La NBA ya lo sabe, Luka Doncic no tiene límites

[vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030082113{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]Con las manos en la cabeza, gesticulando sin poder creérselo, estarán pasando estos días varios responsables de ciertas franquicias NBA. Las que dejaron escapar a Luka Doncic en el draft, el mismo chaval que ahora se desenvuelve con un desparpajo propio de los elegidos en sus primeras incursiones dentro de esta jungla.

Sus números, en España, le han puesto a la altura del mismísimo Michael Jordan, Oscar Robertson y Magic Johnson. Al menos eso dicen los titulares. Los números matizan un poco las cosas, amortiguan las odiosas comparaciones. Ahora, sin estadísticas ni sensacionalismo de por medio, ver un partido del base esloveno es disponerse a disfrutar de la esencia del baloncesto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»74093″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030329233{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]En Estados Unidos siempre se sorprende cuando llega un rookie como Doncic, que de rookie no tiene absolutamente nada. Doncic tiene una experiencia previa a primer nivel que ningún otro jugador del draft ha acumulado en sus años universitarios. De hecho, en Europa Luka se despidió ya dando pistas sobre su futuro: dos MVP, en la ACB y en la Euroliga. En apenas 15 apariciones de corto en América, el esloveno ya es el principal candidato a rookie del año.

Algo que indica muy bien la ignorancia en el entorno estadounidense es la encuesta que la NBA realiza con los rookies al inicio del año. A la pregunta de cuál sería el jugador con una carrera más exitosa, ninguno de los 36 consultados optó por el esloveno. Y solo 3 le señalaron como el futuro rookie del año. La realidad prácticamente ridiculiza la encuesta.

Sus números, que resisten también junto a los de LeBron James, ponen a Luka Doncic en una dimensión sorprendente. Está preparado para grandes cosas, ¿quizás más de las que nos imaginábamos?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_column_text][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ back_image=»74095″ parallax=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][vc_empty_space empty_h=»4″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030812974{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

Resistiendo las odiosas comparaciones

La comparación más interesante para Luka es con LeBron, único contemporáneo suyo entre los nombres que se han ido soltando estos días. De mantener este ritmo, Doncic podría acercarse mucho a los números de debutante del tipo que revolucionó y todavía hoy marca la pauta en la NBA del siglo XXI. Algo tremendo, porque aquí ya no aplica eso de no poderse comparar épocas, como deslizó su compañero Dirk Nowitzki.

“Tiene confianza, está tomando tiros difíciles para nosotros, la pelota está mucho en sus manos. Ha sido divertido verle. Algo que no hemos visto realmente, un rookie de menos de 20 años que promedia 20 y 6. El juego es diferente ahora y eso ayuda a (los jugadores europeos) tener éxito. Cuando yo llegué era más duro, más físico, había más contacto. Ahora es más abierto, las reglas han cambiado”.

La comparación con Magic y Oscar es otra cosa, lo mismo que con Jordan. Eso sí, se pueden sacar conclusiones interesantes en cuanto a su efectividad. Su eficiencia está por encima de todos exceptuando a Johnson, al que se le acerca por décimas. Esos números no le han subido el humo a la cabeza. Un factor importante de Luka es precisamente el saber estar. Hace un mes, cuando cumplió su décimo partido en la NBA, varios periodistas charlaron con él y, claro, salió la comparación con MJ.

“Jordan es el mejor jugador de todos los tiempos. Pero no me puedo comparar con él. Hizo una carrera increíble”. Con 19 años, lo más importante es que el tío tiene la cabeza amueblada, y por eso estas comparaciones pueden resistir el factor tiempo y otro más complejo, el factor de lo desconocido, un futuro siempre impredecible con temas como traspasos y lesiones de por medio.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_column_text][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_use_pixel=»yes» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»875″][vc_column_text css=».vc_custom_1543030878346{margin-top: 0px !important;margin-right: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;margin-left: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}»]

¿Rookie del año?

Doncic aparece en el primer puesto del ranking en la carrera del rookie del año según la mayoría de expertos, aunque hay algunos colegas suyos que todavía no quieren darse por enterados. “Lo que pasa con Luka es que es un buen jugador. Es un gran tipo, y creo que será un muy buen jugador. Pero al mismo tiempo, yo seré mejor que él. Simplemente por mi habilidad de expandir el campo, involucrar a otros, creo que seré mejor”, declaró Trae Young, que fue traspasado por Doncic a los Atlanta Hawks. Atrevido.

Los números dan una carrera más igualada en este sentido, aunque las sensaciones que transmite Doncic, un jugador más maduro y curtido que el resto en pistas profesionales, es lo que le sitúa por delante del resto a día de hoy. Su candidatura depende más de ese intangible que no de los números, algo que ya destacó su entrenador Rick Carlisle. “Es un buen jugador que no para de mejorar y que ha visto más mundo que la mayoría con 19 años, porque lleva jugando con profesionales desde los 13”.

Sus rivales hasta el momento se han deshecho en elogios hacía el esloveno. Steve Kerr le comparó el otro día con un five-tool player en béisbol. En pocas palabras: un jugador completo que ofrece todas las cualidades adecuadas para el juego. “Me gusta mucho. Está pulido, tiene talento y se nota que ha jugado a nivel profesional previamente. Tienen a un gran tipo para liderar esta franquicia en el futuro”, sentenció Kevin Durant después de que los Golden State Warriors cayeran con los Dallas Mavericks y Luka Doncic fuera el ejecutor de un par de jugadas claves en el tramo final del partido.

Hay Luka Doncic para rato, hay futuro sin más límites que los que él se imponga. Eso se traduce en algo elemental para el aficionado: placer al verle sobre una cancha de baloncesto.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_single_image media=»74096″ caption=»yes» media_width_percent=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»color-vyce» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fguillealvarez41||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Sigue al autor en Twitter[/vc_button][/vc_column][vc_column column_width_percent=»100″ align_horizontal=»align_center» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/2″][vc_button button_color=»accent» radius=»btn-round» border_width=»0″ display=»inline» link=»url:http%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnbaesp||target:%20_blank|» icon=»fa fa-twitter» rel=»center»]Siguenos en nuestras redes[/vc_button][/vc_column][/vc_row][vc_row unlock_row_content=»yes» row_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″][vc_column column_width_percent=»100″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ z_index=»0″ width=»1/1″][vc_gallery el_id=»gallery-159387″ medias=»74091″ gutter_size=»3″ screen_lg=»1000″ screen_md=»600″ screen_sm=»480″ single_width=»12″ single_overlay_opacity=»10″ single_padding=»2″ lbox_caption=»yes» lbox_social=»yes» items=»eyI1NzI1MF9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNTcyNDhfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI2In0sIjU3ODIwX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNiJ9LCI1NzgxOV9pIjp7InNpbmdsZV93aWR0aCI6IjYifSwiNzMzODZfaSI6eyJzaW5nbGVfd2lkdGgiOiI4In0sIjczMzgyX2kiOnsic2luZ2xlX3dpZHRoIjoiNCJ9fQ==»][/vc_column][/vc_row]

De David Blatt a Tyronn Lue: un error de campeonato

El otro día escribía sobre lo que parece ser, en apariencia al menos, el final de la era de LeBron James en la NBA. Más que por carencias propias es por culpa de su vecino de Akron y el grupo que éste lidera. Stephen Curry y sus Golden State Warriors parecen tener la sartén por el mango, por mucho que el 23 de los Cavs se esfuerce por probar lo contrario, como en las pasadas Finales de la NBA. La sorprendente destitución de David Blatt la semana pasada, sin embargo, es quizás el error (de planteamiento) más contrastado de la franquicia de Ohio en los últimos meses.

El técnico estadounidense, de origen israelí, desarrolló su carrera, hasta el curso pasado, en el baloncesto europeo. Era el principal escollo que veían los americanos para aceptarle en el corral, pero el tipo aterrizaba tras estar a un paso de fichar por los Warriors de Steve Kerr, romper amistosamente un contrato apalabrado con estos y hacer un salto de fe con los Cleveland Cavaliers, por entonces un equipo joven con necesidad de crecer de manera progresiva. Sin LeBron, Ohio era un entorno propicio para su adaptación a la liga estadounidense.

lebron-james-david-blatt-Cavs

Dos semanas después de fichar, aterrizó el astro y las prioridades de la franquicia sufrieron una tremenda sacudida. «Ha vuelto el hijo pródigo, es hora de conseguir el anillo». Blatt tendría un reto supremo por delante, y a pesar del poco respeto que le brindó la estrella, consiguió llevar a unos mermados Cavs a las Finales de la NBA. Sin embargo, «el novato» –así le llamó James en varias ocasiones– no pasó el test y siguió sembrando dudas en la plantilla. Nunca se la ganó por completo, algo en que quizás tengan culpa desde la organización hasta el propio entrenador, pasando por las grandes estrellas del grupo.

Perder ante los Warriors fue un golpe duro para el impaciente James, aunque ganarles dos partidos sin Love ni Irving debería considerarse una loable proeza. El anillo es todo lo que cuenta para un tipo que creció siendo el elegido, confirmó su relato con unos primeros años fulgurantes y se consagró gracias a los títulos con Miami. Ganar en Cleveland, con los suyos, sería el sello a su legado de leyenda. La impaciencia ha llevado a LeBron y a la franquicia a ejecutar a uno de sus grandes activos.

Con un récord de 30-11 a su despido, Blatt se convirtió en el primer entrenador líder de su conferencia en ser fulminado a media temporada. Su porcentaje de .732 victorias esta temporada es el mejor entre los entrenadores que haya sido expulsado en las mismas circunstancias. Sin duda, en los triunfos no está el motivo de su adiós (80-43 es su récord como entrenador en la NBA). Las críticas internas nunca se apagaron. Se le criticaron jugadas, tiempos muertos y LeBron tardó varias semanas en conocerle después de fichar por el equipo. Marcando paquete.

Una paliza de los Warriors (132-98) pareció ejecutar la buena labor de Blatt. Caer humillados, una vez más ante Curry y su gran comitiva, fue demasiado. La presión de los medios hizo estallar al exentrenador: «Creo que el equipo lo ha hecho bastante bien a pesar de la adversidad que nos hemos encontrado. Creo que el equipo está en una buena posición, aunque la gente elige obviar este hecho, algo que no creo que sea justo». Tenía razón, pero dentro de la organización tenían el asunto bajo escrutinio.

David Griffin, GM de los de Ohio, justificó su decisión por falta de química en el vestuario. «Hay una falta de cohesión y garra que simplemente no podía tolerar. Y, francamente, con la temporada a medias, creo que tenemos el tiempo de enderezar el rumbo», valoró el ejecutivo tras sorprender a todo el mundo con su decisión (según él, LeBron no tuvo nada que ver).

«Creo que [Griffin] tenía razón en todo lo que dijo. Te guste o no, hay que respetarlo», comentó la estrella tras mostrarse sorprendido por el brusco cambio. Nadie en su sano juicio podría creerse que LeBron no sabía lo que iba a ocurrir, o que la franquicia tiraría adelante sin su visto bueno.  «Hay veces que se pueden ganar partidos en la temporada regular y estás peor», añadía Griffin a su alegato. Pues bien, Blatt no era el tipo adecuado por motivos de química y aceptación entre sus pupilos.

Lo curioso del caso es que el sustituto, anunciado casi inminentemente, trabajó a la sombra del eurocoach en su etapa en Ohio. Tyronn Lue, de 38 años y sin experiencia al mando de un equipo NBA, se encontró con la suculenta oferta de tomar el testigo del mejor equipo equipo del Este y más que probable finalista el próximo mes de junio. El movimiento huele a golpe de estado, aunque sólo sean meras cavilaciones. Sólo tres entrenadores en su situación, por cierto, han logrado llevarse el anillo la misma temporada de su promoción.

tyronn-lue-david-blatt-lebron-james-nba-cleveland-cavaliers

El inexperto técnico, exjugador mediocre de la liga y durante un tiempo ayudante de grandes nombres como Doc Rivers, resulta ser además un buen amigo de LeBron. Se llevan bien desde que el astro tenía 17 años, así que son un buen puñado de años comparados con el desconocido Blatt. Lue tiene una misión, la de conectar a la plantilla y crear un ambiente de trabajo feliz. Entre amigotes será más fácil, eso no se lo podemos negar a la dirección de la franquicia. «No hay nada que no haya visto», le elogió James. «Ha jugado para Phil Jackson, ha entrenado con Doc, ha estado en muchos sitios y tiene experiencia. Confiamos en él ahora».

«Blatt es un gran tipo y uno de los mejores entrenadores de la historia. Seguro que acabará en el Hall of Fame, no tengo ninguna duda», pronosticó Rick Carlisle, que no escondió su disgusto como máximo representante del colectivo de entrenadores NBA. “Yo sé un par de cosas sobre entrenar en esta liga. Sé quién es íntegro y quién es bueno en su trabajo», sentenció ante la sorprendente decisión. «Estoy contento (aliviado) de que mi General Manager no haya estado en el vestuario. Me podrían haber despedido«, ironizó tras caer ante los Warriors, también de paliza, Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs que ha visto más de 200 despidos desde que ocupa su trono en Texas.

Lue, que se mostró muy tranquilo durante su presentación, lanzó un par de mensajes crípticos que, en mi opinión, no le dejan en muy buen lugar tras ver despedido a su jefe. ¿Qué haría diferente?, dispararon desde la ESPN. «Yo no diría diferente, diría mejor», dijo sin arrugarse el joven entrenador con algo de aspereza. Después rebajó el tono e incluso propuso que la NBA dejara que su exjefe fuera premiado con la plaza de técnico del All Star (algo no previsto en la normativa de la liga).

Sin duda, el problema para un gran técnico como Blatt, que lo ganó literalmente todo en el viejo continente –desde la Euroliga con el Maccabi hasta el Eurobasket con Rusia–, fue entrenar al jugador más famoso del planeta. «Me da pena porque Blatt es un buen tipo e iba primero de su Conferencia. Nunca he visto algo así. Y más cuando ha tenido tanto tiempo lesionado a su segundo mejor jugador, Irving. Pero con todo lo que había ahí dentro y la figura de Tyronn Lue ganando cada vez más fuerza en la franquicia…», compartió el veterano Brendan Haywood, que la temporada pasada vivió la situación en primera persona.

«No se puede tener un doble rasero con los jugadores. A Blatt le costaba muchísimo corregir a LeBron. Él no tenía experiencia en la NBA y LeBron es LeBron así que en parte es comprensible… pero no puede ser. Recuerdo que James Jones le dijo que no podía pasar por alto las cosas que hacía mal LeBron en las sesiones de vídeo porque todos nos dábamos cuenta. No puedes corregir la posición de Dellavedova en una jugada, hablarle a Tristan Thompson de cómo ejecutó mal una acción pero que llegue luego otra en la que LeBron no baja a defender y dejarlo estar sin decir nada. Cuando pasa eso, todo el vestuario pierde el respeto al entrenador», explicó el pívot, campeón de la NBA con los Dallas Mavericks.

Las palabras de Haywood son quizás las que más se acercan al problema real. Entrenar a LeBron no es fácil, ya que si le echas la bronca lo tendrás en contra y, si no lo haces, perderás al resto de la plantilla. Si los jugadores vieron ese comportamiento, ellos tampoco hicieron mucho para remediarlo. Quién no hizo nada, tampoco, fue un James que sabía sus fallos y permitió que su técnico los pasara por alto.

«Tu mejor jugador ha de ser el que más escuche. Ha de ser líder escuchando», decía Chuck Daly. Parece que en los Cavaliers están algo sordos o, como desgranan en bballbreakdown, no mostraron demasiado interés en usar los sistemas del entrenador defenestrado. ¿Puede Lue mejorar a su predecesor y dar un nuevo anillo a LeBron y compañía? No es imposible, pero sí extremadamente complicado.

Rajon Rondo es presentado como nuevo jugador de Dallas Mavericks

Rajon Rondo es presentado como nuevo jugador de Dallas Mavericks
Foto: ESPN

Ya podemos decir de manera oficial que los Mavericks tienen una nueva estrella en casa. El base Rajon Rondo es presentado como nuevo jugador de Dallas Mavericks tras haber logrado llegar a un acuerdo con Boston Celtics que les permitirá intentar reengancharse en la lucha por el anillo. Algo que el mismo Rondo tiene entre ceja y ceja depsués de salir de los Celtics, donde el uturo a corto plazo distaba mucho de poder ser campeón de la NBA

Tal es el nivel de concentración que tiene Rondo en este sentido que mientras viajaba a Dallas para ser presentado, el núcleo de la conversación con el propietario Mark Cuban era la pelea por el campeonato.

»Para ser campeón, tienes que marcarte metas mentalmente, y moriré por tener un anillo de nuevo«, dijo ayer Rondo en sus primeras palabras.’

Tras innumerables rumores de traspaso que finalmente se concretaron camino de dallas, Rondo sufrió con los Cltics la enorme transformación que supuso para la plantilla ver cómo uno a uno iban desfilando hacia nuevos equipos jugadores que serán leyenda en Boston como Ray Allen, Paul Pierce o Kevin Garnett, además del entrenador Dic Rivers.

»Bueno, han sido siete años en los que siempre estuve en rumores de traspaso», dijo Rondo. «Iba a suceder. Creo que es un gran legado el que dejo atrás. No puedo recordar un momento malo en mi época en Boston, y tampoco he tenido opiniones negativas de los aficionados, sin importar que el primer año perdiéramos 18 partidos seguidos y al siguiente fuésemos campeones»

En esa presentación, su nuevo entrenador Rick Carlisle también quiso expresar su opinión sobre Rondo, esperando que pueda aportar recursos para ser más competititvos en una conferencia tan complicada como el Oeste.

«Veo a Rondo como un chico con recursos infinitos y con mucha habilidad», dijo Carlisle. «Es un chico al que le encanta ganar»