El último reto de LeBron James

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539368449138{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Este año serán 34 tacos. LeBron James envejece, aunque sus ocho finales NBA consecutivas parecen haberle congelado en el tiempo. Pregúntate una cosa: ¿Dónde estabas hace doce años? Quizás sentado en el sillón viendo a un Rey todavía tierno, y sin embargo tan letal y ya plantado en su primeras Finales NBA. Desde que debutó, 13 temporadas atrás, el 23 solo ha fallado cuatro veces a su cita con el mayor escenario del baloncesto norteamericano.

Su historia se podría dividir en tres etapas hasta ahora: el quiero y no puedo en su Akron natal; la decisión de formar un superequipo; y el retorno para querer y, al fin, poder. De allí han salido varias versiones del LeBron jugador y del LeBron atleta, del LeBron amado y el LeBron odiado.

En líneas generales, podríamos decir que el Rey autoproclamado se ha ganado a pulso su coronación a base de sudor, talento y perseverancia. Ante los omnipotentes Warriors, James se ha erigido como el único hombre capaz de derrocar la hegemonía de una dinastía que, de momento, no atisba su horizonte.

La etapa que empieza en el curso 2018-2019 es, para el 23, el último gran reto de su carrera. El proyecto al que se ha sumado LeBron es de futuro, un futuro para él ya limitado. «No soy un tipo paciente, pero entiendo que debo serlo. También tengo que ser paciente conmigo mismo, porque esto es un nuevo comienzo para mí», reflexiona él.

El legado del jugador más importante de la NBA en el siglo XXI se dirimirá en los cuatro años que dura su contrato con Los Angeles Lakers. Si el cuerpo le sigue bendiciendo en pista, podría colgar las zapatillas con 37 años y un nuevo título de campeón de la NBA, el único resultado que le proporcionaría eterna gloria. La jugada es arriesgada.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-155591″ isotope_mode=»packery» medias=»73385″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ single_text_reduced=»yes» lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3MjYxX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxNl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjEyIn0sIjU3ODk2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OTRfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539372911503{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Los peores Lakers son historia

En los primeros 65 años de existencia de la franquicia, Los Angeles Lakers solo faltaron a su cita con los Playoffs en cinco ocasiones, las mismas que han faltado de forma consecutiva desde 2013. Con la simple firma de James, el mejor de su generación y un fijo en la conversación de los mejores de la historia, los Lakers pasan de la irrelevancia a la postemporada.

Todo el mundo asume que un equipo con LeBron llegará a los Playoffs. Los GMs de la liga, por ejemplo, predijeron que podrían colarse hasta en la quinta posición. Él también espera eso, aunque supo ser prudente en su primera rueda prensa de púrpura y oro:

“No creo que el único indicador de éxito de una temporada sea el ganar un campeonato. Solo hay un campeón, pero eso no significa que no seas exitoso. Habrá victorias y derrotas, pero lo que controlas es cómo preparas cada día».

Los Lakers son todavía muy frescos e inexpertos con su apuesta por Lonzo Ball, Kyle Kuzma y Brandon Ingram. Tendrán al profesor ideal para subir la exigencia y aprender sobre los sacrificios necesarios en las campañas de campeonato.

Se habla poco de las posibilidades de que hagan algo importante este año. Llegar a segunda ronda ya sería un bombazo, o así se ha establecido entre el establishment. Hay scouts que piensan que el equipo es más potente que los Cavaliers de los últimos años.

La cuestión es si la banda que han montado los Lakers alrededor del 23 puede compararse con la banda que montó los últimos años Cleveland Cavaliers. A los angelinos se suman veteranos como Rajon Rondo, Lance Stephenson y Javale McGee. ¿De manicomio? Bueno, los Cavs ya tenían lo suyo con J.R. Smith.

Lo que sí que es evidente es que, de Este a Oeste, la competencia varía un trecho. En el salvaje occidente estadounidense, ya solo entrar en los Playoffs puede depender de un par de días malos. Y la alfombra roja hacía las Finales de Conferencia desaparece. «Si este equipo estuviera en el Este, todo el mundo diría que LeBron iba camino de sus novenas Finales consecutivas. En el Oeste quizás no lleguen ni a los Playoffs», opina otro scout en Sports Illustrated.

El reto es mayúsculo se mire por dónde se mire. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-101110″ medias=»73383″ gutter_size=»3″ media_items=»media|lightbox|original,icon,caption» screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»11″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1NV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTcyNTZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In0sIjU3MjU0X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1NzgyMl9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4MjdfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In0sIjU3ODI2X2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1NzgyOF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTc4MjNfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3OTAwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9LCI1Nzg5OV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjQifSwiNTc4OThfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI0In19″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539373296289{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

La fórmula, esperar a su ‘Shaq’

Los Lakers que brillaron en el despertar del milenio fueron cosa de dos talentos indomables. Kobe y Shaq fueron la fórmula principal de ese equipo que recuperó el brillo histórico de la malla púrpura y oro. Ahora, LeBron estará pensando en uno de los grandes nombres de la agencia libre del próximo verano para volver a soñar con el anillo.

James debió hablar largo y tendido con los dueños de los Lakers y con Magic Johnson, que bien sabe de baloncesto y negocios. LeBron llega a una ciudad donde podrá construir su imperio mediático y donde juntará a su familia, factores que ya deslizó como principales preocupaciones de futuro tras acabar abatido las pasadas Finales de la marmota ante los Warriors.

Los Lakers le habrán prometido grandes cosas para la 2019-2020, ya que por edad y ambición, LeBron no querrá esperar mucho más para volver a las Finales. En el horizonte de nombres están Kawhi Leonard, Paul George, Kyrie Irving, Jimmy Butler, Kevin Durant, Demarcus Cousins o, porqué no, Marc Gasol. También fue exitoso el tándem Kobe-Pau, y el mediano de los hermanos se habrá ganado a pulso un par de años fuera de Memphis –y su amada afición– para vivir por fin unas Finales NBA. LeBron necesita en sus equipos gente con cabeza, y Marc sería precisamente eso.

Rajon Rondo decía el otro día que en el avión, después del partido, que caminó arriba y abajo por el pasillo y vio a todo el mundo repasando la cinta del partido. En 13 años, nunca había visto algo parecido. Javale McGee en B/R

En todo caso, el contrato de cuatro años –con opción de jugador en el último– que ha firmado LeBron es el más largo de su carrera desde que firmó con Miami en 2010. Hay un compromiso firme, parece, y eso da espacio para negociar a las oficinas de Magic y Rob Pelinka.

Por el momento, LeBron deberá trabajar para implantar su mentalidad ganadora entre el joven ganado angelino y confiar en que promesas de la segunda unidad, como Josh Hart, puedan llegar a ser todo lo que los expertos decían y dicen de ellos.

«Gracias a Dios que le contratamos», pensaba en voz alta Magic Johnson en referencia a su joven núcleo de jugadores. «Cuando juegas contra LeBron, mejoras». Ahora, eso será un hecho diario para toda la plantilla en las instalaciones de entrenamiento de El Segundo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73386″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiIxMiJ9LCI3MzM4Ml9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjUifX0=»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1539373039835{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Mediáticos de nuevo

«Creo que es bastante guay». Así definió Klay Thompson, de los Golden State Warriors, el movimiento de LeBron a L.A. «No creo que nadie se lo hubiera imaginado al inicio de su carrera en Cleveland, pero añade mucho interés a la liga, y los Lakers están a punto de encontrarse con la habitual cobertura mediática a la que yo estaba acostumbrado cuando crecía».

Es interesante fijarse en las expectativas de los Warriors ante estos nuevos Lakers, que les ganaron por 113-124 en su primer duelo durante la pretemporada, a su vez el más visto de la historia en ESPN. Ese dato denota la relevancia que ha devuelto James a la legendaria franquicia.

Steve Kerr, por ejemplo, dejó claro que ahora ambos equipos se veían en el mismo escalón por primera vez en la historia de la liga. «Estoy seguro que los Lakers nunca nos vieron como un rival cuando ellos dominaban. Será divertido. Misma división y ambos equipos con mucho talento. La atmósfera de los partidos será genial».

Andre Iguodala, un tipo cerebral dentro y fuera de la cancha, también se toma muy en serio lo que significa tener a LeBron a pocas millas de distancia. «Todo lo que tenga que ver con él, uno asume que será bueno con su ADN y lo que aporta al equipo. Cabe esperar grandes duelos y grandes partidos».

Luke Walton, ex-asistente de Steve Kerr en los Warriors y entrenador del nuevo Showtime, promete diversión y resultados. «Queremos alcanzar los Playoffs y queremos llegar frescos y preparados para hacer un poco de daño cuando lleguemos allí… Quiero crear una cultura de la alegría igual que cuando estaba con Steve. La alegría no es tontería. La alegría es divertirse mientras haces el trabajo, para que no parezca un trabajo».

El escenario está dispuesto para que el día 16 de octubre el espectáculo empiece con un panorama renovado, y con el mejor jugador del siglo XXI, LeBron James, dando poder y expectativas a Los Angeles Lakers, que recuperan todo el brillo en su púrpura y oro.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»73387″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

Previa Finales NBA 2017: El desempate

Llegó el día.

 

Tras siete meses de competición vuelven las finales de la NBA. Es imposible no sentir ese gusanillo siempre que la última eliminatoria llega, incluso si tu equipo está ya de vacaciones. Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers se dan cita con la historia, una vez más. Si, así es, se repite la misma final que en 2015 y 2016 entre dos equipos que ya tienen su hueco en las enciclopedias. Hace dos años el triunfo fue para los de la bahía de Oakland y la temporada pasada, en cambio, LeBron se aseguró de llevar el triunfo a Ohio.

 

nba-the-finals-2017-golden-state-cleveland-previa
the-finals-2017-warriors-cavaliers
(1) Golden State Warriors    Cleveland Cavaliers (2)
(1-1 en temporada regular)
Precedentes en Playoffs: 1-1 en las Finales NBA
CLAVES: Tristan Thompson + humanizar a LeBron
Cuando empezó la temporada, tras la incorporación de los Warriors del que probablemente sea el segundo mejor jugador de la liga, Kevin Durant, muchos dimos por campeones a los californianos. Pero la vida es más complicada que eso, sobre todo si LeBron está en ella. Se ha «reservado» en temporada regular y digo reservado porque los Cavs dejaron dudas y ni siquiera consiguieron la primera plaza del Este. Pero llegados los Playoffs, Cleveland y Golden State se han plantado en las finales con un 12-1 y 12-0 a favor, respectivamente, en sus series de postemporada. Vaya liga tan aburrida, diréis. Parece el Madrid y el Barcelona de toda la vida, diréis. Sí, pero de los cuatro a siete partidos que vamos a tener ahora no los encontrarás en ninguna otra parte.Por un lado Golden State, equipo hecho por y para ganar. Los de California cuentan con el papel de favoritos, obvio teniendo en cuenta que a su plantel del año pasado han sumado a Durant. Thompson ha pasado ligeramente a segundo plano, pero sigue siendo esencial. Curry no ha metido mil millones de triples, pero sigue siendo capaz de reventar un partido. Y Green, bueno, Green sigue siendo el termómetro de estos Warriors. Si Draymond está metido en el partido y tiene la cabeza amueblada, los Warriors se llevan esto en cinco partidos. La llegada de Durant no hace más que añadir peligro a una fórmula letal que perdió las finales el año pasado, que de hecho se las entregó a LeBron tras malograr una ventaja de 3-1. Veremos la fortaleza mental de esta temporada.

 

En frente los Cavaliers. O los LeBroniers. Como cada uno prefiera. Sin mucha diferencia respecto al año pasado, si que es verdad que han hecho fichajes estratégicos y, a mi parecer, excelentes. La llegada de Kyle Korver fue una jugada maestra, un tirador excelso para un sistema en el que juega LeBron siempre es un acierto. Deron Williams, experiencia y calidad para dar esos 10 minutos de descanso a Kyrie Irving cada noche. Pero el mejor fichaje ha sido conseguir que Love se sienta pieza importante del equipo. No sólo que lo sienta, sino que lo sea. El ex-bruin será fundamental en la serie una vez que los Warriors pongan su quinteto pequeño, y habrá que ver qué tal aguanta los emparejamientos en defensa.

 

Existen varias claves en estas finales pero merece la pena destacar dos en cada equipo por encima del resto. Sólo me limitaré a decir que LeBron no es una clave, porque es una constante: cuento con que hará una actuación histórica. Así pues, el hombre clave para los Cavaliers es Tristan Thompson. Va a tener que coger más rebotes que en toda la temporada si los de Ohio quieren tener opciones. Va a tener que aguantar emparejamientos desfavorables en defensa. Va a tener que ser el amo y señor de la zona de Cleveland. En definitiva, por sus manos (y problemas de faltas) pasan muchas de las opciones de repetir anillo, quizás más que por las manos de Irving. Irving es la otra clave de los Cavs. Si está enchufado todo será más fácil. Sus finales del año pasado son para enamorarse una y otra vez, pero hace dos años entre lesiones y demás, no pudo rendir al 100%; sus compañeros le necesitan.

 

En los Warriors es más fácil. Con que 3 de sus 4 estrellas estén enchufadas deberían de tener la victoria al alcance de la mano. Y aún así, con LeBron enfrente, nunca es tan fácil. Draymond será clave y ya hemos explicado porqué, pero además de la defensa de Dray, Iggy y Durant deberían ser los otros hombres que se repartan la tarea de bailar con la más fea —en este caso James—. Será esencial. Si consiguen que LeBron solo haga partidos decentes y no de nivel Hall of Fame, el trofeo volverá a California.

 

¿Y qué nos queda a los aficionados? Pues disfrutar. Entre cuatro y siete partidos de auténtica locura, baloncesto, talento y espectáculo. Apenas quedan un par de semanas hasta que la NBA vuelva a bajar el telón durante el verano y más nos vale aprovecharlo. Olvidémonos de si odiamos a LeBron, o a Durant por supuesta traición, o a los Warriors por ganar todo. Solíamos disfrutar con la NBA independientemente de quien levantara el título; volvamos a hacerlo.

Los pronósticos de NBAesp

Martín Santana – GSW 4-2
Guille Álvarez – GSW 4-3

Los pronósticos de Timeout

Rapatam – GSW 4-2

 

Burlador – GSW 4-3

 

Kante – CLE 4-3

 

Señor Rama – CLE 4-3

No se podía saber

Este año ha sido un año raro. Para mí, que lancé este blog —que pasó a web y ahora, de nuevo, a blog— hace siete años con unos colegas, mirar la NBA era parte de mi rutina diaria. Este año no ha sido así, y de hecho debo reconocer que no he visto (casi) ningún encuentro hasta llegar al punto en que nos encontramos ahora, las Finales NBA 2017.

La cosa es que el trabajo —el de verdad, vaya— me ha absorbido por completo en horarios de mañana, y levantarse a las siete a diario es bastante incompatible con la vida sonámbula de los Daimiel y compañía. Sí, he tenido que renunciar a las noches de desvelo y baloncesto. Una pena y, sin embargo, una decisión tan racional que incluso la competición me ha dado parte de razón. Me explico.

Cien jornadas de previsibilidad

Las Finales NBA van a disputarlas, una vez más, los Cleveland Cavaliers y los Golden State Warriors. Por tercer año consecutivo, algo inédito en la historia. Yo ya lo sabía cuando decidí apagar la tele de madrugada. Evidentemente, en el camino me he perdido 82 jornadas repletas de buen y mal baloncesto, porque hay que reconocer que en condiciones normales tragarse la temporada regular al completo es infumable. Demasiado larga, bastante previsible e, indudablemente, lo suficientemente extensa para que hasta los mejores equipos hagan partidos de mierda.

sleep-fan

No se podía saber… que dirían en esta cuenta de Twitter cargada de ironía (se os pasó lo de las Finales NBA, chicos) y algo de mala leche. Pues sí, todos sabíamos que iban a ser los de LeBron y Stephen los que se plantarían en la final. Lo más insultante, quizás, es que lo hayan hecho con respectivos récords en Playoffs de 12-1 y 12-0 en el caso de los de la bahía, otro registro inédito a estas alturas de temporada. Si los Celtics no hubieran rascado ese partido en las finales de conferencia, los dos finalistas se hubieran plantado invictos en la gran cita del año. ¿Para constatar esa superioridad son necesarios 94 (82+12) partidos? NO.

Que los Cavs y los Warriors no tengan competidores de verdad por tercer año consecutivo dice poco de la liga de las mil y una maravillas y que se vende como el espejo donde se mira el resto del mundo. A este ritmo, si repiten una vez más se pondrán a la altura del domino —roto este año— de Barcelona y Madrid en la ACB, por poner un ejemplo. Y si la ACB está en un pozo muy profundo, también es en parte por lo deportivo, no lo olvidemos. Que la NBA sea TAN previsible es una mala noticia. Sin haber visto nada, prácticamente parto con el mismo ojo crítico para analizar estas Finales. Y atención, porque además podré disfrutarlas igual que el año pasado, eso no lo puedo discutir.

Ciertamente, por muy pobre que sea el balance de la competición, la rivalidad y lo que nos espera en los (potencialmente) próximos siete partidos puede compensar ese centenar de jornadas de letargo. Sí, el choque de trenes entre los Cavs y los Warriors promete ser de proporciones épicas, y más si le añadimos la inclusión de un superclase como Kevin Durant en las filas de los de Oakland. [+ Finales NBA 2017]

unstoppable

Pero eso no quita lo otro, y es que la NBA 2016-2017 ha sido poca cosa, un paseo con buenos y malos momentos que nos ha llevado a lo inevitable, a otra final entre los tiranos de la actual era, la del boom de los contratos televisivos y la construcción de (dos) megaequipos. El resto lo intenta, pero los fuera de serie se han concentrado en el Estado del Castaño y la bahía.

 

Y LeBron, bueno, no hace más que constatar otra cosa con su séptima final consecutiva. Ya nadie duda de que es un extraterrestre, y quién sabe si podrá situarse en la pesada discusión/comparación con Michael Jordan —que se podrá atacar mejor una vez acabada su carrera—. Pero LeBron es más que eso, es la constatación de que en el Este un solo tío ha sido capaz de pisotear a cualquier intento de equipo que se cruzara de por medio casi él solito. Solo los miembros de los Celtics de Bill Russell, en el blanco y negro de los cincuenta, pudieron alcanzar esas siete finales consecutivas de James. Y vaya, no sé, eso dice poco de la conferencia Este, por muy único y especial que sea el astro de Ohio.

El hecho de qué los Warriors no hayan perdido ni un partido —ya, la lesión de Kawhi no ha ayudado— habla por sí solo de cómo están las cosas en el Oeste, del que siempre tendíamos a valorar su mayor competitividad y competencia respecto a sus colegas del Este. Pues ni eso, oye.

lebron-strong

Y ojo, que las dinastías son cosa del pasado y del futuro y no las disputo. El presente está claro de quién es, pero una cosa son los hechos y otra muy distinta las formas. Los Lakers y los Celtics se comieron los ochenta, y en los noventa el extraterrestre Jordan llevó a los Bulls a seis finales. Los Spurs y los Lakers empezaron igual de fuerte el nuevo milenio y ahora son los Cavs y los Warriors quienes se reparten el pastel. Hasta aquí, nada nuevo.

El problema es cuando desde agosto, desde la pretemporada, todos sabíamos quienes iban a ser los dos equipos que estarían hoy aquí, en el gran escenario del baloncesto estadounidense —y por ende, mundial—. ¿Y la emoción? ¿ Y la incertidumbre? Lo más sangrante es que tanto Cleveland y Golden State se han zampado a sus rivales de un bocado y no han dejado ni las migas. Hay quien dice que las Finales lo van a compensar todo, pero eso no es cierto. La emoción ya nos la han quitado durante casi siete meses, y eso no lo solucionan dos equipos en siete* partidos.

Quizás no soy el más indicado para decir esto, porque no he visto demasiado baloncesto este año, pero igualmente es lo que siento tras llevar más de siete años escribiendo sobre esto. Es una putada, pero es bien cierta.

Ahora, a pesar de tener muy claro lo que hay, me toca gozar de lo que nos queda. Soy de los que pienso que a pesar de todo, el duelo será tremendo, y este es mi mayor consuelo.

*De hecho, seis partidos ya me sabrán a poco tras tanto letargo.

 

Apuestas #NBAesp – Especial Finales NBA 2017

Con motivo de las próximas finales de la NBA, que para quien no lo sepa arrancan la madrugada del jueves 1 al viernes 2, en NBAesp hemos querido tirar la casa por la ventana y realizar dos apuestas anticipadas a razón de 15€ cada una. Evidentemente, esperamos acertar, en estas cosas ya sabéis que siempre hay riesgo, más todavía que en nuestras cuotas diarias, pero somos optimistas al respecto. [+ Finales NBA 2017]

Estas son nuestras recomendaciones para adelantarse al inicio de las finales y ver si rascamos guita buena:

Ganador + resultado de las series

Golden State Warriors gana 4-2   @5.50 – 15€

Un año llevan los californianos esperando vengarse de la derrota sufrida en las pasadas finales, y aunque es de esperar una imagen también mejorada de Cleveland Cavaliers, los considero claros favoritos, y desde luego tampoco contemplo un posible ‘sweep’. Por suerte para el espectador ninguno de ambos equipos llega aquejando problemas físicos, ni siquiera podemos hablar de que hayan sufrido un desgaste importante para llegar hasta aquí… y en esas siempre voy a considerar favoritos a los hombres de Steve Kerr. Ya el año pasado hubo un punto de inflexión tras la sanción a Draymond Green (seguramente le apueste a totales en el primer partido), y teniendo el factor cancha me cuesta creer que puedan revalidar el título los de Ohio. El año pasado el campeón se hizo con el anillo en casa de su rival, algo que considero repetible este año, así mismo me cuesta ver a alguno de los dos equipos venciendo más dos partidos seguidos. Mi pronóstico es que nos iremos de Oakland 1-1, en Cleveland habrá nuevamente reparto de triunfos, y tras ello vencerán los Warriors dos consecutivos.

curry-leads

MVP de las finales

Stephen Curry   @3.10 – 15€

Puesto que doy como favoritos a los Warriors la cosa no debería ir más allá de Durant y Curry. El favorito es claramente el alero en las casas de apuestas, sin embargo me cuesta creer que vaya a ser la pieza clave en el triunfo de los suyos teniendo delante a todo un LeBron James para defenderle, aunque a buen seguro logra números e imágenes para el recuerdo. Stephen llega inconmensurable, promediando 28.6 ptos (50% en TC y 43% en T3), 5.5 rebotes, 5.6 asistencias y casi 2 robos de balón… aunque mis principales argumentos son el haber perdido las pasadas finales con un triple en su cara de Kyrie Irving, y el hecho de que será el jugador que más lanzamientos lleve a cabo por encuentro. No veo a JR ni a Shumpert en el nivel de antaño en cuanto a defenderle, y desde luego si de ello se encarga Kyrie veremos un intercambio constante de ataques del uno al otro; el 30 de los Warriors llega en su mejor momento de la temporada, esperemos que su magia salga a relucir, lo demás parece lógico cuanto menos.

Playoffs 2017: Previa Finales de la conferencia Este

Hubo que esperar hasta el séptimo partido entre Celtics y Wizards para saber quién se enfrentaría a Cleveland, y la verdad, si ya consideraba que cualquiera de los dos iba a tener pocas opciones, llegados a este punto me da que los verdes ya tendrán mucha suerte si son capaces de rascar un triunfo en las finales de la conferencia Este. Tal vez suene muy catastrofista, un equipo de la magnitud de los Celtics, que ha sido además el mejor de la temporada regular oriental y que ha ido de menos a más en estos Playoffs… pero por muy buen coche que tengas, si delante aparece una apisonadora lo único que puedes hacer es jugar tus armas para que no te aplaste en exceso.

celtics-cavaliers-playoffs-nba-2017

(1) Boston Celtics  1 – 4  Cleveland Cavaliers (2)
(3-1 para los de Ohio en temporada regular)
Precedentes en Playoffs: 4-2 para los Celtics
CLAVES: Descanso, detener a LeBron James, últimos cuartos

Tras la exhibición de ‘King James’ ante un equipo supuestamente preparado para frenarle como eran los Toronto Raptors, y llegando con una semana de descanso a un duelo en el que su rival llega con apenas día y medio de margen, pintan bastos para los Celtics. Otro factor a considerar es la enorme diferencia en lo que a experiencia se refiere, ya que en la actual plantilla de los de Massachusetts solo Al Horford y Amir Johnson (creo que no me dejo a nadie) han disputado unas finales de conferencia en el pasado.

Por suerte hay un jugador de 1.75 y con nombre de leyenda que no parece que lo vaya a poner tan fácil. Isaiah Thomas es sin duda la gran arma ofensiva de los Celtics, y puede suponer un problema para los actuales campeones si llegan al último cuarto con un marcador ajustado, aunque quizás ese factor desequilibrante se sustente para un partido, pero dos ya se antoja harto complicado.

Atendiendo a esto mi pronóstico será 4-1 en favor de los Cavaliers, considero que el hecho de que los Celtics tengan el factor cancha a su favor, unido a que los Crowder, Bradley y cía están yendo a más, les dará al menos un triunfo para salvar la honra, pero muy difícilmente podemos pensar que puedan exigirle a los Cavs más de un quinto encuentro. ¿Habrá sorpresas? Veremos.

Los pronósticos de Time Out para la Conferencia Oeste:

Señor Rama – @tassito5: CLE 4-0.

Royalwar – @rapatam: CLE 4-1.

Burlador – @PedroMolina_4: CLE 4-0.

Black Mamba – @MethodMamba: CLE 4-0.

Playoffs 2017: Previa de la Conferencia Oeste

Parece que en la Conferencia Oeste se repite la misma historia de los últimos años. Los Warriors mandan con contundencia y después vienen el resto de aspirantes a una distancia prudencial. Como ya es habitual, los San Antonio Spurs parten como principal escollo, pero los Houston Rockets pisan con fuerza. La gran novedad son los Utah Jazz, pero no parece que el resto de habituales como Clippers, Thunder, Grizzlies y Blazers estén en un momento para dar grandes sorpresas. Aquí tenéis lo que esperamos de cada eliminatoria de primera ronda.

gs-warriors-portland-trail-blazers-1-ronda

(1) Golden State Warriors 4 – 0 Portland Trail Blazers (8)
 Precedentes en Playoffs:
1-0 para los de la bahía
(4-0 para Golden State en temporada regular)
CLAVES: El estado de Durant y la estrella de Lillard en Playoffs

Una plantilla para la historia, repleta de estrellas y con ganas de venganza tras la derrota del año pasado. Son los Golden State Warriors, un equipo hecho por y para ganar. Y enfrente, unos Blazers que se han colado en la octava plaza de una Conferencia Oeste que este año tiene una competencia atroz. A priori será la serie más desequilibrada y si los Warriors quieren, será cosa de cuatro encuentros. La vuelta de Durant, la principal mejora de la plantilla de los de Oakland respecto a los Playoffs del año pasado, tras la lesión que le ha apartado de las canchas más de un mes será clave para unos Warriors que buscan su segundo anillo de la era Curry/Kerr. 

Por parte de la franquicia de Oregon, la postemporada es un premio a un año de altibajos. Bajo la batuta de Lillard y C.J. McCollum, los Blazers han terminado como el décimo mejor ataque de la liga pero la quinta peor defensa. Llegados los playoffs habrá que estar atentos también a su segunda unidad y ver si pueden aportar algo contra el mejor equipo de la liga. Nurkic puede ser la sorpresa tras acabar la temporada en grandísima forma.

la-clippers-utah-jazz-1-ronda

(4) Los Angeles Clippers 4 – 3 Utah Jazz (5)
 Precedentes en Playoffs: 
0-2 para unos Jazz de otra época (92 y 97)
(3–1 para Los Angeles en temporada regular)
CLAVES: El duelo DeAndre vs. Gobert y la batuta de Chris Paul

Hasta la última noche de temporada regular no se decidió cuál de los dos equipos tendría el factor cancha. Finalmente será la franquicia angelina la que empiece jugando en casa pero los Jazz han sido una de las sorpresas de la temporada en la liga mientras que los Clippers, que acostumbran a arrasar en temporada regular para luego bajar el nivel en Playoffs, han sufrido muchas lesiones que les han hecho pasar un año más bien raro. Pese a todo, son el sexto equipo que más anota y el duodécimo que menos puntos encaja de la liga y con su big-three sano aspiran a llegar lejos en la Conferencia Oeste.

Los Jazz por su parte llegan tras finalizar una de las mejores temporadas regulares en años. Con Gordon Hayward, George Hill y Rudy Gobert, los de Salt Lake City también tienen su propio big-three y este año si que asustan. Gobert se ha erigido como uno de los 10 mejores interiores de la liga y es clave en el ataque y la defensa de estos Jazz. El crecimiento de Hayward está siendo espectacular. De mero anotador, a jugador que entiende el juego de forma exquisita. En un duelo que fácilmente podría llegar al séptimo partido, la constancia, la experiencia y el acierto decidirán.

houston-rockets-oklahoma-city-thunder-1-ronda

(3) Houston Rockets 4 – 2 Oklahoma City Thunder (6)
 Precedentes en Playoffs: 1-0 para Oklahoma (y 5-1 cuando eran los Supersonics)
(3–1 para Houston en temporada regular)
CLAVES: Westbrook y Harden, ¿para qué más?

El duelo del morbo y de los MVP. Los dos máximos candidatos al galardón que designa el mejor jugador de la temporada, frente a frente. Los Rockets han asombrado a todo el mundo y han terminado el año terceros en la siempre exigente conferencia oeste, cuando nadie hubiera dado un duro por ellos. Bajo la dirección de un James Harden consagrado como superestrella, la franquicia de Houston ha destrozado todas las previsiones y se han consagrado como el nuevo run&gun. Con Mike D’Antoni en el banquillo, han batido récords de ritmo de juego, triples intentados y anotados y han corrido como ningún equipo este año. Harden, rodeado de un grupo que ha sabido asumir su rol a la perfección, puede liderar a este equipo muy lejos.

Enfrente los Oklahoma City Westbrook. Russell ha asombrado a la liga entera, ha promediado un triple-doble y ha conseguido 42 en temporada regular; nadie había visto algo así desde Oscar Robertson. Oklahoma no ha jugado como Houston y no da el mismo miedo que la franquicia tejana pero con Westbrook al frente, son capaces de cualquier cosa. Kanter, Adams y Oladipo son la guardia real del ex-bruin, pero todo el banquillo deberá aportar si quieren aspirar a ganar a los Rockets. Lo que está claro es que con un duelo Harden-Westbrook, el espectáculo está servido.

 


(2) San Antonio Spurs 4 – 2 Memphis Grizzlies (7)
 Precedentes en Playoffs: 3-1 para los texanos
(2–2 en temporada regular)
CLAVES: Las defensas, el juego interior y la experiencia

Segundo contra séptimo pero que eso no engañe a nadie. Los Grizzlies siguen siendo ese equipo al que nadie quiere enfrentarse y menos aún cuando llegan los playoff. Los Spurs afrontan la post-temporada sin Duncan por primera vez en el siglo XXI y habrá que ver cuánto les pesa eso. Con Kawhi Leonard como líder absoluto de la franquicia, un banquillo con muchas caras nuevas (si Pau, tu también) y un estilo de juego renovado que les permite, como cada año, aspirar a todo. Pero los Grizzlies serán un hueso duro de roer. Liderados por Marc y Conley, la franquicia de Tennessee es conocida por ser lo que los americanos llaman “a pain in the butt” (un grano en el culo). Su juego, basado en la defensa, la presión y ahogar al rival se asemeja en parte a unos Spurs que también dominan el aspecto ofensivo del juego y siempre buscan el pase extra.

Si consiguen parar a Kawhi Leonard e imponer su superioridad en el juego interior, los Grizzlies podrían poner a los de Popovich contra las cuerdas. En caso de no conseguirlo, los Spurs deberían pasar a segunda ronda tras 5 o 6 encuentros.

Los pronósticos de Time Out para la Conferencia Oeste:

Señor Rama – @tassito5: GS 4-1, SAS 4-0, HOU 4-2, UTA 4-2.

Burlador – @PedroMolina_4: GS 4-0, SAS 4-2, OKC 4-3, UTA 4-2.

Kante – @Ckante18: GS 4-2, SAS 4-1, HOU 4-2, LAC 4-1.

Royalwar – @rapatam: GS 4-0, SAS 4-2, HOU 4-2, UTA 4-3.