El inspector de carne que soñó con el Dream Team

Fueron como Johnny Cash en la cárcel de Folsom, como los Allman Brothers en el club Fillmore East. Como Santana en Woodstock. «Si hubiera sido ahora, habría sido uno de esos reality shows.» Larry Bird

Hablamos del Dream Team, el equipo que hizo las delicias de los aficionados al baloncesto y al deporte, ya que fueron ellos los que dieron una dimensión nueva a la naranja y la cesta de Naismith. La historia sería otra, o no tendría los maravillosos nombres de Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson y compañía inscritos en ella, de no ser por la visión de un inspector de carne de Belgrado.

borislav-stankovic-dream-team

Boris Stanković llegó a Estados Unidos en enero de 1974. Se instaló en Billings (Montana), un pueblo tan remoto como su nombre sugiere. Tenía 49 años y quedó prendado enseguida del baloncesto universitario y del pelirrojo Bill Walton. Lo curioso de todo ello es que es difícil saber como este tipo, titulado veterinario y currante de carnicería, llegó a ser el tipo que fraguó la inclusión de profesionales estadounidenses en competiciones internacionales.

Exjugador –ganó tres ligas yugoslavas– y entrenador y directivo ya con 30 años (mientras trabajaba de inspector de carne, claro), destacó tanto en la antigua Yugoslavia que en 1966 recibió la oferta del histórico equipo italiano Oransoda Cantù. La cosa fue bien y ganó el título de liga en el 68. La FIBA vio en él, entonces, una mina de oro. Bingo.

«Parecía otro deporte. Más rápido, pero también muy sólido. Veías a un jugador como Bill Walton durante un minuto y era evidente que estaba a un nivel muy superior que cualquiera en Europa.» Borislav Stanković

Eso pensaba el amigo Boris, de la escuela física y tosca del baloncesto yugoslavo, tras ver fascinado a los chavales universitarios. Tenía buen ojo y, sin quererlo, visión de negocio. La FIBA, por aquel entonces, solo permitía que fueran amateurs quienes disputaran las competiciones internacionales. Y eso incluía los Juegos Olímpicos, claro.

boris-borislav-stankovic-michael-jordan

Ni Stern ni Nike, fue Boris

«La hipocresía, por supuesto, radicaba en que jugadores profesionales de facto jugaban igualmente, ya que los equipos de baloncesto de otros países siempre contaban con los mejores jugadores, aunque a veces constaran oficialmente como «soldados» o «policías»», recuerda Jack McCallum en su libro, ‘Dream Team: la intrahistoria del mejor equipo que ha existido jamás’.

Ni David Stern ni los genios del marketing de la escuela Nike fueron quienes llevaron al Dream Team a Barcelona. Fue el empeño de Boris, nuestro inspector de carne favorito. Él propuso, para mostrar el potencial de la receta, organizar una serie de torneos entre equipos FIBA y NBA. De allí nacieron los míticos Open McDonald’s que jugaron, entre otros, el Real Madrid, el Barcelona y el Joventut de Badalona.

dream-team-barcelona-92-jack-mccallum-contra

Stanković persistió varios años con su cantinela: los Estados Unidos debían llevar a los profesionales, y para ello la FIBA necesitaba cambiar sus normas. Tras un fracaso en el congreso de Madrid 1986, el inspector serbio consiguió su objetivo en Múnich, en 1989. Jordan y compañía –si querían ellos y, también, la NBA– podrían viajar a las canchas de Barcelona.

«¿Qué efecto tuvieron los Beatles en la música cuando fueron a Estados Unidos? Fue algo parecido.» Donnie Nelson

Quisieron, y el resto es historia. Ese equipo, esas Olimpiadas, cambiaron el abasto mediático del baloncesto en todo el mundo. Allí nacieron nuestro dormir es de cobardes en España, ese equipo vieron asombrados los hermanos Gasol, Ginóbili, Nowitzki y compañía.

Y lo más curioso es que, Jack McCallum, autor del libro que mejor recuerda el importante papel del inspector de carne en todo el asunto, ni escribió bien su nombre, que no es Boris, sino Borislav Stanković.

Estas historias y muchas más las podréis encontrar en ‘Dream Team’, que publica en España la editorial Contra. También podéis leer nuestro artículo sobre el papel que jugaron las islas Baleares en VICE España.

Imágenes vía Youtube / FIBA Basketball / Euroleague 

All Star 2015: Nikola Mirotic no es Fidel Castro

“Hay un tipo con barba que parece un jugador creado por Fidel Castro en el 2K”. Es el tipo de reacción que genera el All Star, que convierte a todos aquellos que toca en estrellas. Esta era una descripción de twitter sobre el posado de Nikola Mirotic, que debutó con nota alta en el duelo entre los jóvenes de los Estados Unidos y el resto del mundo. Ganó el combinado internacional por 112-121 con 16 puntos, 4 rebotes, un tapón y una asistencia del yugoslavo.

NikolaMiroticFue la nota curiosa de la noche inaugural celebrada en el Barclays Center de Brooklyn. Mirotic saltó al parquet con su camiseta especial y en la espalda vistió la bandera de Montenegro, su lugar de nacimiento. El nacionalizado español explicó a las cámaras de TNT, en un aparte, que en verdad él es yugoslavo, ya que en 1991 la ciudad de Podogrica, su lugar de nacimiento, era todavía Titogrado, con nomenclatura comunista antes de la caída del régimen de Tito. Si hubieran puesto todas sus banderas, Mirotic podría haber reclamado hasta cuatro: la yugoslava, la serbia, la montenegrina y la española. Seguro que fue el jugador con más países, y quizás récord absoluto en la NBA.

Sí fue uno de los más destacados de la primera mitad, que concluyó con 14 puntos en cinco intentos sin fallo, 4-4 en triples. Terminó con 16 y 6-9 en tiros de campo en una segunda mitad más calmada para él. Flirteó con el MVP y consiguió presentarse al público estadounidense, que quizás dejará de considerarle un jugador personalizado por Fidel Castro en el último NBA 2K. No fue el único en confundir a la organización: Dennis Schroder jugó con la bandera de Alemania a sus espaldas pero fue presentado como griego. Qué cosas, esa geografía. [Estadísticas y vídeo-resumen]

El MVP del partido fue Andrew Wiggins, el rookie favorito para llevarse también el premio a novato del año más avanzada la temporada. Anotó 22 puntos que acompañó con 6 rebotes y 4 asistencias que combinó con algunos de los saltos más espectaculares de la jornada. Con los cuatro participantes del concurso de mates que se celebra esta madrugada, los aficionados pudieron ver un calentamiento a lo que está por venir hoy. Zach LaVine y Victor Oladipo, ambos con 22 puntos, fueron los más destacados en el bando de los Estados Unidos.

A domicilio, los rookies y sophmores mundiales demostraron que el talento internacional tiene poco que envidiar al local. Eran favorito y lo confirmaron sin despeinarse en otra pachanga más del All Star. Pocos alicientes y algunas curiosidades, el balance habitual de la jornada inaugural del fin de semana de las estrellas.