de la NBA. En 2019, en una liga que presume de ser la más avanzada en términos de implicación social y que además ha hecho grandes pasos respecto a la salud mental de sus jugadores, todavía hay jugadores que no entienden del todo bien en qué siglo viven.

La pasada semana, Gobert conoció que no había sido elegido como jugador reserva en el All Star que se disputará Charlotte entre el 15 y el 17 de febrero. Su reacción, además de la lógica frustración por no haber conseguido el codiciado premio en su mejor temporada en la liga, fue la de llorar de impotencia cuando recordó la llamada de su madre, indignada y preocupada, tras la decisión de los entrenadores de no incluirle en la lista definitiva.

Muchos compañeros de Gobert se solidarizaron con el pívot de los Utah Jazz, y criticaron a la liga por no valorar los méritos del mejor jugador defensivo del momento. Hasta aquí, todo bien. Una decisión polémica, criticable y nada más. El problema fue cuando aparecieron los machitos de la liga para burlarse de la reacción del francés.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»74903″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1549383909590{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

El mal ejemplo de los campeones

Abrieron fuego dos miembros de los Golden State Warriors. Draymond Green y Andre Iguodala tuitearon el mismo día y a la misma hora. “Supongo que yo también debería llorar… ¿no Charlotte?”, disparó Green. Iggy no se cortó tampoco: “¿Ha ido a llorar al coche?” Green, que de luces tiene pocas, se olvidó que él también lloró (detrás de las cámaras) cuando fue seleccionado por primera vez a la gran cita festiva de la liga.[/vc_column_text][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»74904″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»74907″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][vc_column_text css=».vc_custom_1549382939566{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]O quizás no se olvidó, y simplemente es un tipo sexista que piensa que llorar es de maricas, o cualquier bobada similar. “Sabía que estaba delante de las cámaras, y no querían que me mataran en Instagram, poniéndome cara de llorón en vez del Jordan Hall of Fame”, reconoció tras su elección en 2016.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1549382993859{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Otro que mostró memoria selectiva fue Isaiah Thomas, que añadió un tuit con sorna: “Vamos familia, que ya somos muy grandes como para estar llorando así…” Hace menos de un año, Isaiah mostraba sus emociones en una carta dirigida a su madre. ¿Para qué iba a burlarse ahora? El jugador se disculpó a través de Twitter apenas una hora después de disparar su tuit, uno que al menos vio que quizás había patinado.[/vc_column_text][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74910″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiIxMiJ9LCI3MzM4Ml9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjUifX0=»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1549383385035{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Quien tampoco se enteró de nada fue otro machote y de los buenos. Shaquille O’Neal le soltó lo siguiente: “Sé un hombre, en el baloncesto no hay lloros”. Ah, la eterna justificación de lo que debe ser un hombre y lo que no.

Si hay gente con más criterio en los vestuarios –que la hay–, esperemos que les recomienden a sus machitos que se callen la boca y hablen en la pista, y que dejen de decir burradas por las redes sociales o enseñar la minga en Snapchat, como bien le contestó Gobert al payasete de Green para callarle la boca.

En el deporte, donde muchos ponen el foco de atención en cualquier tontería, actitudes como la de negar el llanto a una persona deberían estar completamente censuradas. Incluso penalizadas, si se quiere mandar un mensaje tajante contra estos comentarios de raíz sexista y mentalidad cerrada. A Green, Iggy, Shaq –y tantos otros que esta vez callaron– es mejor ignorarlos.

No hay masculinidad o feminidad que se esconda detrás del acto de llorar. Lo que hay detrás, en todo caso, es un acto de humanidad. Y los deportistas son personas, como todos nosotros.[/vc_column_text][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74911″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiIxMiJ9LCI3MzM4Ml9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjUifX0=»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74914″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

Apuestas NBAesp: 49ª Jornada – Game 7 Finales

Game 7! Todo a una carta. Cualquier consulta sobre apuestas NBA no dudéis en realizarla bien comentando esta publicación, o en twitter, ya sea el mio @rapatam o el de la página @nbaesp.

resssss

02:00 – Golden St Warriors vs Cleveland Cavaliers

gscle

A tope en el último encuentro del curso. Debo reconocer que no me gusta apostar a una cuota tan baja, máxime con la inercia tan buena con la que llega Cleveland y la importante ausencia en defensa de Andrew Bogut; aún así mi principal motivo es simple, un equipo del potencial de los Warriors es tremendamente difícil que pierda 3 seguidos, siendo 2 de ellos en casa, y a eso me aferro en mi apuesta. En cuanto a Green, dado que será el principal referente interior de su equipo debería ser capaz de llegar a los 10 rebotes sin demasiados apuros, y sabiendo que hasta la fecha se ha manejado con bastante acierto en ataque dudo que jugándose el todo por el todo vayamos a verle desaparecer.

Pick: Gana Golden State Warriors  @1.50  25€ //  Draymond Green +23.5 (Ptos y Rebotes)  @1.85  5€

Apuestas NBAesp: 47ª Jornada – Game 5 Finales

Acertamos de lleno la victoria visitante en Ohio para romper nuestro gafe en las finales, esperemos hoy la racha no termine. Cualquier consulta sobreapuestas NBA no dudéis en realizarla bien comentando esta publicación, o en twitter, ya sea el mio @rapatam o el de la página @nbaesp.

resssss

03:00 – Golden St Warriors vs Cleveland Cavaliers

gscle

La sanción a Green, unida a la necesidad imperiosa de victoria visitante me llevan a ver con muy buenos ojos que esta vaya a suceder y tengamos un 6º partido. Ya tenía pensado irle en favor del hándicap, pero ahora que los Warriors no contarán con su principal referente defensivo e interior, me parece una oportunidad única de vencer en Oakland, de esas de ‘si no ganan hoy no merecen el anillo’. Evidentemente se paga poco el triunfo local tras la exhibición de los ‘Splash Brothers’ en Ohio, pero teniendo en cuenta que fue su único buen partido en lo que llevamos de serie (y que tenían a Green cubriéndoles las espaldas), aún sin subestimar el espíritu de un campeón me parece que lo de hoy resulta demasiado complicado de afrontar. Y lo de Love es obligado, ahora que tendrá cierta libertad y dado que debe demostrar su valía, esos 15 puntos que necesitamos no deberían ser complicados de lograr, siempre que tire al menos 10 veces a canasta.

Pick: Gana Cleveland Cavaliers   @2.90  5€  //  Kevin Love anotará más de 14.5 puntos   @1.85  5€

Los Warriors se quedan a un paso de la gloria

Los Golden State Warriors dieron un puñetazo sobre la mesa tras imponerse en el cuarto partido de las finales de la NBA por 108-97 a los Cleveland Cavaliers, y se quedan a una sola victoria de volver a revalidar el título. De hecho, el primer match-ball será en el Oracle Arena, ante su afición, en el que Curry y compañía tratarán de cerrar una temporada mágica y prácticamente irrepetible a la que solo le queda el broche de añadir un nuevo campeonato.

Tras el barrido que sufrieron en el tercer encuentro, en el que fueron superados por 30 puntos de diferencia (90-120), los pupilos de Steve Kerr salieron con otra mentalidad, y sobretodo, con una mayor intensidad que la ofrecida hace dos noches.

Pero sin duda, la clave del partido fue la aparición estelar de Don Stephen Curry. A la cuarta fue la vencida, y el base de Akron mostró el acierto exhibido durante toda la temporada, y triple tras triple, se encargó de castigar a unos Cavaliers incapaces de frenar al base de los Warriors. Curry se enfiló hasta los 38 puntos, con siete triples convertidos, además de repartir seis asistencias y capturar cinco rebotes. Klay Thompson (25 puntos) y Harrison Barnes (14 tantos) también contribuyeron a la causa con cuatro triples cada uno.

Curry Cavs 1

Por su parte, en los Cavs de Tyronn Lue, Kyrie Irving se fue hasta los 34 puntos, completando una gran actuación, mientras que ‘King’ James, que descansó menos de minuto y medio en todo el partido (46:34 en pista), anotó 25.

James no vivió una noche agradable, y estuvo envuelto en un par de polémicas. La primera, un enganchón con Draymond Green en la lucha por un rebote. El ala-pívot de los Warriors ya lo había buscado antes, pero tras la señalización de una falta doble por parte de los árbitros, ambos jugadores se encararon, en lo que supuso, el primer salto de chispas para LeBron.

La segunda acción, en la que también estuvo James como protagonista, tuvo como protagonista a Stephen Curry. Tras un saque de banda en el que Steve Kerr acabó pidiendo un tiempo muerto dada la dificultad del equipo por poner el balón en movimiento, Curry protestó a los árbitros la excesiva agresividad de James en su defensa. El ’23’ de los Cavaliers, lejos de irse al banquillo, no dudo tampoco en encararse con Steph, aunque la cosa no fue a más.

La frustración de LeBron era evidente, ya que los Warriors se volvían a adjudicar un nuevo triunfo por una diferencia abultada, y ante su afición, si Curry vuelve a tener el día, será muy difícil que él y sus Cavs priven a los de San Francisco de su segundo anillo consecutivo.

La imagen

El dato

Con la victoria de los Warriors, la franquicia ha superado el récord que tenían los Bulls de Jordan de la 95-96, en la que conseguieron 72 victorias en fase regular. Aquella temporada llegaron hasta las 87 sumando las de los Playoffs, algo que ya han superado los de San Francisco llegando a 88.

Por otra parte, los de Steve Kerr anotaron 17 triples en el partido, algo que nunca se había logrado en un encuentro de finales de la NBA. Además, el 3-1 no invita al optimismo de unos Cavs que están obligados a ganar tres partidos seguidos si quieren ganar el título. En las 32 ocasiones en las que un equipo ha ido perdiendo por 3-1 en la final, nunca se ha conseguido la remontada.

La cita

«Estoy de acuerdo con que compitamos, pero se ha pasado de la ralla con alguna de sus palabras. Me están dando mucho, pero los árbitros no lo ven así. Es duro jugar 46 minutos y sólo tirar 4 tiros libres», argumentó LeBron James tras el partido. Un LeBron que sin duda no acabó satisfecho con el nivel arbitral del partido.

El Top 5

Golpe moral de los Warriors ante un LeBron que vuelve a quedarse solo

Los Cleveland Cavaliers se presentaban a las Finales de la NBA muy animados, pero ayer las caras en el banquillo fueron más bien las de un funeral. Los Golden State Warriors arrollaron a su rival por un contundente 77-110 que puso el 2-0 en la serie y dejó muy tocado a su rival de cara al traslado de la eliminatoria a Ohio.

 [Bracket de Playoffs]

El recital estuvo además liderado por un Draymond Green que parece haber renacido tras su mala serie ante los Oklahoma City Thunder. El multiusos por excelencia de la NBA acribilló con 28 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias a un rival que volvió a dejar en un páramo desierto a su estrella. LeBron James estuvo solo, incluso más que en las pasadas finales en las que no contó ni con Kevin Love ni con Kyrie Irving.

La falta de colaboración fue quizás la peor conclusión para los Cavs, más aún que el terrible resultado y el duro revés que significa de cara a sus aspiraciones al título. LeBron acabó con 19 tantos, 8 rebotes y 9 asistencias… y aún así salió a rueda de prensa diciendo que «debería estar mejor».

Ese es un análisis erróneo, ya que él es lo que menos falla en Cleveland. A Tyronn Lue se le está atragantando el duelo de pizarras y no ha conseguido que nadie acompañe a su superestrella. Kevin Love duró 20 minutos en pista —5 puntos— y se tuvo que retirar por culpa de un codazo en la cabeza que le provocó mareos y que le sitúa en riesgo de perderse la tercera cita de la final.

Quien no tuvo perdón fue Kyrie Irving, que fue vapuleado por un Stephen Curry que no jugó ni mucho menos a su mejor nivel. El base terminó con 10 puntos, mientras que el ídolo local sumó 18 tantos sin despeinarse y a pesar de cargarse con faltas demasiado pronto —Curry jugó 24 minutos y terminó con una serie de 7 de 11 en tiros de campo que acompañó con 9 rebotes y 4 asistencias.

Pese a dominar tras el primer cuarto (21-19), los Cavaliers echaron de menos la aparición de alguna alternativa a LeBron: Richard Jefferson fue el segundo máximo anotador del equipo con 12 puntos, y haciendo números nunca podrían ganar a su rival con unas cifras tan paupérrimas. Las sensaciones que dejaron los Cavs ayer son peores que las del último precedente, cuando al menos lograron sacar una victoria en Oakland a pesar de solo contar, como ahora, con un gran LeBron James y 11 lastres.

La imagen: el rostro de LeBron James tras la derrota

Los datos del Game 2

El Top 5